No se respeta a los abuelos

No se respeta a los abuelos

Es urgente que vuelvan las materias de educación cívica y se inculque el respeto a los demás.

17 de octubre 2015 , 08:11 p.m.

Hasta dónde hemos llegado en la indolencia y el irrespeto por los mayores, por nuestras familias mismas. Son escalofriantes las cifras de maltrato a los ancianos, según Medicina Legal. Duele en el alma cuando se informa que en el 2014 atendieron 1.414 casos de maltrato físico contra adultos mayores. Y, claro, son miles también los niños y mujeres atropellados. ¿Qué sociedad hemos incubado? Es en estos temas donde deben legislar los honorables padres de la patria. Y se necesitan políticas de Estado, estudiar el comportamiento social. Es urgente que vuelvan las materias de educación cívica, de urbanidad, que se inculquen el respeto y el amor a los demás. Porque si ya se les pega a los padres y a los abuelos, estamos perdidos.

Ángel María Aguilar
Bogotá

Una decisión en vida

Señor Director:

En referencia al editorial de EL TIEMPO (13-10-15) comparto su sentir, y como trabajadora social quiero extender mi campaña que sobre donación de órganos y tejidos adelanto desde hace aproximadamente dos años, aprendiendo sobre el tema y con la oportunidad de dar a conocer la decisión del que fuera mi compañero de trabajo, Gustavo Adolfo Gómez González, quien en vida decidió donar sus órganos, pensando en tantos otros que esperan tener una segunda oportunidad. Deberían existir más Gustavos Gómez o más familias que, como la de Sofía El Khoury, permitieron que otros seres humanos con familias, sueños, esperanzas de vida, logren sus objetivos. “Pero no todos cuentan con suerte. El año pasado murieron 72 colombianos esperando un órgano, pese a ser un país con miles de muertes violentas en grandes ciudades. Hay 2.254 enfermos haciendo cola y solo 300 donantes potenciales”, describió Salud Hernández-Mora en su artículo denominado ‘Un acto valeroso’ (domingo 16-8-15).

Ligia Díaz Moreno

Aquí tenemos ‘carrusel’

Señor Director:

Felicitaciones a Medellín por la inauguración de su tranvía. El emprendimiento, la laboriosidad, el sentido de pertenencia y el interés asertivo de sus habitantes en la elección de los gobernantes le han permitido su pujanza y mejor desarrollo. Orgullosamente, hoy cuenta con metro, cable aéreo y tranvía, y es ejemplo de la buena función pública. Qué pesar que a Bogotá, durante los últimos 12 años, solo le hayan construido un pinche ‘carrusel’: ¡el de las contrataciones! El proyecto del metro va en 73 años de promesas electoreras, estudios, diseños y rediseños. Lo más probable es que su ejecución demore un tiempito más, igual que la iniciación del juicio al exalcalde Samuel Moreno. Bogotá clama el mayor civismo de todos sus habitantes y la elección del más honesto, competente y eficiente alcalde.

Luis Iván Perdomo Cerquera

________________________________________________________

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com, @OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.