Libros

Libros

notitle
16 de octubre 2015 , 01:49 p.m.

Revelación grata

Una grata revelación de la narrativa peruana es este narrador nacido en Lima en 1977, que por algo está incluido en el exclusivo ‘club’ de la Revista Granta (al lado del también peruano Santiago Roncagliolo). Los 11 cuentos del volumen son de laudable trabajo literario, tanto por el vigor y precisión de su lenguaje como por su contenido. El que se titula ‘Oz’ sorprende por su fantasía poética; ‘Seltz’, ‘Madurerira sabe’ y el que le da el título al libro son tan acogedores... ‘Bossa nova para Chico Pires Duarte’ es el embrión para una magistral novela negra; ‘Tinta de pulpo’ conmueve, porque enseña una verdad irrefragable, expresada por uno de sus personajes: la suerte que tenemos siempre se la quitamos a otro. Y ‘Apaga la próxima luz’ nos recuerda esas historias de contrabandistas y capangas narradas por Borges. Salta a la vista el prurito estético de Yushimito (“Con sus pechos detrás de las sábanas como criaturas curiosas”; “las luces rubias de las farolas se tendían como telas de araña, como miel derretida”). Eso incluye el trabajo dialectal y cierto coqueteo con lo barroco; curioso es que, siendo peruano, en su conjunto, todas sus narraciones comporten una épica brasileña. Sus personajes andan siempre por el borde: troperos, matones, perdularios y marginados de las favelas, que no pueden con la violencia y la derrota que llevan dentro.

 

Tedio en soledad

Siete relatos que tematizan la soledad, el tedio y la incomunicación. En ‘Nada de todo esto’, una cleptómana se da maña para entrar a robar a las otras casas, poniendo a su hija de parapeto. ‘Mis padres y mis hijos’ cuenta el susto que pasa una pareja que lleva a sus hijos a visitar a los abuelos (con Alzheimer). ‘Pasa siempre en esta casa’ plantea dos interrogantes: ¿qué hacer con la ropa de un hijo grande o la de un hijo muerto? Cada dilema en una familia distinta, unidas por vecindad, les arma su conflicto. ‘La respiración cavernaria’ es una novela corta que sugiere fantasmas, pero que, en realidad, es una exploración de los males de la vejez y de la cercanía de la muerte. La demencia senil le devuelve a Lola (la anciana que quiere morirse pero nada que lo logra) a su hijo ya muerto, y hace que ella misma se desdoble para conjurar la soledad. Todo estaba listo para su partida, pero su marido se le murió primero, dejándola todavía más sola y más loca. En ‘Cuarenta centímetros cuadrados’, una mujer sale a medianoche a comprar unas aspirinas, y por embolatarse con sus recuerdos, se pierde. En ‘Un hombre sin suerte’ se muestra que a pesar de los clichés y los prejuicios, las cosas siempre pueden ocurrir de otra manera; se dan las excepciones, y aun así nos resistimos. Finalmente, ‘Salir’ quiere mostrar que nada hay más aburridor que un matrimonio de viejos.

Matar el tiempo
GRANTA En español Galaxia Gutenberg
Una selecta lista de autores integra este volumen con relatos de cada uno sobre la temporalidad. El de Salman Rushdie, ‘¿Nada es sagrado?’, viene siendo una formidable teoría sobre la novela y una vindicación de la literatura, que sin ser sagrada, desacraliza lo ‘sagrado’. El de Javier Marías, ‘Ubi sunt 9 de diciembre’, es una maravillosa reflexión metafísica. Pero no se quedan en zaga los textos de Martin Amis, Ricardo Piglia, Cabrera Infante y la dama de las letras, Iris Murdoch.

Sentimientos complejos
LA MUJER DE RAPALLO Sònia Hernández Ediciones Alfabia
Novela de profundidad psicológica y densidad narrativa que trata la gran complejidad de los sentimientos. En un puerto paradisiaco de Génova, otrora refugio de artistas y poetas, una pareja de pintores (mediocre él, talentosa ella) vivió al ancho de la seda, hasta que cada uno se sintió traicionado por el otro. De evocar ese pasado y reconstruirlo en un cuaderno vive la pareja, para soportar el tedio del presente. El corolario es que la realidad, o lo verdadero, tiene su lado falso.

Recursos humanos
Antonio Ortuño
Narrativas hispánicas
Cínico, sincero, astuto, cizañero, resentido, embaucador, trepador como él solo y capaz de todo, el narrador-protagonista de esta buena novela de la cuota mexicana en Granta, expone con lo que hace, dice y piensa, todo lo que se cuece en el sórdido mundo oficinesco.
Como un Yago moderno, Gabriel Lynch da la gran lección (que ya había dado Shakespeare) de que hasta el gusano más pequeño, cuando lo pisan, se revuelca; que el deseo de venganza es una enfermedad autoinmune.

Un hombre llamado lobo

Oliverio Coelho
Nefelibata
Extraordinaria telemaquiada u odisea hipermoderna, la narrada por el talentoso porteño perteneciente a Granta. En el viaje que Iván emprende en busca de un padre que ni conoce, un anciano (suerte de Virgilio o Tiresias) es el que lo encarrila. Pero más que en esta búsqueda (que al final fructifica, pero con ironía) la novela se centra en la vida del padre, ‘Un hombre llamado lobo’, que en su singladura, todo lo que gana lo paga doble, sobre todo cada vez que se enreda con una mujer. Cada una es el paraíso que lleva incubado su propio infierno.

La hora de los monos
Federico Falco
Emecé
En estos 9 cuentos del narrador de Granta, se aprecia una vocación de encantamiento. En ellos, el narrador imbrica historias, y entrecruza tiempos y espacios, de manera casi imperceptible, como en el relato que da el título: sin darnos cuenta, nos vemos en la selva de Manaos en la casa de un reducidor de cabezas. En ‘Un camino amarillo’, el no saber ni dónde se tiene puesta la cabeza impide que una pareja de depresivos advierta que con el coche atropelló a una niña. En los relatos de Falco, lo cotidiano siempre se rompe, nada es previsible.

Ha dejado de  llover
Andrés Barba
Anagrama
La escritura de este madrileño, revelación de la narrativa española actual, es sencilla y sobria; no lleva más de lo necesario y toca lo esencial de la vida con sutileza, ternura y contundente elegancia. En su narración no hay trama en sentido tradicional, y si la hay, no tiene desenlace porque se trata de acercar una lente a la vida de cualquiera y observarla. Cuando hay protagonista, se trata siempre de un perdedor avocado a situaciones tragicómicas y amores líquidos, que se abren paso a partir de encuentros inesperados.

La furia de la langosta
Lucía Puenzo
Duomo
Un magnate argentino, al que el ciudadano Kane le quedó pequeño, ignora que venden los dioses lo que dan, y la sociedad y sus enemigos precipitan su vertiginosa caída. Razzani no solo es un delincuente de cuello blanco excéntrico, sino un personaje con mucho magnetismo y gran devoción por la familia; tiene especial conexión con su hijo pequeño Nino, para quien su padre es un héroe. A su vez, Nino sostiene una ambigua relación con una compañera de colegio que, como buena hija de burgueses, hereda de sus padres la animadversión hacia los demás.

La trabajadora
Elvira Navarro
Random House
Novela en la que sus dis personajes femeninos reflejan las neurosis y patologías del sujeto citadino contemporáneo, en la que la sexualidad e intimidad son expuestas sin tapujos y en la que el amor (con grandes dosis de tedio) es, para ponerlo en términos de Bauman, líquido, porque ocurre en “tiempos líquidos”. Es fascinante porque muestra que en nuestra vida actual los pequeños inconvenientes del día a día devienen en dramáticos; que basta ser una trabajadora media, para llevar una vida casi épica.

JORGE IVÁN PARRA

 

 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.