'Soy serio porque los problemas de Bogotá son serios': Rafael Pardo

'Soy serio porque los problemas de Bogotá son serios': Rafael Pardo

El candidato plantea modelo para que seguridad y justicia operen en la ciudad.

notitle
17 de octubre 2015 , 09:40 p.m.

“Soy la persona más preparada para la Bogotá del 2016”. Eso es lo primero que responde Rafael Pardo cuando se le pregunta qué es lo que lo diferencia de los otros candidatos. Y para sustentar esa frase acude a su hoja de vida. Ha sido ministro de Defensa, ministro de Trabajo, consejero presidencial de Paz, senador de la República y candidato presidencial, entre otras cosas.

A esto hay que sumar, dice Pardo, su capacidad de propuesta para enfrentar los desafíos de una ciudad que necesita de gestión con el fin de superar sus problemas de seguridad, movilidad y desarrollo.

¿Cuál es su propuesta concreta en materia de seguridad?

Para que haya seguridad tiene que haber justicia. Hoy no la hay, entre otras razones porque no hay dónde hacerla. Vamos a hacer una Unidad de Reacción Inmediata de la Fiscalía, con la Policía, en cada localidad. Hoy no hay dónde funcionen los fiscales, no hay dónde poner a las personas detenidas.

Lo segundo: apoyo a la Policía. Los alcaldes anteriores dejaron morir los frentes de seguridad, que es la relación de Policía con los vecinos. Eso hay que volverlo a crear porque la gente debe saber quién es el policía que lo cuida. A los policías que sean bien evaluados vamos a darles un incentivo, que es una prima equivalente a la de orden público.

Y tercero, orden urbano. Orden en relación con la basura en la calle, con los postes destruidos, con los carros mal parqueados. No hay quien haga que se cumplan las normas. Bogotá tiene menos de 100 inspectores de Policía. Vamos a poner 5.000 personas profesionales en la calle con la función de inspección y control, permitiendo que la Policía pueda dedicarse a perseguir y capturar delincuentes.

¿Estos guardianes serán como vigilantes del Código de Policía?

Del Código de Policía, del Código del Medio Ambiente, de códigos de convivencia de los conjuntos residenciales, en donde no hay quien ponga orden. No se trata de meter a la gente presa, sino de decir: hay unas normas, hay que cumplirlas.

¿Y eso cómo lo hacen?

Imponiendo un comparendo, una multa. Estarán sin armas, con un celular para poner fotomultas.

¿Qué pasa cuando un ciudadano no atienda la autoridad de esta guardia?

Allí hay un desacato a la autoridad y es un tema de la Policía.

¿Pero esto no puede ser fuente de conflicto entre un civil y otro civil?

No. La Policía tiene que ocuparse de la criminalidad. Pero el orden urbano: atravesar la calle por la cebra, ese no es un tema de la Policía, es un tema del ciudadano. Pero el ciudadano que quiere cumplir la ley se desestimula cuando ve que hay muchos que no la cumplen. El que cumple quiere ver que quien no cumple tenga algún tipo de sanción social o legal. Esto es lo que va a hacer este cuerpo de 5.000 hombres y mujeres que van a estar en la calle poniendo orden. (Vea: ¿Por qué Claudia López apoyará a Pardo y no a su amigo Peñalosa?)

¿Y cómo se escoge a esos 5.000 hombres y mujeres?

Propuse en la Cámara de Comercio que haga los concursos, para que sea un tema meritocrático, con un procedimiento que tenemos estudiado.

¿Qué tipo de salario reciben?

Un salario de entre 1'500.000 y 2'000.000 de pesos.

¿Serán profesionales?

Profesionales graduados. Estamos adaptando ya la parte final de cómo funciona la Policía Administrativa de Barcelona, que se llama Guardia Urbana, y eso no es un tema de paramilitares; la izquierda dice que lo son, no. Es una estructura en la cual hay unas personas que tienen unas jerarquías, unas que hacen cumplir las normas, unas que tienen inspección. No son inspectores guardados en una oficina esperando a que les llegue un memorando. Estarán en la calle y mucho del tema que van a hacer es pedagogía.

Rafael Pardo, candidato a la alcaldía por el partido de 'la U' y el Partido Liberal. / Foto: Archivo particular.

¿Eso no es distraer la atención del Distrito cuando la principal queja de los ciudadanos es “me robaron el celular”, “me rompieron el vidrio del carro”, “me atracaron al lado de mi casa”?

Ese es el tema fundamental: dejar que la Policía tenga más capacidad para dedicarse a esos temas. Yo no estoy descuidando el tema del delito, allí estoy en el tema de la justicia. La gente está desesperada en esta ciudad porque cuando capturan a alguien lo sueltan.

¿Cómo evitará que eso pase?

Es que no hay dónde procesar a las personas capturadas. Vaya a la URI de Engativá, una de las dos que hay en Bogotá de noche, llegan 80 o 100 personas. ¿Sabe cuántos fiscales hay? Uno.

¿Va ayudar a la Fiscalía para que ponga más fiscales?

Voy a poner instalaciones en un convenio con la Fiscalía para que ponga más fiscales.

¿Es fácil convencer a la Fiscalía de eso?

Pero por supuesto, ese es un tema en el cual la coordinación y el liderazgo del alcalde es fundamental. Y yo lo he hecho. Sé cómo funcionan las instituciones y sé que Bogotá tiene los recursos para poder dar instalaciones para que no haya más impunidad rampante, sino que haya justicia.

¿Cómo se mejora la calidad del servicio en TransMilenio sin afectar la rentabilidad del sistema?

Cualquier minuto que se ahorre un ciudadano en tener un tiempo de desplazamiento menor, eso es un minuto que gana la calidad del ciudadano, ahí tiene que estar el alcalde. La calidad es fundamental para los ciudadanos. Yo voy a representar es a los ciudadanos, no a los operadores de transporte. La función mía es asegurar que los que están operando el transporte les sirvan a los ciudadanos, en las mejores condiciones, que hoy no lo están haciendo. (Lea también: Paul Bromberg se une a la campaña de Rafael Pardo)

¿Y los trancones? ¿Se resuelven con infraestructura, una salida que no es inmediata sino de largo plazo?

La infraestructura es un tema de mediano y largo plazo, pero hay unas acciones puntuales y se las digo. Yo estuve 28 días de alcalde (encargado) y se ubicaron tal vez 70 intersecciones críticas en las cuales había problemas de inseguridad, iluminación y tráfico. Esos cruces se pueden intervenir con gestión de tráfico. Con eso podríamos mejorar casi hasta 30 por ciento más la velocidad de tráfico corriente en Bogotá. Eso es gestión, sin pensar todavía en las autopistas, que vamos a hacer, ni en la ampliación de TransMilenio y en el metro, que también vamos a hacer.

¿Por qué es partidario del metro subterráneo?

Soy partidario de hacer el metro que tiene estudios suficientes para iniciar ya el proceso de licitación. Cualquier otra cosa que se haga es decir que no va a haber metro.

Pero hay quienes dicen que el metro elevado es más barato.

Quién dice. Pero si no han hecho cálculos, no hay estudios de suelos, no hay diseños. El que hay, el de la línea uno del metro, es el que hay que hacer y está lista para licitación. Lo que pasa es que esa pelea entre Peñalosa y la izquierda tiene a Bogotá sin metro hace 20 años, y le digo por qué: porque estos estudios los hizo Petro, entonces Peñalosa no quiere que Bogotá tenga un metro cuyo estudio lo inició la izquierda. Pero esto no es de la izquierda; una empresa se ganó la licitación de la más alta calidad, hubo supervisión del Banco Mundial, validación de la Financiera Nacional, pero como eso viene de Petro, entonces Peñalosa no lo quiere. Pero Petro también le contesta igual, hace un año presentó al Concejo un proyecto para cambiarle el nombre a TransMilenio. Esa pelea entre unos y otros tiene fregada a Bogotá y sin metro. Hay que ser serios con Bogotá y respetar a Bogotá.

¿Qué garantiza que el sueño del metro por fin se convierta en realidad?

La garantía es que hay unos estudios que permiten abrir la licitación. Dos: el Gobierno Nacional y el Distrito tienen el esquema de financiación y se puede iniciar el proceso de licitación. Tres: se necesita una institución, que ese es un tema de una ley nacional o de un acuerdo del Distrito, para hacer ese proceso. En el primer año de mi alcaldía, el metro va a estar contratado.

¿No se les trasladarán costos adicionales los ciudadanos para construir el metro?

No, yo lo que he propuesto es que se le quiten impuestos al metro para que no cueste tanto, que se le quiten impuestos nacionales, que se le quite el IVA, el cuatro por mil, los impuestos de importación, para que el metro valga menos. Esa no es una idea original mía, eso lo hicieron en Panamá y en Lima. Y allá ya están montando en metro. Que no nos vengan a decir que en Bogotá no se puede hacer metro y que somos menos que Lima, Panamá o Santo Domingo.

Los analistas dicen que el Sistema Integrado de Transporte es una bomba de tiempo. ¿Cómo resolver ese dilema?

Uno es el problema financiero de los operadores y otro es el problema de los usuarios. Yo me preocupo por los usuarios, que no conocen las rutas, no hay dónde cargar las tarjetas, les quitaron las rutas que conocían. Cómo será de malo el sistema que la gente prefiere las busetas viejas y destartaladas. Ese es un tema de coger el toro por los cachos y de gerencia.

¿Cómo construir una ciudad ordenada cuando venimos de un decreto polémico sobre la densificación?

Ese decreto es muy mala idea porque no tiene un concepto urbano. La densificación no puede ser en un lote tener un edificio de 15 pisos y en el lote siguiente nada, sin tener en cuenta servicios públicos ni el concepto urbanístico. El nuevo plan de ordenamiento tiene que ser un escenario para el desarrollo económico de Bogotá, para que la gente viva mejor. El POT (Plan de Ordenamiento Territorial) tiene que ser un conjunto de decisiones concertadas con industriales, comerciantes, localidades, constructores. El POT es la vida de la ciudad, no es un instrumento para hacer rascacielos o no hacerlos, es un instrumento para hacer que la gente viva mejor.

Muchos dicen que usted es un candidato muy serio, con poco carisma. ¿Qué les responde?

Que yo sí soy muy serio porque los problemas son serios. Pero el tema del carisma me parece secundario en términos de la capacidad, de la preparación y de lo que hay que hacer por Bogotá. Yo creo que hemos tenido aquí en Colombia presidentes carismáticos y alcaldes carismáticos y nos ha ido muy mal con ellos. Yo creo que es mejor escoger un mandatario y un alcalde que sea serio, y no que se despache en sonrisas pero que después acabe en carruseles que ya hemos visto en qué acaban.

ANDRÉS MOMPOTES
Subdirector de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.