Tom Hanks se la juega por un espía ruso

Tom Hanks se la juega por un espía ruso

El actor habla de su nueva película junto al director Steven Spielberg en entrevista con EL TIEMPO.

notitle
17 de octubre 2015 , 09:36 p.m.

El abogado de seguros James Donovan se vio, de repente, inmerso en el huracán de la Guerra Fría cuando se convirtió en el defensor de un espía soviético en una corte de Estados Unidos y favoreció, después, el intercambio con un piloto estadounidense en Berlín oriental. El propio Donovan narró la historia en un libro que ahora salta a la pantalla gigante con un equipo de lujo: los hermanos Coen en el guión, Steven Spielberg en la dirección y Tom Hanks como protagonista.

‘Puente de espías’ (‘Bridge of Spies’), que se estrena el jueves en Colombia, será la cuarta colaboración del dúo Spielberg-Hanks y todo apunta a que se convertirá en un nuevo hito en sus carreras. Hablamos con Tom Hanks, dos veces ganador del Óscar (por ‘Forrest Gump’ y ‘Philadelphia’) sobre esta historia poco conocida acerca de un hombre común y corriente que medió entre naciones enemigas.

¿Qué tanto investigó para su papel como James Donovan?

Esta es una historia fascinante, poco conocida. Donovan fue un abogado de una agencia de seguros, hombre de familia, católico, que fue designado como el defensor de un espía soviético en territorio norteamericano. ¿Quién diablos quería hacer ese trabajo en ese tiempo? Pero Donovan lo hizo y logró que este hombre acusado de ser espía para la Unión Soviética tuviera un juicio justo. Además, fue visionario. Él sabía que ese era un comodín para la causa norteamericana, como efectivamente terminó sucediendo. (Lea: Las películas que marcaron la carrera de Tom Hanks, según él mismo)

¿Cree que la hazaña de su personaje influyó la forma como Estados Unidos lidió con Rusia?

No creo, pero no soy un historiador para demostrarlo y hay un montón de libros que hablan detalladamente de ese proceso. Lo fascinante es que un hombre común, un abogado que no tenía mucho que ver con política, lograra ese nivel de diplomacia con alemanes y rusos en un tiempo en el que las relaciones entre las potencias estaban en un punto muy sensible. Esa es la sustancia de la película.

¿Cómo fue su experiencia alemana?

La aplicación Duolingo me fue de mucha utilidad para tratar de balbucear el poco alemán que pude hablar, así que ya puedo ir por Berlín diciendo meine brieftasche (esta es mi billetera, risas). Esta es la tercera película que he rodado en Berlín y jamás me he aburrido. En las historias he enfrentado los horrores del pasado que tuvo que vivir y las tragedias que afrontó entre 1939 y 1989. Lo que han hecho sus habitantes respecto a su realidad es lo que la hace una de las ciudades más interesantes de visitar.

Su relación de trabajo con Steven Spielberg es muy sólida...

No puedo recordar un momento en que hayamos estado en desacuerdo, creativamente hablando. Yo la siento como una relación jefe-empleado. A él le gusta que el actor aporte ideas y las trabaje. Por ejemplo, en Puente de espías me di cuenta de unas imprecisiones históricas y Steven estuvo atento a escuchar y corregir. Su entendimiento del proceso cinematográfico es muy amplio y, por eso, puedo decir que me siento muy a gusto trabajando con él… si decide contratarme de nuevo (risas).

Durante la Guerra Fría, el temor por un ataque nuclear era latente y la película lo retoma…

Cuando la Guerra Fría empezó, yo tenía 5 años de edad y recuerdo a mis padres hablando acerca de Nikita Khrushchev y de sus amenazas. Que nos iba a enterrar a todos. Creo que dijo eso en las Naciones Unidas, refiriéndose al poder de la Unión Soviética en cuanto a sus avances tecnológicos e ideológicos.

Pero es aterrador escuchar a tus padres diciendo que tal vez él iba a venir a Redding (California) a echarnos a todos en una fosa y a cubrirnos con tierra con la ayuda de un tractor. Uno se da cuenta cómo los tiempos van cambiando, antes la gente les temía a los rusos, pero ahora se ve por televisión y en directo cómo se desmoronan las Torres Gemelas. Es la realidad del mundo actual.

Una llave ganadora

La de Steven Spielberg y Tom Hanks es una larga colaboración que incluye varios proyectos ganadores. Bien sea como productores (trabajaron juntos en las miniseries ‘Band of Brothers’ y ‘The Pacific’, ambas de HBO) o como director y actor, la afinidad entre ambos es evidente. Antes de ‘Puente de espías’ Hanks ha estado a las órdenes de Spielberg en ‘Rescatando al soldado Ryan’ (1998), ganadora de cinco Óscar, entre ellos el de mejor director; ‘Atrápame si puedes’ (2002) y ‘La Terminal’ (2004).

MARIO AMAYA
Para EL TIEMPO
Nueva York.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.