El lío de las cédulas

El lío de las cédulas

El CNE debe ser más riguroso en los métodos que usa para garantizar la ley electoral.

19 de octubre 2015 , 07:48 p.m.

Hace unos días, y desde estos mismos renglones, reconocíamos el esfuerzo del Consejo Nacional Electoral para contrarrestar la trashumancia electoral. Hoy, luego de conocerse las fallas que tuvo un procedimiento sin lugar a dudas bienintencionado, hay que decir que la manera como actuó este ente requiere ajustes para aumentar su precisión.

Y aunque lejos se encuentra este chasco de tener la magnitud para poner en tela de juicio el sistema electoral –y es importante que esto quede claro–, sí es un hecho que logra alimentar la percepción de que una labor tan definitiva para la democracia como la supervisión sobre los registros de votantes no se está haciendo con el rigor que merece. Situación de la que, además, terminan sacando provecho sobre todo los malos perdedores, que gustan de pescar en el río revuelto de los cuestionamientos sin fundamento.

Lo que no admite duda es que hubo ligereza al aceptar una metodología que se basaba en información no del todo confiable, como la de las bases de datos del Fosyga y el Sisbén, entre otras. Y no lo son porque no dan garantía suficiente de que el domicilio de las personas que aparece allí registrado sea el actual. Conocedores del tema aseguran también que no se previó un necesario procedimiento de verificación.

Al final se optó por suspender la resolución que anulaba la inscripción de 71.472 cédulas en Bogotá, argumentando que por error las localidades fueron asumidas como municipios. Una explicación que no convence del todo a los expertos y que confirma que hubo fallas. Tiene, eso sí, el mérito de intentar subsanar una equivocación que habría dificultado que miles ejercieran su derecho al voto, pero no les dice nada a otros tantos en el resto del país que cambiaron de lugar de votación y que el domingo tendrán que desplazarse al anterior.

Así, pues, hay que reconocer nuevamente la voluntad de salirles al paso a quienes violan la ley electoral, pero con la advertencia de que estas tareas no se le pueden delegar enteramente a la tecnología. Que esta puede ser un apoyo, pero siempre bajo estricta supervisión humana.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.