El mundo contra Uribe

El mundo contra Uribe

Personajes oscuros parecen haberle comido cuento al castrochavismo, pues apoyan el proceso de paz.

notitle
12 de octubre 2015 , 07:58 p.m.

El castrochavismo o socialismo del siglo XXI se ha tomado el mundo. Todo parece indicar que el planeta entero ha traicionado al senador Uribe Vélez. Con excepción, claro está, de ilustres personajes e impolutos caballeros como el espadachín hiperbólico de Invercolsa, el guerrero analista Rangel, el furibundo Joseph Obdulio G(oebbels), exministro para la ilustración Pública y Propaganda y mano diestra del mesías, las damas de honor Cabal y Valencia y, no sobra agregar, las fidelísimas y no poco numerosas y delirantes huestes del cacique del Ubérrimo. Curiosamente, la palabra delirio, del latín delirium, viene de la palabra latina lira, surco. “Quienes no podían trazar un surco de manera correcta “deliraban”, lo que luego se comenzó a aplicar a quienes tienen sus facultades mentales perturbadas y se alejaban del surco de la realidad”.

Pues bien, ya es un hecho, no solo Santos traicionó a Uribe, buena parte del mundo lo hizo también. Personajes oscuros parecen haberle comido cuento al castrochavismo, pues apoyan el proceso de paz en Colombia. Comunistas como el Papa, Rajoy, Barack Obama, países poco democráticos como Noruega y Suecia, todos a una, como en Fuenteovejuna, parecen borregos –perdóneseme la redundancia– al apoyar un proceso que, a todas luces, les entrega a los Castro, a Maduro y a las Farc los destinos de la patria.

Es injusto con un hombre que solo y sólo ha patrocinado buenos muchachos, la lista es eterna, muchos de los cuales tuvieron que salir del país acosados por la justicia colombiana y otros tantos bien atendidos tras las rejas. ¿Por qué el mundo ha abandonado a este abanderado de la verdad y la justicia? Como bien lo afirma mi lúcido e irónico amigo virtual Samuel Rosales: “Toda América Latina es un fortín comunista controlado por el castrochavismo, los europeos se deschavetaron (¿o se ‘chavetaron’?... ya ni se sabe), el planeta es un complot todo... lo único diáfano y cristalino que queda en pie es el uribismo: ellos son los herederos de Montesquieu, los testigos de Rousseau, los defensores de Locke, los dignos de Hamilton, los demócratas por antonomasia”.

A los más importantes líderes del globo terráqueo y a las más prósperas naciones les han vendado los ojos. Parece ser que nadie quiere entender la importancia y necesidad de la ubérrima guerra.

MAURICIO POMBO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.