Operación Orión, una historia que cumple 13 años de impunidad

Operación Orión, una historia que cumple 13 años de impunidad

Hasta ahora ninguna autoridad del Estado ha respondido por lo que pasó en la comuna 13.

notitle
18 de octubre 2015 , 10:13 a.m.

 El cielo estuvo rojo durante cuatro días en la comuna 13 de Medellín. Ráfagas de fusil caían desde helicópteros del Ejército que se enfrentaban a las milicias guerrilleras que respondían de la misma forma, escondidas entre montañas y casas.

Mientras tanto, hombres y mujeres buscaban refugio con sus hijos debajo de mesas y camas para protegerse de las balas.

“Hasta seis paramilitares le disparaban al mismo tiempo a una persona, que recibía entre 30 y 40 tiros”, recuerda Mery Naranjo, una de las sobrevivientes, que contaba mentalmente los disparos y veía desde su ventana cuando encapuchados sacaban a jóvenes de sus casas.

Así transcurrieron los días de Orión, la operación militar urbana más grande de la historia del país, ocurrida entre el 16 y el 19 de octubre del 2002, y con la que se expulsó de la zona a las milicias urbanas de las Farc, el Eln y los Comandos Armados del Pueblo.

En la comuna 13 estaba el último bastión de las guerrillas urbanas del país, por eso se planeó la operación contra esas estructuras que hacían presencia en la zona desde los años 90 para secuestrar, cobrar extorsiones, reclutar, desplazar y asesinar.

Trece años después, no hay rastro de los desaparecidos. Tampoco hay verdad ni justicia. Adriana Arboleda, directora de la Corporación Jurídica Libertad, dice que aún no hay avances en investigaciones, pese a testimonios de paramilitares que, aseguran, recibieron apoyo del Estado.

Los nombres de los desaparecidos de la comuna 13 fueron recordados en la conmemoración de la Operación Orión.

Precisamente, la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín dio a conocer esta semana una sentencia en la que afirma que la Operación Orión fue concertada entre la IV Brigada del Ejército, al mando del general Mario Montoya Uribe; la Policía Metropolitana, representada por Leonardo Gallego Castrillón, y el bloque Cacique Nutibara de las Auc, comandado por Diego Fernando Murillo Bejarano, alias don Berna.

Sin conocer la sentencia, Mery relata que uniformados los trataban de guerrilleros por el solo hecho de vivir en la comuna 13. “Ellos estaban con un encapuchado que señalaba quién debía morir. A esas personas se las llevaban y jamás se volvió a saber de ellas”, cuenta.

De su casa, que queda en lo alto de la montaña, vio llegar a más de 1.500 militares en la madrugada del 16 de octubre, una tanqueta y dos helicópteros. “La orden, parecía, era dispararle a todo lo que se moviera sin importar si eran niños o mujeres”, relata.

De hecho, el exparamilitar Luis Adrián Palacio, alias Diomedes y el propio ‘don Berna’, confesaron ante Justicia y Paz que la operación fue concertada con la Fuerza Pública porque era la única zona estratégica de Medellín en la que el Bloque Cacique Nutibara no tenía dominio.

La 13 es un corredor estratégico de armas y drogas que se une con el Urabá, el occidente de Antioquia y con los corregimientos de Altavista y San Cristóbal, en el occidente de Medellín.

A testimonios de paramilitares se les suma que investigadores y testigos coincidieron ante el Tribunal en que después de Orión ese bloque se consolidó en la comuna 13.

La sentencia además asegura que el expresidente Álvaro Uribe Vélez tendría alguna relación con Orión y que la toma de la Comuna 13, como lo confesó ‘don Berna’, “está detrás de la negociación con los paramilitares una vez este llegó a la Presidencia”.

Al respecto, Uribe negó que vinculos con las Auc y asegura que, de ser así, seguramente habría derrotado a las Farc, “pero por razones morales y democráticas tomé un solo camino, el de la institucionalidad”, recalca.

La directora de la Corporación Jurídica Libertad explica que esa operación se presentó como una pacificación. “El expresidente Uribe dijo que era la inauguración de la seguridad democrática, un laboratorio de paz, pero no fue así”. Sin embargo, hasta el momento, nadie ha asumido la responsabilidad política de lo que sucedió en Orión.

La Fiscalía tiene 95 denuncias de desaparecidos en la comuna 13 que podrían estar en La Escombrera. Muchos son de la Operación Orión. EFE

Mery, como otros, está viva de milagro. Las balas perforaron el techo y las ventanas de su casa. Por lo que se tiraba al suelo y abrazaba a su familia mientras pasaba la balacera.

Incluso, ‘don Berna’ ordenó su muerte y la de otras dos líderes: Teresa Yarce y Socorro Mosquera, que fueron señaladas por un niño de 12 años como colaboradoras de las Farc. A Teresa le disparó un paramilitar cuatro veces en la cabeza, mientras que las otras dos mujeres huyeron.

La misma suerte no la tuvo el hermano de Yulieth Ramírez, que fue asesinado el segundo día de Orión, mientras abría la puerta de su vivienda. “Milicianos le dispararon unas 50 veces, tanto que las balas perforaron ventanas y paredes, de donde caía ripio de adobe mientras su cuerpo yacía en el piso”, dice.

Yulieth recuerda que sus vecinos salieron a balcones a sacudir sábanas y pañuelos blancos para implorar el cese del fuego. Otras personas corrieron y, cuando estaban en la mitad de la calle, las detuvieron.

Durante el 2002, en la comuna 13, se registraron 450 detenciones ilegales, 75 muertos fuera de combate, casi 100 desaparecidos y más de 2.000 desplazados, según documentó la Corporación Jurídica.

La Escombrera

En la Fiscalía hay 95 denuncias de desaparecidos de la comuna 13. Entre tanto, la Sala de Justicia y Paz tiene evidencias de que las víctimas eran conducidas a La Escombrera, donde “reposan los cuerpos de unos 300 desaparecidos”.

En esa montaña de basura estaría la hija de Margarita Selena Restrepo, desaparecida en San Javier, una semana después de Orión. Algunos vecinos le describieron que vieron cuando paramilitares la llevaron descalza, amarrada y a estrujones a ese lugar.

Esas imágenes la persiguen hace 13 años y se pregunta si la obligaron a cavar su propia tumba, como los paramilitares acostumbraban con sus víctimas.

Al igual que ella, hay más madres que esperan encontrar a sus desaparecidos durante las excavaciones que la Fiscalía adelanta  hace 82 días. “Por primera vez en 13 años se busca la verdad de la Operación Orión”, dice.

Durante la conmemoración de la Operación Orión, recordaron a las víctimas que estarían enterradas en La Escombrera. EFE

Eso lo sabe Luz Marina Monzón, integrante de la Comisión de la Verdad de la comuna 13. No obstante, asegura: “Aunque el Estado sabía que había cadáveres, no evitaron que las volquetas siguieran depositando desechos, lo que cada vez redujo más la posibilidad de encontrar restos. “Fue como desaparecer las huellas sobre la existencia de esas fosas”, que no solo serían de paramilitare, sino también de guerrilleros.

En la comuna 13 aún hay miedo. Mery dice que es como si hubiese una paz falsa, de mentiras: “En los rostros de mis familiares y vecinos hay zozobra y miedo, aquí aún hay balaceras, no han dejado de asesinar ni de desaparecer”.

DEICY JOHANA PAREJA M.
MEDELLÍN

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.