Editorial: Otro motivo de orgullo para Medellín

Editorial: Otro motivo de orgullo para Medellín

El tranvía se suma al sistema de transporte público de la ciudad. Ejemplo de buena gestión política.

15 de octubre 2015 , 08:39 p.m.

Cuando las obras públicas con demoras, irregularidades y serias fallas parecieran ser, por desgracia, la constante, es reconfortante registrar la inauguración del tranvía de Ayacucho, en Medellín. Y lo es porque se trata de una iniciativa que se concretó, sin mayores tropiezos, dentro del plazo establecido y que beneficiará a 350.000 personas que viven en los barrios de Villa Hermosa, Buenos Aires y La Candelaria de la capital paisa.

Hay que destacar también que este logro no es aislado. Hace parte de una política que busca dotar a esta ciudad de un sistema intermodal de transporte público y que no ha tenido la desgracia de caer en los pantanos de la ineficiencia, la mala gestión, la corrupción, los celos políticos y, sobre todo, de la excesiva ideologización de cuestiones que son más de resorte técnico. Sí, hablamos de la capital del país.

Justamente, y hay que seguir con las comparaciones, odiosas pero necesarias, en las mismas páginas en que este jueves registrábamos el estreno de esta modalidad de transporte, dábamos cuenta de cómo una obra menor –la repavimentación de un puente– en un punto neurálgico de Bogotá duró todo el día sin que un solo obrero se asomara por ella, mientras la congestión no cedía.

Ahora, no todas son de cal. No deja de ser paradójico que en la única urbe del país que tiene metro, buses articulados, cables aéreos y un sistema de alquiler de bicicletas públicas, el número de carros y motos en las calles vaya en aumento y, en consecuencia, las congestiones. De hecho, en Bogotá es mayor el porcentaje de personas que recurren al transporte público para sus desplazamientos cotidianos, según datos del proyecto ‘Cómo vamos’ en ambas ciudades.

Es de esperarse que el sucesor de Aníbal Gaviria sepa construir sobre lo construido, que siga adelante con la ejecución de lo previsto por el Plan Maestro del Metro de Medellín, que comprende 26 proyectos para el desarrollo del transporte masivo. Pero al tiempo, hay que insistir en la necesidad de un cambio cultural: que los medellinenses se bajen del carro y se suban al metro, al bus y, ahora, al tranvía.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.