La recuperación del campo

La recuperación del campo

Se requieren escuelas agrícolas donde se prepare a los hijos de agricultores y a los mismos padres.

12 de octubre 2015 , 07:58 p.m.

Permítanme poner un granito de opinión sobre el programa que pretende llevar a cabo el Gobierno para reactivar el campo, especialmente con el cultivo y la producción de alimentos que se vienen importando y que podrían ser suministrados por nuestros propios campesinos. EL TIEMPO, en su edición del 3 de octubre, dice: El campo se queda sin productores. Además de esto, los que quedan tienen un bajo nivel educativo y 17,4 % no sabe leer ni escribir. Para los programas de incremento o nuevos cultivos se necesita de unos mínimos conocimientos de los agricultores y sus hijos. Que sepan cuáles son los métodos de compostaje para los cultivos orgánicos; cómo hacer reforestaciones con árboles nativos; cómo cultivar a menor costo y otras maneras nuevas de producción que hoy ya existen en el mundo. Para facilitar esta labor, se requiere de institutos o escuelas agrícolas, donde se prepare a los hijos de los agricultores y a los mismos padres para esta nueva misión, que es importante para el posconflicto.

Gabriel Vanegas Cantor

El embeleco de la Cinco Mil

Señor Director:

Celebraciones van y vienen cada fin de semana para todo, menos para lo primero: el agua. Y sin agua no podremos volver a celebrar fiestas, ni habrá estudio en las universidades ni en los colegios. Se vino el verano y con él, el encarecimiento de todo lo que constituye vida: plantas, animales, verduras, frutas; y todos los seres vivientes están en peligro. El embalse de Aguilitas, seco; los ríos son ahora quebradas y las quebradas, solo piedra. Los socorranos debemos manifestarnos para que en el acueducto la Cinco Mil empiecen las obras. Desde hace tres años nos están amenazando los gobiernos local, departamental y nacional con que es un hecho; que la tenemos “de un cacho”. ¡Mentiras! Se ha convertido en un embeleco.

Fabio A. Ribero Uribe
Socorro (Santander)

Dios nos ampare

Señor Director:

Las dificultades de convivencia son cada vez mayores, porque la intolerancia, la falta de valores en los hogares y de autocontrol campean en nuestro medio. Ahora resulta que hay una pelea en la calle cada minuto. Coincido con el Comandante de la Policía de Bogotá, al asegurar que el 95 % de estas peleas son consecuencia de los efectos de las drogas y del alcohol. Si esto sucede ahora, ¿cómo será cuando se legalicen las drogas?

¡Que Dios nos ampare! Además de la falta de solidaridad de las personas presentes, pues muchas veces los observadores conocen a los agresores, porque son de la misma zona, pero no los denuncian. Esto es vergonzoso, teniendo en cuenta que muchas de estas peleas terminan en homicidios. Qué pasa con tantas campañas, seminarios, paneles, debates, etc. de convivencia, que muestran excelentes resultados; sin embargo, la realidad es otra.

Gerardo Dussán D.
Bogotá

________________________________________________________

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com, @OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.