Declaración de Mas ante un juez sube presión independentista catalana

Declaración de Mas ante un juez sube presión independentista catalana

El presidente catalán, Artur Mas, se declaró responsable de la consulta sobre la independencia.

notitle
15 de octubre 2015 , 07:32 p.m.

El pulso independentista en Cataluña tuvo este jueves un nuevo episodio. El presidente regional en funciones, Artur Mas, declaró como imputado ante el tribunal superior de la región por la organización de la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014. En la cita electoral, que no contaba con el visto bueno del Gobierno central, ganó el sí a favor de la secesión. El Tribunal Constitucional la declaró ilegal en febrero pasado.

El proceso es polémico porque la comparecencia ocurre a menos de un mes después de que la coalición política a la que pertenece Mas, Junts pel Sí, ganara las elecciones autonómicas. El ministro de Justicia del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que después fue rectificado, dejó entrever en unas declaraciones que conocía el estado procesal del caso, lo cual sembró dudas sobre la independencia judicial.

Mas acudió a declarar arropado por todos los consejeros de su Ejecutivo, unos 400 alcaldes catalanes (casi la mitad del total) y unos 6.000 ciudadaos. El Gobierno del PPl y la rama judicial han visto en esta movilización un ataque directo a la justicia. “Amenazar a los tribunales con manifestaciones es inaceptable”, dijo ayer Rajoy.

¿Por qué declara Mas?

El independentismo defiende que el presidente declara por poner las urnas para que el pueblo catalán se expresara. Creen que se trata de una causa contra “todos los catalanes”.

En varias ocasiones Mas pidió a Rajoy que la consulta de manera acordada, como ocurrió en Escocia. El Gobierno Central siempre ha argumentado la Constitución establece que la soberanía reside en todo el pueblo español y que solo una parte no puede pronunciarse respecto a la secesión.

La Carta Magna establece que la convocatoria de referendos es potestad única del Jefe del Gobierno, por lo cual Mas se habría extralimitado. En la querella presentada contra Mas por la fiscalía se le acusa de los delitos de desobediencia, prevaricación, malversación y usurpación de funciones.

¿Cuál es su defensa?

El presidente catalán declaró ante el tribunal que él es el único responsable político de la consulta, pero enfatizó que su ejecución corrió a cargo de 40.000 voluntarios.

Mas recuerda que, una vez el Gobierno recurriera la consulta Tribunal Constitucional, el Ejecutivo que lideraba se desentendió del proceso. Cree, pues, no ha desobedecido en ningún caso.

A parte del Partido Popular (PP) y Ciudadanos, el resto de formaciones políticas consideran que Mas y dos de sus consejeras no deberían ser objeto de ningún proceso judicial. En el fondo, ven detrás de la causa un juicio político más que un asunto penal. "La querella es por la rabia de ver el éxito que tuvo la consulta”, sostuvo el imputado.

¿Qué indicios hay en su contra?

Es cierto que la gestión del voto de los más de 2,2 millones de votantes la realizaron los voluntarios. Sin embargo, se habilitaron como colegios electorales escuelas públicas. Los directores de los centros, sin embargo, le tuvieron que entregar las llaves a alguien para abrirlos. Alguna directora, cercana al partido Ciudadanos, aseguró que recibió presiones para ceder las suyas.

La Fiscalía también quiere saber de dónde salieron los ordenadores que se utilizaron y si pagaron con dinero público. La noche tras los comicios, el propio Mas salió a explicar el escrutinio. El presidente dijo este jueves que hizo una valoración como la que una persona de su rango hace tras un gran acontecimiento.

¿A qué penas se enfrentaría?

Mas aspira a repetir en la presidencia, si bien Junts pel Sí necesita de un aliado en el Parlament para conseguir la investidura. Su socio independentista, las CUP, es de ideología anticapitalista y no quiere la reelección por la ideología neoliberal de Mas y su partido, Convergència.

Los imputados podrían ser inhabilitados para ocupar cargos públicos. Las CUP invitaron ayer a desobedecer cualquier veredicto. Mas fue más críptico: “Dependerá del momento político en el que estemos y de la situación jurídica del país”, en referencia a una posible independencia.

Mas también advirtió de que “el proceso político no se parará porque un tribunal inhabilite a un presidente catalán”. Está por verse si la escalada en la confrontación con Madrid hará que las CUP cambie el sentido de su voto.

CAMILO SIXTO BAQUERO M.
Para EL TIEMPO
BARCELONA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.