Descartar energías fósiles, un reto sin precedentes

Descartar energías fósiles, un reto sin precedentes

Naciones de todo el mundo deben intentar acuerdos antes de llegar a la COP21, según Ban Ki-Moon.

notitle
16 de octubre 2015 , 09:59 a.m.

Antes de la conferencia mundial sobre el clima de diciembre en París, los 195 países que negocian el futuro ambiental del planeta necesitan reducir la distancia que los separa de un acuerdo para limitar el calentamiento global. Por esta razón, las delegaciones regresarán el lunes a Bonn (Alemania) para una última semana de negociaciones.

Según el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, este acuerdo tiene un reto sin precedentes: ratificar el inicio de una transición energética a nivel mundial para alejarse de las energías fósiles, lo que implica enfrentar numerosos intereses industriales y estatales.

También se deberá garantizar financiación para los Estados en vía de desarrollo, para que opten por las energías limpias y se adapten a las consecuencias del cambio climático.

Estas acciones se orientan al objetivo de limitar el calentamiento global a dos grados centígrados para evitar impactos dramáticos, pues el alza de la temperatura media del planeta de 0,8 grados centígrados desde la era preindustrial, ya se traduce en reducción de los glaciares y acidificación de los océanos.

Casi 150 países que representan cerca del 90 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero publicaron sus objetivos para reducir esa cifra. Sin embargo, sus compromisos sólo limitarían el alza de temperaturas a tres grados.

"Seguimos lejos de los dos grados, los países tendrán que revisar sus propuestas de aquí al 2020, fecha de entrada en vigor del futuro acuerdo de París", aseguró Celia Gautier, de la red Acción Clima, un conjunto de 900 organizaciones no gubernamentales.

Países como Etiopía, Marruecos o Costa Rica tienen objetivos considerados ambiciosos, mientras que Canadá, Australia, Rusia, Japón, Turquía y los países del Golfo aún no anunciaron objetivos para después del 2020.

La situación de China, que era el primer emisor mundial de gases de efecto invernadero, ha cambiado desde la conferencia de Copenhague en el 2009. "Hace su parte del trabajo y envía buenas señales", con un desarrollo masivo de energías renovables e inversiones, afirman las ONG.

Laurence Tubiana, la negociadora por parte de Francia, considera que se ha iniciado un movimiento de fondo, aunque el esfuerzo global siga siendo insuficiente. Tener objetivos nacionales que implican una previsión de la producción y del consumo de energía futuros es "inédito", según ella.

En paralelo a los compromisos de cada país, el texto que será debatido en Bonn, sede de la Convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, intentará fijar un marco general, que incluya la subida de dos grados centígrados en un objetivo a largo plazo para avanzar hacia la descarbonización de la economía.

Además, que prevea un mecanismo para revisar con regularidad los compromisos de los países y conseguir financiación para los Estados más pobres.

PARÍS (AFP)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.