Filtraciones de agua: el desafío para acabar el desperdicio

Filtraciones de agua: el desafío para acabar el desperdicio

Falta de mantenimiento a redes de acueducto cuesta US$ 14 billones anuales a las ciudades del mundo.

notitle
15 de octubre 2015 , 08:22 p.m.

La agresividad del fenómeno del Niño en el mundo ha generado racionamientos en varias ciudades, para evitar malgastar el agua y prolongar la disponibilidad de la ya que se tiene.

No obstante, uno de los mayores desafíos, y que requiere grandes inversiones en infraestructura, especialmente en los centros urbanos que es a donde va la mayoría del agua tratada, es evitar que el líquido vital se desperdicie como producto del deterioro de las tuberías y de las redes de acueducto. (Lea: Cuatro cápsulas de la actualidad del urbanismo en el mundo)

La situación es dramática: el Banco Mundial asegura que los costos debidos a estas fallas en las redes de acueducto del planeta, sumadas a la piratería y robo de agua, llegan a los 14 billones de dólares anuales, al no poder ser facturada.

En total, de acuerdo con cifras de la Comisión Europea, en el mundo se pierde entre el 25 y el 30 % de ese recurso, por causa de la infraestructura vieja y en malas condiciones.

Por ejemplo, en Estados Unidos hay un promedio de 237.600 rupturas en tuberías cada año que cuestan alrededor de 2,8 billones de dólares.

Además, 7 billones de litros de ese líquido se fugan por fallas en las redes viejas, según un artículo de Jesse Berst publicado en el portal Water World. Berst es miembro del Consejo de Ciudades Inteligentes y experta en el tema. (Lea también: Ciudades africanas y asiáticas, las más caras para vivir)

Pero no en todas las ciudades norteamericanas el problema tiene la misma dimensión: la Agencia de Protección Ambiental de ese país señala que, aunque en promedio ahí se pierde el 14 % del líquido tratado, hay urbes cuyo desperdicio llega al 60 %.

Por su parte, el portal británico de noticias The Independent asegura que más del 20 por ciento del suministro diario de agua potable en Inglaterra y Gales se pierde, lo que equivale a 3,3 millones de litros.

En América Latina la situación es más compleja. En Chile, por ejemplo, el diario El Mercurio ha reportado que el 33,7 % se filtra cada año.

La situación en México es peor: ahí la pérdida llega al 40 %, pero al ser una ciudad tan grande, ese volumen de agua es equivalente al consumido por una de las urbes de mayor tamaño en el mundo, según Water World, portal web especializado en el tema.

Y en Bogotá se desaparece entre las grietas de los tubos el 38 % del recurso tratada, mientras que el promedio nacional es del 50 %.

Mientras tanto, en los países ricos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (Ocde, organización de la que Colombia quiere ser parte) la cifra disminuye a 22 % o 25 %.

El mayor reto es encontrar el punto exacto del daño, pues las tuberías, al ser subterráneas, exigen grandes intervenciones que pueden afectar no solo el suministro a ciertas zonas de las ciudades, sino la movilidad.

Berst asegura que hay esperanza y que la tecnología es la aliada: contadores inteligentes, sensores que viajan por las redes o que se instalan a lo largo del sistema. Todos, costosos para las ciudades, pero el ahorro para las empresas y ciudades valen la pena, según la experta, si se toma en cuenta que no habrá desperdicio de agua no facturada.

Fugas en casa

Varios portales colaborativos web tienen consejos para que los ciudadanos detecten averías en las tuberías de sus propias casas. Estos son algunos de ellos:

1. Revise la conexión a su calentador de agua eléctrico o gas. Debe mirar la válvula de alivio de presión y revisar el drenaje. Si escucha un goteo o algún sonido anormal, puede haber filtraciones. No olvide mirar también sus lavamanos y lavaplatos.

2. Abra la tapa del tanque del inodoro. Escuche atentamente si suena como un escape de agua o un goteo. También puede arrojar unas gotas de colorantes y si este se concentra al fondo en un lugar específico del tanque, ahí puede estar la fuga.

3. Corte el agua y lea el contador. Si a pesar de estar cerrado el suministro el contador se mueve, hay una pérdida de agua.

4. Ubique todos los puntos de contacto o llaves en su casa donde podría conectar una manguera y escuche para ver si hay goteos. A veces, estos son invisibles desde afuera y pueden estar en la parte de la tubería que está tras la pared o bajo el suelo. Por eso es importante escuchar.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.