Las boberías republicanas

Las boberías republicanas

El nombre de "Patria Boba" no permite apreciar la dimensión de lo que lograron aquellos fundadores.

notitle
15 de octubre 2015 , 06:40 p.m.

‘La Patria Boba’ fue el nombre de una portada reciente en la revista Semana. Su publicación se sumó a la cascada de artículos que siguieron al discurso del presidente Santos, al inaugurar la legislatura el pasado 20 de julio. “¡No más patrias bobas! ¡No más enfrentamientos inútiles”, exclamó el mandatario al final de sus palabras en el Congreso.

Periódicos de Bogotá y de provincia, como El Nuevo Siglo y La Patria, le hicieron eco en sus respectivos titulares al día siguiente. Columnistas –en Semana, El Espectador, El Tiempo, El País– apelaron al calificativo para referirse a variados problemas, económicos, educativos, diplomáticos y políticos. Así lo hicieron también caricaturistas, para sátiras al transporte o, claro, al mismo Presidente. Solo algunas voces, excepcionales, cuestionaron que se acudiese una vez más a la “Patria Boba” para identificar con la expresión los males del país.

Por supuesto que el presidente Santos tiene razones de sobra para apelar a la unidad nacional en momentos promisorios para la paz. Semana hace bien en advertir de los peligros de la polarización nacional, absurda y chocante con la atmósfera de reconciliación que debe predominar en esta coyuntura.

Así, a primera vista, la “Patria Boba” parecería apenas una figura retórica e inofensiva para ilustrar, con el ejemplo de las experiencias divisorias en la naciente república, los riesgos de catástrofe si persevera la crispación.

¿Es necesario, entonces, preocuparse tanto por el uso de una expresión que forma además parte del lenguaje común de la opinión pública? ¿Importan las palabras? La designación de un período en la historia, cómo llamarlo, importa por supuesto a los historiadores. “Patria Boba” fue el nombre dado por el discurso dominante a los primeros años de la independencia (1810-1815), cuando las divisiones internas, entre otras razones, impidieron su consolidación temprana y facilitaron el triunfo temporal del ejército español de reconquista.

Desde hace algunos años, sin embargo, algunos estudiosos de la independencia han preferido referirse a la época como la “Primera República”. “Patria Boba”, observó el historiador Germán Mejía, es una expresión “simplista” que “ha escondido las complejidades del nacimiento” del país (Semana, 18/07/09).

Más aún, es un nombre abiertamente peyorativo, que descalifica de antemano lo ocurrido, impidiendo de paso apreciar el enorme significado de aquella ruptura que Isidro Vanegas llama, como el título de su libro reciente, La revolución neogranadina (Bogotá: Ediciones Plural, 2013). Fueron años de “génesis” de la democracia, sumamente ricos en una experiencia que Vanegas bautizó como a un libro suyo anterior, El constitucionalismo fundacional (2012).

El nombre de “Patria Boba” no permite apreciar la dimensión de lo que lograron aquellos fundadores, en el contexto de sus tiempos y en medio de inmensas dificultades. E induce a pensar de manera anacrónica, exigiéndoles a los protagonistas del período faenas y resultados en circunstancias imposibles.

La valoración del pasado no es una preocupación exclusiva de los historiadores. Ni debe entenderse como un pasatiempo de anticuarios. Sobre todo cuando se trata de los orígenes de la república. Un autorretrato de “nación-boba” en su nacimiento, repetido hasta la eternidad, alimenta desalientos y cinismos frente a cualquier conquista. Y ayuda a perpetuar la falsa idea del fracaso bicentenario.

No se trata de glorificar el pasado. Apreciemos sus complejidades, logros, limitaciones. Acercamientos a la paz exigen deponer odios. No obstante, para propiciar un espíritu de unidad nacional no es necesario denigrar de la primera república.

Eduardo Posada Carbó

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.