Muse, una gira desde la resistencia

Muse, una gira desde la resistencia

Trío británico, que estará en concierto en Bogotá el próximo 27 de octubre. Así será el concierto.

notitle
17 de octubre 2015 , 10:28 p.m.

Desde Kiss, AC/DC y Metallica, hasta Lady Gaga, todos los conciertos de las grandes figuras del rock y el pop comienzan con una salida al escenario épica entre estallidos y papelitos de colores que conectan a la audiencia. Con Muse, la cosa es un poco más drástica. En la gira actual del trío británico –que estará en Bogotá el próximo 27 de octubre–, lo que llama al orden al público es el grito de un sargento enfurecido y malencarado que apunta con el dedo: “Your ass belong to me” (tu trasero me pertenece). Entre gritos, una voz responde “Yes sr.” (sí, señor).

Lo que se proyecta en las pantallas es el arranque de Pyscho, una de las nuevas canciones del álbum Drones, que resume el retrato descarnado de una sociedad teledirigida y educada para obedecer, una temática que Muse proyecta en este nuevo trabajo.

Para muchos, este show es para el siglo XXI lo que fue The Wall de Pink Floyd para el XX.

El espectáculo será una alta dosis de electricidad, pantallas, efectos y fuego sobre tarima. Y, con la promoción de Drones, suelen volar drones sobre los músicos y el público (aún no es claro si los tendrán en Colombia).

Drones es el séptimo álbum en estudio de la banda originaria de Devon (Inglaterra), que ha vendido más de 17 millones de discos en el mundo, ha recibido un Grammy y seis nominaciones a este, y ha sido elegida en dos ocasiones por los Brit Awards como el mejor espectáculo musical en vivo del planeta.

Este álbum no es una rareza sino una ratificación del discurso de Muse: su crítica política siempre ha estado presente, especialmente en discos como H.A.A.R.P. (2008), que es una referencia al polémico proyecto militar del que se dice ha causado catástrofes naturales, o Absolution (2003), que ya pintaba un panorama apocalíptico.

Y, desde el primer acorde del principio hasta el penúltimo corte, es toda una descarga eléctrica: “Queríamos volver al sonido de tres piezas: un álbum de bajo, batería y una guitarra muy pesada, y distanciarnos un poco de tanta tecnología, así que no hay programaciones de batería, hay menos sintetizadores, menos instrumentos adicionales y sin orquesta, una aproximación más simplista”, dijo Bellamy a medios.

Un ‘show’ de impacto

De lo que Muse ha dejado ver en su gira, se espera un concierto que no baja las revoluciones un solo minuto.

El diario The New Paper, de Singapur, resaltó en su crónica posterior al concierto que la banda pone en la música y no en las palabras toda la carga emocional: “La charla en el escenario se redujo al mínimo (...) Fue solo después de la mitad de su presentación de dos horas que Bellamy, de 37 años, se dirigió a la audiencia para decirle que levantara las manos y las moviera de un lado a otro durante la interpretación de Madness”.

Paradójicamente, por una serie de situaciones, no ha sido una gira fácil para la banda. Por ejemplo, en el escenario Akihabara Ongakukan, de Tokio, se enfrentaron a un insólito abucheo justo al salir a tarima. Les gritaban y les lanzaban palos de neón. La razón: el público había llegado allí con la ilusión de ver también a la banda de j-pop µ’s, que había sido anunciada por el promotor. Muse tuvo entonces que volver a los camerinos.

“No teníamos idea de qué nos estaban gritando, solo sabíamos que estaban furiosos por algo”, contó Matthew Bellamy a la prensa, posteriormente. Y su forma de solucionarlo fue magistral: minutos después del abucheo volvieron a escena e interpretaron su propia versión de un sencillo de µ’s: Mogyutto Love de Sekkin Chuu.

Del incidente, aseguró Bellamy, “lo bueno es que nos dio inspiración para un sencillo de nuestro próximo álbum, se titulará Burn Down My Love”.

Luego, en China, se enfrentaron a algo más fuerte: la censura, por su alto contenido contestatario. Para los primeros conciertos, les exigieron excluir algunas canciones del repertorio, entre ellas Uprising (“levantamiento”, de su álbum The Resistance, del 2009), y cumplieron en Beijing y Shanghái, pero para el último no se resistieron y la incluyeron en la presentación en el AsiaWorld-Expo, en Hong Kong.

Así lo reconoció el baterista Dominic Howard: “Había un par de canciones que no estábamos autorizados a tocar, pero sabes, hay ciertas cosas que si las autoridades no sienten en sintonía con la cultura china, entonces no las podemos hacer; ok, entiendo si las cosas son un poco sensibles allá”.

Incluso en su propia ‘casa’ tuvieron problemas. En un concierto en el condado de Leicestershire, Bellamy –quien se caracteriza por sus teorías del complot y su actitud reaccionaria– protagonizó un incidente con la policía que estaba usando escáneres faciales.

Lo que se debe aclarar de la presentación en Bogotá: el escenario que han usado en el último brazo de la gira no ha sido el de 360 grados, como se planteó al comienzo, sino una tarima convencional, lo cual no significa que se reduzca la visibilidad de la propuesta estética de Muse.

Serán alrededor de 18 cortes, una selección de canciones no solo de Drones, sino de álbumes como The Resistance, The 2nd Law, Black Holes and Revelations e incluso de los primeros, como Origin of Symmetry (2001).

Cuándo y dónde

Martes 27 de octubre, Parque Deportivo 222 (autopista Norte calle 222-22, Bogotá).

Boletas en Atrapalo.com.co, de 183.000 y 319.000 pesos (incluyendo servicio).

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.