'Vamos a recuperar juntos la capacidad de soñar': Enrique Peñalosa

'Vamos a recuperar juntos la capacidad de soñar': Enrique Peñalosa

El actual candidato de Equipo por Bogotá busca una mejor ciudad, pero con los pies en la tierra.

notitle
17 de octubre 2015 , 09:40 p.m.

Enrique Peñalosa, de Equipo por Bogotá, defiende el derecho a soñar con una mejor ciudad y asegura que sus proyectos son aterrizados y realizables.

¿Cómo se gestó el apoyo de Antanas Mockus?

Entiendo que Astrid Álvarez, gerente de mi campaña, quien fuera gerente del Acueducto en la segunda administración Mockus, habló con Antanas y él le dijo que quería apoyarme. (Lea también: Los detalles detrás de la decisión de Mockus de apoyar a Peñalosa)

¿Cómo fue el encuentro que no vimos y de qué hablaron?

El encuentro fue en la cafetería del hotel W en la avenida Lexington con la calle 50, con un abrazo muy emotivo. Con Antanas hemos compartido mucho. Desde la campaña del 94, totalmente distinta de lo que había ocurrido antes, con vasos de agua arrojados y excrementos en la cara y peleas de película en la Universidad Nacional, con una relación de amistad.

Siempre hemos hecho una política y un gobierno íntegros, sin atender las consideraciones de la política tradicional, con gente buena, sin importar su filiación o no afiliación partidista, tomando decisiones impopulares, pensando únicamente en hacer el mejor gobierno posible, no en intereses políticos futuros. Hablamos de que a nivel internacional hoy, y seguramente para el futuro, nuestros nombres estaban inextricablemente entrelazados en lo que a Bogotá se refiere.

El ex alcalde de Bogotá Antanas Mockus anunció su apoyo a Enrique Peñalosa candidato a la alcaldia de Bogotá de Equipo por Bogotá (Cambio Radical y Conservadores). Foto: Archivo particular.

¿Qué tan aterrizados son los sueños que tiene sobre Bogotá?

La mayoría de los proyectos grandes los venimos trabajando con un gran grupo de expertos desde abril de este año. Las autopistas de entrada y salida de la ciudad, los grandes desarrollos urbanos en asocio con la alcaldía de Mosquera o al norte de la ciudad, el proyecto del río, el cable al parque de San Rafael, son todos autofinanciables, con asociaciones público privadas, esquemas de apropiación para el Estado del incremento del valor de la tierra que generan las obras, etc. Las ciudades nuevas deben ser cada vez más creativas en la generación de recursos distintos de los impuestos. Algunos programas como el de la transformación del río Bogotá y el gran malecón a su alrededor, que será la columna vertebral de la ciudad futura, tomarán décadas para terminarse. Pero los dejaremos andando. A Bogotá le ha hecho falta soñar en los últimos años con la posibilidad de construir una ciudad mejor, y nosotros vamos a recuperar juntos la capacidad de soñar. Pero eso sí, con los pies bien puestos en la tierra. (Vea aquí: El plan de Enrique Peñalosa para los primeros cien días de mandato)

Usted mejorará TransMilenio, pero ¿qué hará con las motos?

Los ciudadanos que usan moto tienen el mismo derecho al espacio vial que los que usan automóvil. Ahora bien, tienen las mismas obligaciones de cumplir las normas. Lo importante es que como ciudad ofrezcamos un transporte público de calidad, rápido, cómodo y seguro que hasta los que hoy se mueven en moto lo prefieran.

¿Cómo va a enderezar el sistema integrado de transporte (SITP)?

Es uno de los ejemplos más flagrantes de la falta de técnica y buena gerencia de las últimas administraciones. Es urgente arreglar el SITP, porque les quitaron los buses tradicionales a los barrios y no los reemplazaron con rutas del SITP. Por eso está apareciendo transporte informal, y hasta mototaxis. Estamos yendo para atrás hacia el caos. Es uno de los problemas enormes que heredaremos y un monumental hueco financiero que se traga más de $ 1 billón anualmente. Exigirá reprogramación de rutas, poner en funcionamiento más puntos de venta y recarga de tarjetas, en lotes para patiotalleres, complejas negociaciones financieras con empresas operadoras. También debe solucionarse el problema de los pequeños transportadores, a quienes les quitaron los buses y aún no le pagan el valor del bus ni las rentas.

¿De verdad, está dispuesto a desechar los estudios del metro subterráneo para pagar unos nuevos para un metro aéreo, con lo que implica en tiempos y plata?

Vamos a aprovechar todos los estudios y vamos a hacer el metro que le sirva a la ciudad, el que tenga el menor costo, el que genere menos riesgos de sobrecostos que puedan dejar al Distrito quebrado y el que se termine más rápido. El estudio contratado por el Distrito deja claro que el costo por kilómetro del metro subterráneo asciende a US$ 200 millones. En cambio, el costo por kilómetro del metro elevado, según cálculos del mismo estudio, puede ser inferior a US$ 50 millones. Si se construye el subterráneo cuesta US$ 4.800 millones, mientras que elevado podría costar US$ 1.200 millones. Eso sin tener en cuenta que los metros subterráneos tienen mucho más riesgo de sobrecostos que el elevado.

Un elemento adicional: mientras que un metro subterráneo no se puede construir en menos de ocho años, uno elevado podría terminarse en menos de tres, de modo que aun con algunos meses de estudios complementarios se termina mucho antes. Entonces, ¿qué es más responsable con la ciudad y con los bogotanos del futuro? Con ese menor costo no es necesario recortar el metro para hacerlo solamente hasta la 100, sino que podemos llevarlo hasta la 127, como lo establece el estudio original. Y podemos extenderlo al occidente, al corazón de Suba, pasando la colina de Suba, y llegando a la avenida Ciudad de Cali y a la ALO, con beneficio para 1 millón más de personas.

¿Cómo enfrentará el microtráfico?

La drogadicción de nuestros niños y jóvenes es una tragedia en sí misma, pero además es la causa de buena parte de la criminalidad y violencia en los barrios. Crearemos una fuerza élite en la Dipol de la Policía que se concentre en identificar y capturar a los cabecillas de las organizaciones que venden droga a niños y jóvenes. Y también adelantaremos un ambicioso programa de prevención para que los niños no caigan en la drogadicción, que incluye la construcción de 10 grandes centros deportivos y culturales en las localidades para que los niños y jóvenes se dediquen a todo tipo de actividades en su tiempo libre y puedan desarrollar nuevos proyectos de vida.

La violencia de pareja se ha ensañado contra las mujeres. ¿Usted qué propone?

Me sentiría muy satisfecho si al final de la Alcaldía podemos haber acabado en un alto porcentaje con el machismo. Ojalá lo hayamos erradicado. Adelantaremos campañas contra el machismo, para que no sea motivo de orgullo para nadie ser el más macho, el que tome más licor o, por supuesto, el que maltrate a las mujeres. Vamos a lograr que las mujeres sean respetadas en el transporte público, en sus hogares y en sus lugares de trabajo.

Otro de los problemas en esta materia es la impunidad, para lo cual vamos a diseñar un proceso pedagógico de la ruta que debe seguir cada mujer que sea víctima de agresión física, verbal o psicológica. Y, por último, uno de los ejes de nuestro gobierno será la cultura ciudadana, para que sea la sociedad misma la que rechace cualquier acto de violencia contra las mujeres.

¿Qué hará con los vendedores, los carros y los negocios que se han adueñado de los andenes?

El espacio público peatonal es la parte más importante y sagrada de nuestra ciudad; es el único pedazo de planeta al que tenemos libre acceso; es el lugar para el encuentro como iguales todos los ciudadanos. Es indispensable para la integración social, el turismo, la democracia. Está probado en el mundo que el orden en el espacio público es indispensable para la seguridad. El problema en Bogotá es que cada vez el espacio público se lo apropian particulares y por eso los ciudadanos se están volcando a los centros comerciales, porque allí encuentran calidad peatonal, iluminación y limpieza. Esto perjudica a miles de pequeños empresarios con tiendas, que no pueden pagar un local en un centro comercial. En cuanto a los vendedores ambulantes, en los barrios, por ejemplo, no generan problema, si los vecinos no tienen objeción. La discusión se limita a sitios céntricos y vías arterias, donde la ocupación caótica masiva crea congestión, desvaloriza, genera inseguridad, ahuyenta a locales y turistas. Hay ventas de productos que se consumen en la calle, como dulces, helados, jugos, café o flores, que pueden estar allí de manera ordenada. En cuanto a los demás, nosotros hicimos reubicaciones a centros comerciales y dimos compensaciones en dinero a otros. Con respeto y sensibilidad, es indispensable recuperar los espacios públicos.

Tres obras sí o sí que realizará para desembotellar a Bogotá...

Haremos muchas más de tres, pero están, por ejemplo, el metro, la ALO, la prolongación de la troncal Caracas a Usme, la prolongación de la NQS a Ciudad Bolívar, el cable de Usaquén al parque del embalse San Rafael, la ampliación de la séptima y de la Autopista al norte, ambas para poder salir de Bogotá.

¿En qué se diferencia el Peñalosa alcalde de 1998 al Peñalosa candidato de hoy?

He aprendido mucho más sobre cómo deben ser las ciudades y cómo hacerlas. He tenido la oportunidad de asesorar a más de 150 ciudades en todo el mundo y en ellas no solo he aportado mi conocimiento, sino que también he aprendido de cómo solucionar temas complejos de las ciudades modernas. Pero también, los que vivimos en Bogotá tenemos mucho más claro qué es una buena ciudad y cómo queremos vivir. (Vea: Enrique Peñalosa respondió dudas en Hangout de EL TIEMPO)

¿Qué le hace pensar que esta candidatura sí será la vencida?

Le quiero decir que es conmovedor el apoyo que encuentro en todos los rincones de la ciudad. Me lleva a confiar en que hay un encuentro del alma con los ciudadanos, que ellos me conocen y que nos queremos mucho.

Usted ha dicho que cuando va ganando le hacen guerra sucia...

Por todos lados salta a la vista… no hay que hacer investigaciones profundas.

¿Sigue pensando que es débil en los debates en televisión?

No me gusta el formato de los debates, de la respuesta corta y simplista, de la agresión personal, del show mediático. La historia demuestra que los más veloces para hablar no son necesariamente los mejores gobernantes.

¿Qué lo ha conmovido en esta campaña?

Muchas cosas me han conmovido: jóvenes drogadictos en el occidente de Kennedy que me dicen que quieren rehabilitarse, que necesitan oportunidades; niños especiales en todos sectores populares con grandes carencias; personas que me agradecen en todos los rincones de la ciudad por haberles ayudado con los programas de nuestra alcaldía a cambiar su vida. Con todos ellos siento un compromiso profundo y por eso los he invitado a todos a que juntos recuperemos a Bogotá.

YOLANDA GÓMEZ T.
Editora EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.