El ébola sí puede reaparecer en una persona curada / Análisis

El ébola sí puede reaparecer en una persona curada / Análisis

Estudios indican que el virus que lo causa puede permanecer durante meses alojado en el cuerpo.

notitle
15 de octubre 2015 , 11:26 a.m.

El caso de la enfermera escocesa Pauline Cafferkey, de 39 años, tiene preocupados y desconcertados al personal médico y a las autoridades de salud pública que le han hecho frente a la epidemia de ébola, que desde diciembre del 2013 ha matado a 11.312 personas en África occidental.

Tras meses de dura batalla contra este mal en esa región del mundo, y luego de anunciarse que se está ganando la batalla contra él y que se tiene casi lista una vacuna, ocurrió lo impensable: Cafferkey, quien trabajaba con la organización caritativa Save the Children, contrajo el año pasado la enfermedad en Sierra Leona, uno de los países afectados por la epidemia.

Fue tratada con un medicamento antiviral experimental y con plasma sanguíneo de otra persona que se había curado de la enfermedad; evolucionó tan bien que el 24 de enero de este año los médicos certificaron su “completo restablecimiento” y fue dada de alta.

Sin embargo, el viernes fue remitida al hospital Royal Free, de Londres, desde un hospital de Glasgow (Escocia), adonde había ingresado tres días antes, porque se sentía mal. El centro asistencial londinense confirmó este jueves que la mujer está siendo tratada, de nuevo, por ébola en una unidad de aislamiento. Su estado es crítico.

Los casos de personas en las que resurge el ébola no son usuales, sobre todo por fuera del continente africano, donde éste fue detectado por primera vez hace cuatro décadas. De hecho, ni siquiera la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene documentados hechos similares.

Por razones que aún se investigan, puede reactivarse y empezar a reproducirse de nuevo, de manera exagerada (que es lo que puede estarle ocurriendo a la enfermera).

Lo que se sabe hasta ahora es que el virus puede permanecer inactivo en algunos sitios del cuerpo, especialmente donde el sistema inmune tiene poca actividad, como los órganos reproductivos y algunas partes del ojo y manifestarse particularmente en secreciones, como las lágrimas, la leche materna y el semen.

Un estudio publicado en la última edición de la revista ‘New England Journal of Medicine’ encontró que el 65 por ciento de los hombres que sobrevivieron a la enfermedad tenían en su semen el virus seis meses después de “curados” y un 25 por ciento, hasta nueve meses después.

Como no se conoce ni exacta ni suficientemente la evolución de esta enfermedad tras reactivarse, no es claro cuándo estas personas podrían transmitir el virus a otras, aunque se presume que puede ser de la misma forma que el ébola original: por contacto estrecho con órganos, sangre, secreciones y otros fluidos corporales de gente o animales infectados. En ese orden de ideas, las medidas de prevención deben ser igual de extremas.

Hay que anotar que los sobrevivientes suelen presentar, con el paso del tiempo, problemas médicos recurrentes, de diferente índole.

Este caso pone a pensar a los investigadores sobre si tales secuelas pueden deberse a que el virus se queda en sus cuerpos y sigue actuando de otras maneras o si son otra manifestación, no clara, de la enfermedad.

CARLOS F. FERNÁNDEZ

ASESOR MÉDICO DE EL TIEMPO

Escríbanos a carfer@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.