¿Podría un robot meditar?

¿Podría un robot meditar?

Los robots nunca se distraen; por eso, cualquier ejercicio para mejorar su concentración sobra.

notitle
10 de octubre 2015 , 08:56 p.m.

La meditación de la atención total es un ejercicio de concentración durante el cual el practicante vigila desinteresada, imparcial y cuidadosamente algunas funciones orgánicas como la respiración, las sensaciones o los estados mentales. Un robot ‘moderno’ es una máquina computarizada que puede hacer autónomamente el trabajo de una persona.

La palabra ‘robot’, acuñada por Isaac Asimov en 1941, fue del dominio exclusivo de la fantasía hasta hace pocas décadas. Sin embargo, con los adelantos científicos, las máquinas inteligentes invadieron todos los campos de la actividad humana y están ahora ejecutando tareas jamás antes soñadas. ¿Podrían los robots avanzados meditar?

Tres décadas atrás, el término ‘robot’ me traía inmediatamente a la cabeza a R2-D2, el simpático autómata de ‘La guerra de las galaxias’; ahora la misma palabra pronto la asocio con el automóvil sin conductor de Google. Cuando veo los videos que hay en la red sobre este equipo, debo pellizcarme para asimilar que, a diferencia de R2-D2, el carro Google no es ciencia ficción y que será de uso común en menos de una década. Por ello utilizo sus características para discutir el tema de esta nota.

Según Sridhar Lakshmanan, un experto en coches autónomos, un vehículo realmente autónomo necesita tres componentes: (1) un sistema de posicionamiento global (GPS en inglés), (2) un sistema de reconocimiento de los alrededores del carro, y (3) un ‘supersoftware’, que, integrando las funciones anteriores, coordina la ejecución de las labores equivalentes que haría un chofer.

Con su teléfono, para comenzar, el pasajero le informa al carro su destino. El componente 1, el GPS, ubica la localización actual y, con una tecnología de imágenes satelitales existente desde hace rato, planea la ruta solicitada. Una vez ubicados inicio y punto final, el componente 2, un conjunto de radares, cámaras y láseres, entra en acción para monitorear los 360 grados alrededor del coche durante todo el recorrido.

El sistema de reconocimiento ejerce una ‘atención total’ de proporciones mayores a las que podría lograr un ser humano. El componente 2 no se descuida un segundo y, por los cuatro lados del vehículo, identifica sin cesar todo lo que se mueve (carros, ciclistas, personas, obreros en la vía…) y todo lo que está quieto (coches parqueados, semáforos, señales, postes…). El ‘supersoftware’ es el componente 3, que propiamente reemplaza al chofer incluyendo, al final de la ruta, su recomendación verbal para que el pasajero no olvide sus pertenencias.

¿Podría el carro de Google meditar? Aquí es necesario aclarar la palabra ‘meditación’, pues este ejercicio tiene muchas variaciones. Es obvio que semejante máquina tan sofisticada bien podría hacernos creer que está meditando con una de las tantas aproximaciones existentes, sea repitiendo mantras ‘potentes’, contando los granos de un rosario (mala), ocupándose en descifrar paradojas impenetrables (koans), o coreando cánticos sagrados en sánscrito.

No obstante, como un aparato electrónico no funciona con señales nerviosas y carece de funciones orgánicas (respiración, sensaciones, estados mentales…) para focalizarse en ellas, lo máximo que los carros Google podrían hacer a fin de convencernos de que están practicando meditación de atención total sería quedarse quietos, con sus radares, láseres y cámaras fuera de servicio. Un observador desprevenido no se imaginaría que el aparato está meditando sino que está apagado.

La pregunta de la nota y su respuesta son ambas ingenuas: un robot jamás logrará hacernos creer que está practicando meditación, de cualquier tipo, y menos de atención total. Hay que resaltar, sin embargo, que los robots, a no ser que estén dañados, nunca se distraen y, en consecuencia, cualquier ejercicio para mejorar su capacidad de concentración carece de sentido y les sobra.

En el momento mismo en que un automóvil Google se descuide, ocurrirá un accidente; el equipo en acción siempre tiene que permanecer atento y ‘consciente’: o está concentrado trabajando o está apagado descansando. Somos los humanos –no los robots– quienes, por la volatilidad de nuestra cabeza, sí necesitamos practicar meditación de atención total, esperando que la concentración en nuestras actividades mejore, como está comprobado que en realidad ocurre. Paralelizando de alguna forma con los carros Google, los humanos siempre deberíamos estar conscientes (esto es concentrados) o dormidos (esto es apagados). La meditación de atención total nos ayuda para hacer bien ambas cosas.

GUSTAVO ESTRADA
Autor de ‘Hacia el Buda desde el Occidente’
http://www.harmonypresent.com/Armonia-interior

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.