El hombre que devolvió 1'400.000 pesos que encontró en estación de TM

El hombre que devolvió 1'400.000 pesos que encontró en estación de TM

'Me puse en los zapatos del dueño', dijo Luis A. Ossa, quien trabaja en el sistema masivo. Ejemplo.

notitle
16 de octubre 2015 , 04:07 p.m.

Cuando Luis Antonio Ossa, trabajador de Recaudo Bogotá en TransMilenio (TM), encontró botada una billetera llena de dinero, se transportó años atrás, cuando era un niño. Recordó que su mamá, en un consultorio, había perdido su cartera con $ 3’000.000. Eran para pagar una operación. Nunca la recuperó. Esto motivó a Ossa a buscar al dueño y devolverla.

“Salí del cubículo de la estación EL TIEMPO-MALOKA para buscarlo. Me acerqué a un señor que llevaba un casco de moto en la mano, le pregunté que si esa billetera era de él. Me respondió que sí. Al contrapreguntarle sobre qué más tenía adentro, no supo contestar. No era de él”, relató Luis Antonio, de 25 años.

Minutos después de gritar por toda la estación los nombres que aparecían en los documentos que acompañaban el dinero y al no encontrar respuesta, la entregó a las directivas de TM.

“Cuando abrí la billetera y vi la plata ($ 1’400.000), me imaginé muchas cosas. Dije, el dueño de este dinero tiene que necesitarlo, no me puedo quedar con él. No lo conté, quizás si lo hubiera hecho me habría tentado, por eso preferí no hacerlo. Decidí llevarla tal y como la encontré hasta mis jefes”, describe el empleado, quien cursa séptimo semestre de Contaduría Pública.

“Pensaba en la angustia que podía sentir el dueño al haberla perdido. Creía que lo podían expulsar de su trabajo”, agrega.

Dentro de tanto documento estaba un número de teléfono que era de la esposa del dueño y un recibo de una compra, pieza clave para identificarlo.

“Ella nos dijo que él aún no llegaba a la casa. Viven en Soacha. Cuando hablé con él me aseguró que recargó la tarjeta, vio que el articulado se acercaba a la plataforma e ingresó de una al bus”, dice Luis que le respondió Raúl Garzón, con quien hablaba.

“Me di cuenta de que me faltaba la plata cuando llegué a mi casa. Abrí una maleta que siempre cargo y empecé a buscarlo. No lo encontré. Era la primera vez que guardaba dinero en esa billetera. Hice una compra en un almacén, guardé las vueltas y la factura ahí”, le dijo Raúl. Esta última frase hizo que constatara que en realidad ese dinero era de él, reconstruye el funcionario.

El mismo día que perdió el dinero (15 de septiembre), Raúl le contó a Luis Antonio que esa plata se la iban a descontar de su trabajo, en una oficina de tránsito.

“Lo hice de corazón, no esperé recompensa. Desde pequeño mi mamá me inculcó valores. Siempre me repitió que lo que no es de uno, no se debe tomar. Uno se gana las cosas trabajando”, argumenta, mientras espera instrucciones para empezar una nueva labor en su puesto, donde lleva tres años.

Pocos compañeros lo felicitaron. “Muchos me dijeron que si ellos se hubieran encontrado ese dinero, no lo devolverían. ‘Usted hubiera podido pagar lo que debe del semestre y sus tarjetas de crédito’, me dijo uno, pero en ese momento solo pensé en devolvérsela al dueño. Me puse en los zapatos de él y recordé lo que le pasó a mi mamá años atrás”, concluyó.

JOHN CERÓN
Redactor de EL TIEMPO
Escríbanos a johcer@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.