Proteger a los viejos

Proteger a los viejos

El respeto por los ancianos demuestra el grado de civilización de una sociedad.

19 de octubre 2015 , 04:55 p.m.

En referencia a su editorial ‘Imperdonable violencia’ (19-10-2018), el respeto por los ancianos demuestra el grado de civilización de una sociedad porque, humanamente, todos podemos llegar a esa situación. Por ello, cuando se maltrata a dichas personas se incumple el principio moral de no hacer a los demás lo que no quieras que te hagan a ti. Entonces, las autoridades deben estar más pendientes de las personas mayores, pues son un sector vulnerable y en muchos casos terminan en la desprotección total y caen en la indigencia. Además, la ancianidad enseña cómo la hermosura y la juventud se van, y pone de presente que los seres humanos somos contingentes y limitados. Por ello, el culto a la vanidad es efímero.

Ariel Peña

* * * *

Señor Director:

Duelen y preocupan las cifras de atropellos a los viejos. Esto, como se dice, es muestra de descomposición social. En muchos casos es producto de los vicios, en especial la droga, cuando hijos o nietos, tristemente, terminan agrediendo a los padres y abuelos si no les dan dinero. Todo ello, además del abandono, muchas veces por causa de la pobreza, cuando las personas de la tercera edad se vuelven una carga, sin que a sus hijos les importe todo lo que les dieron. Es indolencia, ingratitud, crueldad, como se la quiera calificar. Así mismo, falta de educación y de respeto. Por ello, gobernaciones y alcaldías deben ocuparse del tema; tienen que crear centros de atención y formas de vigilar que los viejitos no sean maltratados. Hay que empezar ya, pues cada día seremos más y el panorama es gris.

José Francisco Piñeres

Errores por trashumancia

Señor Director:

El Consejo Nacional Electoral, como a miles de colombianos más, me colocó en la picota pública y como una delincuente por trashumancia electoral para la próxima jornada democrática. Se equivocó, pues inscribí mi cédula en el tiempo legal, en el municipio de Íquira (Huila), población donde nací hace más de 60 años. Resido en Íquira desde hace cerca de un año, donde mi progenitora, Eva Góngora Sánchez viuda de Ospina, tiene la mayoría de sus familiares. Gracias a EL TIEMPO por ocuparse de este tema en favor de muchos colombianos que no hemos incurrido este delito electoral.

Aydaly Ospina Góngora
Íquira (Huila)

El inventor de un sabor

Señor Director:

EL TIEMPO ha recordado las exitosas tareas laborales de don Olimpo López Cáceres, un boyacense de excepción, fallecido el viernes pasado. Fue el inventor del Chocorramo; ingenioso y persistente en el nuevo sabor, textura y democratización de una golosina que está hoy en la mesa de los opulentos y en el algo que acompaña a los colegiales de estrato cero. Tenía razón el pastelero francés que dijo hace unos años: “Es más interesante inventar un sabor que descubrir una estrella”.

Miguel Roberto Forero García
Tunja

_____________________________________________________

opinion@eltiempo.com - @OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.