Los desaciertos en seguridad en los que cae el Distrito

Los desaciertos en seguridad en los que cae el Distrito

Expertos no comparten varios análisis hechos por la Alcaldía en la última edición de su periódico.

notitle
16 de octubre 2015 , 04:06 p.m.

Para el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, su sucesor recibirá una ciudad más segura, entre otras razones porque la tasa de homicidios cayó y hay más acceso a la justicia en los barrios. También, según su análisis, por la reducción en el número de delitos, así como de los índices de violencia.

Aunque dentro del plan de inversiones de la administración de Petro no se asignó un presupuesto elevado en seguridad, el alcalde lo convirtió en una de sus banderas políticas, especialmente por los buenos resultados que obtuvo durante el 2012. Ese año fue calificado como el más exitoso en seguridad de las últimas tres décadas.

Las razones saltaban a la vista: la tasa de homicidios se ubicó en 16,9 casos por cada 100.000 habitantes y el trabajo de meses para intervenir la calle del Bronx y que condujo a desvertebrar a los ganchos ‘mosco’, ‘manguera’ y ‘Homero’, que manejaban el negocio de las drogas ilícitas en ese álgido sector, habló muy bien de las políticas que adelantaban la Policía y el Distrito.

Sin embargo, el año pasado no dejó una buena sensación, pues la mayoría de los delitos aumentaron, incluso el número de asesinatos, que tanto defiende el alcalde (6 por ciento más que en el 2013).

Entonces, ad portas de las votaciones para elegir al nuevo mandatario de los bogotanos, la pregunta es si le fue bien o mal al alcalde en ese aspecto y si deja o no una ciudad más segura.

Defendió su gestión

A través del periódico oficial de la Alcaldía Mayor, Humanidad, que es gratuito y cuya difusión se hace especialmente en estaciones y portales de TransMilenio, la administración no dudó en que su edición especial debía titularse ‘El delito se desploma’.

Esto, justo después de revelarse los resultados de la más reciente encuesta de percepción ciudadana del programa 'Bogotá, como vamos', que lo dejó con baja calificación en varios aspectos.

EL TIEMPO analizó los textos –empezando por ese– en los que el alcalde exalta su labor durante estos últimos cuatro años.

“El delito no se ha desplomado en Bogotá. Si uno revisa la serie estadística, se encuentra con que no solamente se mantiene sino que tiene unos picos muy delicados; relacionados con casos de hurto, la tendencia en materia del homicidio se estancó; la percepción, en vez de estar desplomada, está disparada...”, indicó el analista internacional Jairo Libreros.

Precisamente fue la disminución del homicidio la primera que destacó la Alcaldía. En Bogotá –como lo señalan en el periódico– hay menos asesinatos que hace 30 años (actualmente, la tasa es de 17,4) y está muy por debajo de otros países del continente. Según la administración, la caída del delito se debe a la política de desarme, el trabajo para evitar las diferencias sociales y el acceso a la justicia.

“¿Qué es lo que ha hecho la ciudad para que su tasa de homicidios sea hoy la más baja en 30 años? (…) La respuesta es una: la inclusión, la superación de la segregación social, la progresiva garantía de derechos sociales y el derecho a la justicia”, señalan en uno de los textos.

Pese a ello, la posición que tienen varios expertos en la materia va en contravía de ese análisis. Coinciden en que es cierto que hay que resaltar ese logro, pero también hay que asumir que se estancó, y esta administración no fue la única que contribuyó en esa reducción.

“Claro que es la tasa más baja después de 30 años. Pero eso no lo logró él. Viene desde el año 1994; pasamos de una tasa de 80 en 1993 a 19,8 al finalizar el gobierno del alcalde Garzón. Fueron esfuerzos de los alcaldes Castro, Mockus, Peñalosa y Garzón”, dijo Hugo Acero, experto en seguridad.

Lo que tampoco cuadra es que la baja en el homicidio sea consecuencia de la disminución en las brechas sociales.
Para el docente de la Universidad de La Sabana y experto en temas de seguridad Carlos Alfonso Velásquez, esto “no tiene relación directa. La mayoría de los homicidios tienen relación con riñas callejeras mezcladas con trago, con droga; a veces, venganzas por asuntos personales y no con segregación o lucha de clases; no veo ninguna relación”.

A eso se suma que, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Medicina Legal, las localidades donde se registraron más casos entre enero y agosto de este año siguen siendo Ciudad Bolívar (22 al mes, en promedio), Kennedy (12 al mes), Usme (9) y Bosa (9). No obstante, en barrios de Ciudad Bolívar se habla efectivamente de disminución de hechos violentos; no ocurre lo mismo en las demás zonas mencionadas.

¿Y el hurto?

En el periódico, el Distrito también destaca la disminución del hurto, especialmente de celulares. No obstante, el número es altísimo: van cerca de 20.700 en lo corrido de este año, frente a 21.818 casos en el 2014. Además, sigue siendo el delito que más preocupa a la gente. En esta materia no hay logros, no obstante los esfuerzos de la Policía por incautar celulares hurtados, allanar locales con mercancía robada y desarticular bandas.

Mientras la Administración resalta que el hurto de celulares en el primer semestre disminuyó un 22 por ciento, los ciudadanos se siguen preguntando –entre otras, en redes sociales– sobre políticas integrales contra la delincuencia.

“Las cifras que presenta el Alcalde no obedecen a lo que el ciudadano de a pie vive en las calles”, concluyó el representante a la Cámara Carlos Guevara, del Mira.

Lo que se logró

Una de las propuestas de la Alcaldía que ha tenido buenos resultados es la puesta en marcha de 14 casas de justicia adicionales a las que ya había (5). Aunque sus funciones aún no son claras para buena parte de los ciudadanos, por lo que hay que fortalecer la difusión de información, otros –1’054.444 personas han sido atendidas– se sienten más cercanos a la justicia, al poder solucionar problemas familiares, policivos, de maltrato o amenazas.

También hay que destacar el funcionamiento de luces LED –10.439, según el Distrito–. La buena iluminación es sinónimo de seguridad.

ALEJANDRA P. SERRANO GUZMÁN
Redactora de EL TIEMPO
Escríbanos sus comentarios y denuncias a aleser@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.