En el Pacífico es donde menos gente sale de la pobreza

En el Pacífico es donde menos gente sale de la pobreza

El 52 % de los habitantes en Colombia salió de la pobreza. En el Pacífico solo lo hizo el 41 %.

notitle
11 de octubre 2015 , 07:59 p.m.

En Colombia, la movilidad social –es decir, el avance de las personas de un nivel socioeconómico a otro– es lenta, pero al menos muestra algunos resultados, los cuales no son visibles en todas las regiones del país.

Es el caso de la zona pacífica, sobre la cual puso la lupa el centro de estudios económicos regionales del Banco de la República, que acaba de divulgar el informe ‘Movilidad social en el Pacífico colombiano’.

En el último año, de acuerdo con la medición del Dane a julio del 2015, en el total nacional la pobreza se redujo en 1,1 por ciento, al pasar de 29,3 a 28,2 por ciento. Sin embargo, la movilidad social intergeneracional, a través de la cual se compara el grado de logros socioeconómicos de los hijos con el de los padres, no mostró mayores avances en el Pacífico, una de las regiones prioritarias para el Gobierno por su alto nivel de rezago, según el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018.

De acuerdo con el estudio, “en términos generales, solo el 45 por ciento de los habitantes del Pacífico registraron un movimiento ascendente de una generación a otra, mientras que en el promedio colombiano el ascenso se dio en el 52 por ciento”.

Hay que destacar que este estudio incluye los departamentos de Nariño, Cauca, Chocó y Valle, este último con mejores condiciones, hecho que reduce el rezago para el total de la región.

Al contrario de lo que se cree, la investigación halló que, dentro de la región, el departamento con más logros es el Chocó y el peor es Cauca.

La movilidad social, en términos generales, es impulsada por las condiciones económicas, las decisiones políticas, la migración y la educación.

Desde esa perspectiva, la situación debe tener la trascendencia que se merece, pues, según Jholand Ayala, autor del estudio, “la movilidad social es tan importante como la reducción de la desigualdad, pues la falta de movilidad perpetúa las condiciones económicas de pobres y ricos”.

Para que se dé dicha movilidad, se requiere principalmente educación, de manera que se forme el círculo virtuoso: padres que envían a sus hijos a la escuela para que tengan mejores oportunidades que ellos en materia de ingreso, salud y desarrollo en general.

No obstante, los resultados en el Pacífico, en comparación con los del país, señalan la gran brecha que hay de una región a otra.

Así, de acuerdo con el estudio, la movilidad educativa, clave para el avance de la movilidad social, “ha sido inferior en alrededor de 30 por ciento frente al promedio colombiano”.

En consecuencia, “el ingreso promedio del hogar en la región equivale al 63 por ciento del promedio nacional”, agrega la investigación.

Dentro del estudio se destaca que, en el Pacífico, las personas hacen lo suyo para que se dé la movilidad social, pero “existen rigideces en la permanencia de las personas en la clase más alta y la más baja de origen”.

Las cifras así lo confirman. “La proporción de personas que descendieron en la escala social fue mayor para la región pacífica que para el promedio nacional en la mayoría de las clases. Por ejemplo, el 56 por ciento de los colombianos cuyos padres se encontraban en la clase 6 bajaron a clases inferiores, mientras que para el Pacífico fue del 77 por ciento”.

La investigación del Banco de la República confirma que, en la medida en que los padres son más educados, los hijos tienen mayor probabilidad de estudiar y ascender en la escala social.

Es así como “el 44,2 por ciento de los colombianos cuyos padres pertenecían a la clase social más baja (1) y que, por lo tanto, tienen menos acceso a la educación permanecieron en la misma clase”.

El rezago se ahonda en la mujer y, más aún, en la que es cónyuge, quien, según el estudio, “tiene menor movilidad”.

Por el contrario, las que son cabeza de familia registran mayor ascenso educativo que las cónyuges y, “en todos los casos, las brechas son más altas en la región pacífica que en el promedio colombiano”, añade el estudio.

¿Qué hacer?

La intención del estudio es, precisamente, identificar los elementos que impiden el ascenso social de las personas, para que se establezcan allí las estrategias sugeridas en el informe: “Es necesario diseñar las estrategias que incrementen el empleo y los ingresos a través de la creación de nuevas empresas, aumentar las tasas de cobertura de la educación superior a niveles similares o superiores al promedio nacional”.

El informe también sugiere “reducir o eliminar la corrupción y la incidencia del conflicto armado, que afecta en gran medida a la población civil, así como facilitar la migración hacia zonas con mayores oportunidades”.

ECONOMÍA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.