Experimentos geopolíticos

Experimentos geopolíticos

La reunificación de Alemania y Comunidad Europea deja lecciones con sentido global.

notitle
16 de octubre 2015 , 05:19 p.m.

Hace 25 años comenzó otro de los experimentos de readaptación a que dio lugar la guerra, la reunificación de la RFA y la RDA, más o menos coetáneo con el de la Comunidad Europea, entre lo más indicativo a disposición sobre desarrollo geopolítico. Hubo condiciones para que el canciller alemán de entonces, Kohl, emprendiera recomponer su país, dividido desde el 45 para cobrarle el Tercer Reich, debilitar la potencia que amenazó con militarismo y etnocracia en dos ocasiones al continente, pero sobre todo roto por la toma por parte de Rusia de media Europa, con la imposición subsiguiente del socialismo soviético y el Pacto de Varsovia, que mantendría al mundo durante la bipolaridad de la Guerra Fría al borde de guerra nuclear, impedida solo por la disuasión de la destrucción mutua.

Lo significativo en todos los órdenes es la reconversión, unos dicen que compra, por el capitalismo y la democracia liberales de Alemania occidental de la sociedad emblemática del experimento soviético, la República Democrática, lo más a disposición sobre reversión de la revolución, la experiencia del capitalismo de Estado y su instrumentalización totalitaria de partido único. Ha sido la tarea colosal de reparar la fractura del mismo pueblo, conciliar concepción y sistema antagónicos, desmantelar e incorporar cinco Estados a la constitucionalidad federal, que supuso reforma monetaria y económica, paso de planificación a mercado, de estatización a privatización de 15.000 empresas, renovación de una infraestructura obsoleta, hoy más moderna que la occidental, invertidos en solo estos veinte años dos billones de euros. “Todo cambió en la RDA salvo las estaciones,” dice un comentario. El experimento, tan interesante como su resultado, satisfactorio para 80 de los alemanes, mejor calidad de vida en los nuevos Estados aunque su rendimiento es 30 por ciento menor, las dos regiones desiguales, el desempleo del 10 frente al 6 por ciento, cerca de 10.000 euros la diferencia en renta per cápita. La Canciller actual proviene de la RDA; la ofende ser igualada con la señora Thatcher.

La discusión involucra el éxito económico de Alemania, cuánto haya superado la lacra nazi, la carga de rencor soterrado sumado ahora a antipatía por prepotencia sobre la Comunidad, neutralizado eso por reconocimiento de la culpa y compromiso con el destino continental. Lo interesante, no obstante implicación y procedimiento de fusionar sistemas que enfrentaron política e inteligencia, distinguidos por tipos de producción y acumulación, pero indentificados por la industrialización como desarrollo, colectivismo o individualismo, ideologismo o pragmatismo, confrontados y reconciliados, la reunificación experimento paralelo con el grandioso de la Comunidad, con mucho la innovación más visionaria en curso, pacífica dentro de la pugnacidad mundial al parecer insuperable. Hay esta señal política para una globalidad con institucionalidad probadamente inservible, desbordada su herramienta principal, el Estado nacional, daño político, carencia de prospección de ese alcance, la criolla por ejemplo, muestra del atraso de su dirigencia.

Jorge Restrepo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.