Cinco joyas religiosas para visitar en Colombia

Cinco joyas religiosas para visitar en Colombia

En estos templos están retratadas la fe y la riqueza arquitectónica del país.

notitle
14 de octubre 2015 , 04:45 p.m.

El Santuario de Las Lajas, en Nariño, fue elegido recientemente por el diario británico 'The Telegraph' como la iglesia más bella del mundo. Sin embargo, el de Ipiales no es el único templo en Colombia que muestra la herencia católica y la riqueza arquitectónica, cultural e histórica del país. A continuación, otros templos que atraen a fieles y turistas de Colombia y el mundo.

La patrona de Colombia

La Basílica de Chiquinquirá fue diseñada con un estilo neoclásico por el fraile capuchino Domingo Pérez de Petrés y se construyó entre 1796 y 1818. A diario, este santuario recibe peregrinaciones de devotos de todo el país que llegan hasta esta población boyacense a pedirle milagros y favores a la proclamada patrona de Colombia desde el 9 de julio de 1919.

La historia cuenta que el lienzo que lleva la imagen de Nuestra Señora del Rosario en Boyacá es milagroso. Allí aparece junto a San Antonio de Padua y San Andrés apóstol tras un cristal con finísimas joyas que los preserva desde 1987.

Basílica de Chiquinquirá.

La Catedral de Sal de Zipaquirá

Construida en el interior de una mina de sal, no es sede de ninguna parroquia. Aunque oficia algunos sacramentos, la Catedral de Sal de Zipaquirá (Cundinamarca) se ha convertido en un destino mayormente turístico por la colección artística de esculturas de sal y mármol que propician un ambiente religioso.

Inaugurada el 15 de agosto de 1953 en las antiguas galerías cavadas por indígenas muiscas dos siglos antes, fue remodelada en 1995. La idea de construir una capilla subterránea fue de Luis Ángel Arango, quien observaba la devoción de los obreros de las minas de sal, que adornaban los socavones con imágenes religiosas de sus santos y oraban antes de comenzar su jornada laboral.

Ángel en la Catedral de Sal.

La Catedral Primada de Bogotá

La Catedral Primada que conocemos hoy es el cuarto templo construido en el mismo lugar de la plaza de Bolívar, desde que se fundó la diócesis de Santa Fe de Bogotá, en 1539. La primera se comenzó a edificar en 1538 y la actual inició su construcción en 1807, con planos de fray Domingo Pérez de Petrés, arquitecto que también trazó la Basílica de Chiquinquirá y quien conservó el estilo neoclásico para el templo capitalino. En una de sus capillas se encuentran los restos del fundador de Bogotá, el conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada, y del Precursor de la Independencia, Antonio Nariño. Edificada junto al Congreso de la República, siempre ha sido la casa de un cardenal colombiano y ha sido testigo de la historia política y social de la capital.

Fachada de la Catedral.

Buga y su ‘Milagroso’

La tradición oral bugueña cuenta que en el siglo XVI una mujer indígena observó, mientras lavaba ropa en las orillas del río Guadalajara, cómo la corriente arrastraba un crucifijo.

Así comenzó la leyenda que convirtió al Señor de los Milagros de Buga en una de las imágenes más veneradas del país.

El ‘Milagroso’ es custodiado en un templo de estilo colonial inaugurado el 2 de agosto de 1907 y proclamado basílica en 1937 por el papa Pío XI.

El Señor de los Milagros.

Santuario de Las Lajas, Ipiales (Nariño)

Levantada entre 1916 y 1949, es una construcción de estilo neogótico ubicada sobre el río Guáitara, y un lugar de peregrinación y turismo desde el siglo XVIII, cuando era solo una capilla. Toma su nombre por la advocación de Nuestra Señora de Las Lajas, una imagen de la Virgen del Rosario que apareció sobre una piedra laja que se encuentra en un hueco en la pared del cañón del río Guáitara, lugar alrededor del cual se construyó el santuario.

Expertos aseguran que la imagen apareció sobre la roca sin que ninguna pintura o mano humana la interviniera.

El santuario de Las Lajas, considerado “el milagro de Dios sobre el abismo”, es visitado cada año por 750.000 feligreses, principalmente colombianos y ecuatorianos.

LAURA BAYER YEPES
Escuela EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.