La vejez es un naufragio

La vejez es un naufragio

La situación de los adultos mayores en Colombia es preocupante. ¿Qué medidas se están adoptando?

notitle
17 de octubre 2015 , 08:11 p.m.

Se atribuye al general Charles de Gaulle aquella frase que dice que “la vejez es un naufragio”. Esta expresión pronunciada seguramente a partir de un sentimiento personal y la natural nostalgia de un hombre mayor que ha dejado atrás sus años mozos (De Gaulle vivió 80 años) bien puede predicarse hoy de millones de personas de la llamada tercera edad.

Como lo indica el último informe de la Organización Mundial de la Salud –OMS–, es un hecho que la población envejece cada vez más rápido. Según el reporte, el número de personas mayores de 60 años se duplicará para el año 2050. El crecimiento será aún más rápido en América Latina y el Caribe. Los cálculos indican que el número de viejos en la región se duplicará para el año 2025: de 50 millones que se registraron en 2006, se prevé habrá 100 millones para el 2025.

En Colombia, la situación es preocupante, y puede llegar a ser dramática si no se adopta pronto una política pública adecuada. De 14 % en 2015, el país pasará a tener en 2050 entre 25 % y 30 % de personas mayores de 60 años sobre el total de la población.

Ante estas proyecciones, es necesario preguntarse ¿qué medidas se están adoptando para hacer frente a esta realidad?

La OMS sugiere considerar algunos aspectos a la hora de diseñar la política de salud pública. Uno de los asuntos fundamentales para tener en cuenta es que la vejez, contada a partir de los 60, comprende un rango de edad que puede ir más allá de los 90 años y que a su vez implica unos grados de necesidades muy diversos. Es decir que una política que pretenda atender la problemática debe abarcar ese abanico e incluir todos los rangos de edad implícitos en el concepto de ‘persona mayor’ por cuanto los niveles de vulnerabilidad y desconexión ordinariamente no son los mismos para una persona de 65 años que para una de 95.

Este solo hecho muestra la gran desventaja en la que se encuentran los viejos; sus derechos fundamentales se ponen en riesgo permanentemente. El sistema de salud, por ejemplo, no facilita su uso por parte de las personas mayores. Es precisamente cuando se es viejo cuando más necesidad se tiene de contar con un servicio que considera las limitaciones físicas que naturalmente se van presentando con los años. No son muchos los ancianos que cuentan con facilidades para que los acompañen a pedir una cita o que tengan la capacidad de hacer largas filas, o de desplazarse de un lugar a otro para poder cumplir con los absurdos requisitos y requerimientos de las entidades prestadoras de salud. No son pocos los casos en los cuales el anciano requerirá tratamientos domiciliarios, y el sistema, una vez más, no está preparado para atender ágilmente este tipo de necesidades.

Estos vacíos en los servicios de salud y la falta de infraestructura para atender a los ancianos acarrean consecuencias que terminan vulnerando los derechos de otros miembros de la sociedad y modificando la dinámica natural de esta. Como lo señala el informe, en muchas ocasiones, la responsabilidad que debería asumir el Estado “recae en las familias, que por lo general carecen de capacitación o apoyo para proporcionar la atención necesaria. Esta situación puede requerir que otro miembro de la familia, por lo general una mujer, renuncie a trabajar”.

Un sistema de salud que no tenga en cuenta estas condiciones propias de la edad se convierte en últimas en un sistema discriminatorio, excluyente e inequitativo.

La llamada ‘tercera edad’ está constituida por ciudadanos de primera que han prestado un servicio a la sociedad, que han dedicado su vida a dejar un legado y que no merecen ser tratados como desechables sino, al contrario, como venerables seres humanos a los que el Estado debe respeto, protección y consideración especial.

CLAUDIA DANGOND
@cdangond

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.