Así fue el escandaloso final de la novela del Team Colombia

Así fue el escandaloso final de la novela del Team Colombia

La escuadra se acabó en medio de acusaciones de maltrato a los ciclistas. Integrantes responden.

notitle
17 de octubre 2015 , 11:44 a.m.

La novela del Team Colombia llegó a su final y en los últimos días se ha desatado una serie de acusaciones sobre el mánager del grupo, el italiano Claudio Corti, y los técnicos del conjunto, a quienes se los acusa de tener maltrato con los ciclistas, de cobrarles el arriendo, de no darles el material necesario para los entrenamientos.

Las redes sociales se inundaron de acusaciones de los malos manejos del conjunto, que pertenecía a la categoría Profesional Continental. Team Colombia no obtuvo una sola victoria de etapa en la presente temporada, pero ganó ocho títulos de montaña, el más importante, el de Carlos Julián Quintero en la carrera Tirreno-Adriático.

El proyecto nació para la temporada 2012, y en cuatro años tuvo la oportunidad de participar en el Giro de Italia (2013 y 2014) y en la Vuelta a España (2015). (Lea también: Coldeportes pide informe detallado sobre denuncias del Team Colombia)

La reacción de la gente del ciclismo sobre las denuncias realizadas por un ciclista anónimo, recogidas en el blog de la periodista de ESPN Georgina Ruiz Sandoval, señalan a Corti como el responsable de que los pedalistas no hubieran tenido la oportunidad de figurar en las diferentes competencias que estuvieron, debido a la poca planificación del trabajo, a la mala alimentación y a las pésimas condiciones en las que vivían los corredores.

EL TIEMPO consultó varias fuentes, personas vinculadas al Team Colombia, quienes dieron a conocer su punto de vista sobre las denuncias.

Maltrato

Según los señalamientos, “el cuerpo directivo nos trató despectivamente, en sus ojos todos éramos indios. Sí, yo creo que ‘racismo’ es una palabra que acompañó sus actitudes para con nosotros. Exigir cosas normales, como el tipo de alimento que nos daban en carrera, era una ofensa mayor. Uno no podía acercarse a Claudio con alguna situación porque salía regañado, con un lenguaje que terminaba por tirarnos en el piso”, dice la denuncia.

Juan Pablo Valencia, ciclista colombiano. (CEET)

Juan Pablo Valencia, corredor que estuvo los últimos tres años en el equipo, coincidió con la acusación. “Los italianos son patanes para hablar y a veces lo hacían sentir a uno mal, ofendido, pero no siempre. En las carreras nos llegamos a sentir mal, pero hablo por lo que me tocó. Al final eso molesta, porque uno es un desconocido y por fuera toca agachar la cabeza. Hay que decir que había corredores que son difíciles de llevar, de pronto esperaban más de ellos y por eso se enojaban”, declaró Valencia.

Leonardo Duque, de 35 años, salió al paso de las denuncias: “No creo en eso, porque los recogían en el aeropuerto, los llevaban a las casas, les hacían todo lo de los papeles y lo que tocaba hacer era pedalear”. (Vea: Team Colombia)

Corti, sobre la acusación, indicó: “No es verdad. Siempre tratamos de hacer las cosas bien, de llevarlos bien para que dieran resultados. Es la última cosa que se puede pensar. No entiendo qué significa tratar mal”.

En la denuncia se lee que los directores deportivos no les prestaban las bicicletas para entrenarse para la contrarreloj, algo que corroboró Valencia.

“Yo tuve una discusión con Tebaldi. Tenía la bicicleta en mi casa y me llamó porque iba a recogerla, que el mecánico la necesitaba. Le dije que estaba entrenando, ajustando todo para dar el mejor rendimiento, el mismo que ellos pedían”, aseguró el campeón de la montaña de la Vuelta a Turquía.

Enfermarse o “tener una lesión era pecado mortal. De plano nos decían: “Mejor renuncie”. Debido a las denuncias, se conoció que a un ciclista lo dejaron tirado en la casa, enfermo. “Nadie se preocupaba por la salud de nosotros, el tesoro más grande que tiene un ciclista profesional”, se leyó en la acusación.

Corti lo negó. “Acá tenemos el seguro médico. Cuando el ciclista se enferma se queda en la casa y el médico se tiene que ir a la competencia, es normal; el ciclista se quedaba con un tratamiento, con sus medicamentos”, declaró el mánager.

Valencia negó que los dejaran tirados, aunque confirmó que en algunas oportunidades él pago de su bolsillo algún tratamiento. “No, la verdad, eso, de parte mía, no. Cuando me enfermé de la rodilla me trataron y bien. Una parte la pagué yo y otra, Corti, pero en un tratamiento dental pagué unos 900 euros”, agregó el pedalista.

Comían arroz y lentejas

Uno de los temas que más llamaron la atención fue el de la comida, pues en la denuncia se afirmó que en varias ocasiones los pedalistas comían arroz y lentejas porque no alcanzaba para otra cosa.

Andrés Botero, director de Coldeportes, dijo: “Me parece extraño porque, aunque se han atrasado los sueldos, nunca se les ha dejado de pagar. Por el trámite burocrático se han atrasado algunos pagos, como en estos momentos, pero no estaban para aguantar hambre. Y lo otro: si eran tantos los problemas, porque muchos expresaban pertenecer al equipo”. Para Valencia y Duque, esta afirmación fue exagerada. (Lea aquí: Ciclistas del Team Colombia se quedaron sin trabajo)

“Comer lentejas con arroz es de gente tacaña, que no quería hacer mercado. Yo, que vivo con mi esposa, costeo mi casa, y me tocaba sacar 200 euros para hacer mercado de cada 15 días porque no iba a aguantar hambre. Lo que pasa es que hay gente que le da más prioridad a comprar un teléfono o tener la plata guardada. Ellos son exagerados con eso, no se van a empobrecer si ponen 15 euros más para comprar carne”, precisó Valencia.

Leonardo Duque, ciclista colombiano. (Prensa Team Colombia)

“No es el equipo que más paga, eso es cierto; se les pagaba el mínimo a algunos (por reglamento, el suelo mínimo de un ciclista de esta categoría es de 30.000 euros, y de 25.000 euros para el corredor de primer año). Sacar 400 o 500 euros para la alimentación, pues es normal, pero si los corredores no los quieren invertir, pues eso desencadena un montón de cosas que hace que no rindan”, señaló Duque.

“Cuando hablan de que faltaba la comida, pues eso sí es extraño. Llevo muchos años en el ciclismo; si quieren, pregúntenle a Mauricio Soler si alguna vez le faltó el alimento”, dijo Corti.

Una de las inconformidades de los 18 ciclistas que hicieron parte del equipo este año fue el atraso en los pagos. “No es que Corti no quería pagar, es que Andrés Botero no manda la plata desde Colombia. Corti nos prestaba dinero. Le decía que no tenía dinero para el mercado, para el arriendo, y me prestaba; fueron varias veces. Exageraron con esa nota”, precisó Valencia.

Cobro de arriendo

Acusan a Corti de cobrarles los arriendos a los corredores, que se los descontaba del sueldo, algo que no veían bien los ciclistas, quienes además criticaron que les tocaba pagar los impuestos.

“Es normal que lo paguen, ¿o en cuál empresa les cancelan el arriendo a los empleados? El dinero salía del salario de cada ciclista, eso se descontaba y se le pagaba a la empresa que alquilaba. El tema era que en las casas nosotros ubicábamos a tres o a cuatro para que pagaran de a 200 euros. ¿Los impuestos? Había que cancelarlos, o se convertían en evasores. Pagaban como todas las personas del común”, aclaró Corti, quien señaló que a cada ciclista le tiene una carpeta con los papeles al día, con los test de esfuerzo y los exámenes de sangre.

Valencia fue más allá y explicó cómo se manejaba la cancelación del arrendamiento.

“Nosotros firmamos un contrato por un dinero, y de ahí toca pagar los impuestos, el arriendo, la comida, los servicios. Hay compañeros que viven 3 o 4 en una sola parte y reducen los gastos. Claudio tiene, por decir, 4 casas para los corredores y los distribuye para que paguen de a 200 euros, pero uno se iba y a Corti le tocaba pagar el dinero que faltaba porque él quedaba con la deuda”, recordó.

Carlos Julián Quintero, ciclista colombiano. (Luis Barbosa)

Algunos corredores criticaron que nunca les habían dado un plan de entrenamiento. “En 4 años siempre me dieron el plan, los tengo y los puedo mostrar. El caso es que yo lo seguí y los otros no, por eso los resultados”, precisó Carlos Julián Quintero, campeón de la montaña de la Tirreno-Adriático este año.

Duque tocó el tema con más profundidad: “Sí, los daban, y cuando se los pedían algunos decían: “Es que yo soy profesional, yo me entreno solo”. Claro, iban a las carreras y no rendían”.

Y agregó: “Hay gente que se adapta y otra que no. Daniel Martínez fue dos meses a Colombia, llegó a Europa y fue el mejor escalador en la Ruta del Sur. Otros hicieron lo mismo y no terminaron ninguna carrera, entonces cómo se explica eso. Y Martínez era el más joven, el que supuestamente no conocía nada. Eso es adaptación y ganas”.

El italiano Claudio Corti se defendió y denunció la falta de profesionalismo de algunos de sus dirigidos: “Había ciclistas que no estaban en forma, que se mantenían con 3 y 4 kilos por encima de lo normal, y eso para una competencia, pues no es lo ideal”.

Leonardo Duque, embalador por excelencia, agregó: “Cuando algunos ciclistas iban a Colombia, pues la idea era que estuvieran en la casa, que aprovecharan el tiempo para que les dieran ganas de entrenar, pero llegaban a la primera carrera y en 200 kilómetros ya se habían quedado; al tercer día llegaban fuera del límite de tiempo y eso creaba inconformidades en los directores, porque eso de llegar de último, pues...”.

Juan Pablo Valencia reconoció que durante los tres años que estuvo en el Team hubo cosas muy buenas y otras no tanto, y relató lo que pasó con los equipos de entrenamiento.

“Fallaron con el potenciómetro, no servía y tuvimos problemas con él, pero lo seguimos usando, eso nunca se trabajó. En eso se falló”, indicó.

Fabio Duarte, con Quintero, fue otro de los ciclistas que estuvieron desde el principio en el proyecto; consultado por esta Casa Editorial, dio su concepto.

“Hubo cosas buenas y malas, eso está claro; pero venir a hablar de eso hoy, cuando el equipo se ha acabado, es oportunismo. Lo que quiero es que me paguen lo que me deben para tener tranquilidad y buscar otro equipo”, dijo.

Con todo lo anterior, Andrés Botero le solicitó, el viernes pasado, al Comité Olímpico Colombiano (COC) un informe detallado sobre denuncias del Team Colombia.

“Hay que investigar sobre estos hechos para conocer lo más pronto posible lo ocurrido y aclarar este penoso episodio”, dijo.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @LisandroAbel

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.