La encrucijada de Obama por Siria y Rusia

La encrucijada de Obama por Siria y Rusia

Lo último que necesita EE.UU. es una disputa donde no es claro quiénes son los buenos y los malos.

notitle
10 de octubre 2015 , 08:58 p.m.

Durante más de 4 años el presidente Barack Obama ha resistido, contra viento y marea, un incursión mas directa de Estados Unidos en el conflicto que sacude a Siria. Y su lógica ha sido simple. De salida ya de Irak y Afganistán tras casi 15 años de guerra, lo último que necesita el país es verse arrastrando en las arenas movedizas de una disputa donde no es claro quiénes son los buenos y los malos. (Lea también: El choque de Obama y Putin en la ONU frente a la paz en Siria)

No lo hizo ni siquiera cuando hubo pruebas contundentes de que el régimen de Bashar al Assad había utilizado armas químicas contra la población. De momento su repuesta ha sido enviar armas (de menor calado) a algunos grupos de oposición y, más recientemente, bombardear posiciones del grupo terrorista Estado Islámico (EI) tras considerar que este si constituye una amenaza para la seguridad nacional.

Pero el ingreso de Rusia en el tablero geoestatégico ha convertido a Siria en todo un dolor de cabeza para el presidente estadounidense. Quizá el reto más grande que ha tenido que asumir en los seis años largos que lleva a la Casa Blanca y que algunos ya comparan con la crisis de los misiles que vivió el presidente John F. Kennedy en 1961 (?) y que llevó al mundo al borde de una guerra nuclear. (Vea también: Rusia destruyó arsenales de Estado Islámico y un centro de mando)

Desde la semana pasada Moscú inició una campaña militar en este país con bombardeos aéreos y navales y que, según la propia OTAN, ya contiene un componente de soldados en tierra. De acuerdo con el presidente Vladimir Putin su objetivo también es el EI y ha propuesto cooperar con Occidente. Pero en el Pentágono tienen muy claro que su objetivo es otro.

De acuerdo con Anthony Cortesana, del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales, Rusia busca defender el régimen de al-Assad, con el que lo une una relación de más de 40 años y uno de sus principales cliente para la venta de armas. Así mismo, por que su gobierno (y de su padre antes), le han permitido mantener una base naval en Tartus que es crítica para sus intereses en el Mediterráneo.

"Con sus acciones le está diciendo a la región y al mundo que están determinados a impedir que al-Assad sea removido por la fuerza", dice por su parte Ayham Kamel, del Grupo Eurasia. Así mismo, se está asegurando que en caso de prosperar algún acercamiento de paz, al Assad tenga una mano más fuerte y Rusia un papel en el futuro de un país clave para la estabilidad de oriente medio.

Para lograrlo no solo está bombardeando posiciones del EI sino de otros grupos de oposición que también pretenden derrocar al régimen.

El problema es que, al hacerlo, está golpeando a los mismos rebeldes que EE.UU. ha estado armando.

De paso, dice Aaron David Miller, del Woodrow Wilson Center, plantea un serio reto a la supremacía de Washington. "Al no responder -opina Miller- la administración de Obama deja una imagen de debilidad y parálisis. Putin lo hace por que sabe que el Presidente, al que solo le queda un año y medio en el poder, no le interesa cambiar a estas alturas su política hacia Siria y menos confrontar al Kremlin.Yo lo había tanteado en las crisis de Ucrania y Crimea y ahora lo hace de frente en un conflicto que no es indiferente para EE.UU.".

Así, al menos, lo están vendiendo sus rivales políticos, que no han dejado de golpearlo y exigir una posición más resuelta frente a la crisis.

Este lunes, el candidato a la nominación republicana Marco Rubio le pidió a Obama implementar una zona de exclusión aérea para defender a los rebeldes y dijo que era preferible una confrontación con Rusia que permitir que Putin actúe a su antojo en Siria.

"Las consecuencias de no hacer nada me asustan más que el prospecto de una confrontación militar", dijo el republicano.

Se trata de palabras mayores que si bien pueden ser entendidas en el contexto de una carrera presidencial, dejan claro la enorme presión bajo la que está Obama para que defienda los intereses de EE.UU.

El presidente ha dicho que bajo ningún motivo pretende convertir la situación en Siria en una ¨guerra de poder¨, con Rusia como las que se pelearon durante la "Guerra Fría".

Pero la realidad en el terreno quizá terminen forzándolo. En lo que va de esta semana -de acuerdo con la OTAN- Moscú ha violado ya en dos ocasiones el espacio aéreo de Turquía. Y se supone que la Alianza Atlántica, de la que es parte EE.UU., debe responder ante cualquier agresión a uno de sus miembros.

Además, con aviones sirios, rusos y de la OTAN compartiendo el mismo espacio aéreo las posibilidades de una confrontación accidental son muy altas. Y eso, sin duda, escalaría aún más el conflicto.

La encrucijada de Obama es bien compleja pues ya hasta voces aliadas como las de Zbigniew Brzezinski, ex Asesor de Seguridad Nacional durante la administración de Jimmy Carter, le están pidiendo mano firme.

Varios han sugerido que EE.UU. puede contrarrestar a Rusia sin el riesgo de una confrontación militar. Por ejemplo, ampliando las sanciones económicas contra Moscú, aumentar el flujo de armas a la oposición en Siria, dotar al gobierno de Ucrania con un fuerte arsenal para que combata a los separatistas (pro rusos) y hasta implementar la zona de exclusión aérea que le piden los republicanos.

Pero se trata de escenarios hostiles frente a los que Moscú probablemente reaccionaria con otro golpe.
En cualquier caso todo indica que Siria, el conflicto que Obama siempre quiso evitar lo atormentará hasta el último día de su presidencia.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.