Nobel de Paz: reconocimiento al país donde nació la 'primavera árabe'

Nobel de Paz: reconocimiento al país donde nació la 'primavera árabe'

Cuarteto para el Diálogo Nacional recibió el premio por evitar que Túnez cayera en una guerra civil.

notitle
10 de octubre 2015 , 05:03 p.m.

Para sorpresa de muchos, ni Angela Merkel ni el papa Francisco se llevaron el Nobel de la Paz. El premio fue para el llamado Cuarteto para el Diálogo Nacional de Túnez y supuso un espaldarazo a la frágil democracia del país, que a pesar de algunos reveses es considerada un modelo para los protagonistas de la "primavera árabe".

El jurado elogió al Cuarteto, formado por cuatro organizaciones clave de la sociedad civil tunecina, por allanar el camino hacia un diálogo pacífico entre ciudadanos, partidos políticos y autoridades.

El Cuarteto, integrado por el sindicato Unión General Tunecina del Trabajo (UGTT), la patronal de empresarios UTICA, la Liga Tunecina de Derechos Humanos (LTD) y la cámara de abogados, se creó en el verano de 2013, cuando el proceso de democratización del país norteafricano se encontraba en peligro de colapsar tras el asesinato de varios políticos, que desató disturbios sociales.

Entonces, por iniciativa del sindicato UGTT comenzó un "diálogo nacional" a partir del cual se creó un gobierno de transición integrado exclusivamente por expertos independientes. La organización "estableció un proceso político pacífico y alternativo en un momento en que el país estaba al borde de la guerra civil", destacó el comité Nobel.

Así, se convirtió en un "instrumento para posibilitar que Túnez, en el espacio de unos años, estableciera un sistema constitucional de gobierno garantizando los derechos fundamentales de toda la población, sin importar el género, las convicciones políticas o creencias religiosas", señaló el comité.

A comienzos de 2011, manifestantes tunecinos dieron pie a un alzamiento en el mundo árabe que derrocó a dictadores y desestabilizó el statu quo. Túnez es el único país de la región que lucha duramente por construir una democracia junto a una serie de fuerzas políticas y sociales en un diálogo para elaborar una Constitución, formar una legislatura y crear instituciones democráticas.

"Más que nada, el premio pretende ser un estímulo para el pueblo tunecino, que pese a los grandes desafíos estableció las bases para una fraternidad nacional que el comité espera sirva como ejemplo a seguir por otros países'', dijo la presidenta del comité, Kaci Kullmann Five.

Con esta decisión de la Academia Sueca, atrás quedaron los otros 276 nominados. Entre los favoritos estaban la canciller alemana, Angela Merkel, en representación de los mediadores en la reciente crisis de los refugiados, y el papa Francisco, por su mediación en el deshielo de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, la defensa del medio ambiente y la oposición a las armas nucleares.

El año pasado, el premio fue para los activistas Kailash Satyarthi y Malala Yousafzai por la lucha por la escolarización universal y los derechos de los niños.

Por su parte, el presidente norteamericano Barack Obama dijo que el premio era "un tributo a la perseverancia y al coraje del pueblo tunecino que, ante los asesinatos políticos y ataques terroristas, tuvo un espíritu de unidad, de compromiso y de tolerancia".

El mandatario recordó que en mayo se reunió con su homólogo tunecino, Beji Caïd Essebsi, en la Casa Blanca, y destacó que en una región presa de "tanto tumulto y violencia" Túnez "muestra el camino hacia un futuro mejor".

Muro contra el Estado Islámico

Pero la alegría de políticos y activistas contrastaba este sábado en la calles tunecinas con el desapego de la población, que se preguntaba si realmente va a servir para mejorar su difícil vida.

Inmerso en una región inestable, Túnez enfrenta desafíos políticos, económicos y de seguridad. Más del 15% de los 11 millones de tunecinos están desempleados. Otro gran reto es el terrorismo y la amenaza militar de las milicias islamistas que operan desde las vecinas Libia y Argelia.

De hecho, este año, el país fue golpeado por dos atentados extremistas en los que murieron 60 personas y que devastaron el sector turístico.

A inicios de julio, el gobierno se vio obligado a reinstaurar el estado de urgencia que prevaleció de 2011 a marzo de 2014.

Percibida como un riesgo de retroceso en materia de libertades públicas, la medida, que otorga poderes excepcionales a las fuerzas del orden, fue levantada finalmente el 2 de octubre, aprovechando la relativa calma en el terreno de la seguridad.

Desde marzo, unas 20 células terroristas fueron desmanteladas, según el Ministerio del Interior.

Túnez también emprendió la construcción de un muro en su frontera con Libia, donde el caos permitió la emergencia del grupo EI.

Los aliados de Túnez, encabezados por Estados Unidos y Francia, empezaron a reforzar su cooperación en materia de seguridad, ya que el país se convirtió en "aliado principal no miembro de la OTAN". Y anunciaron un programa de 20 millones de euros destinado a apoyar a las fuerzas especiales y los servicios de inteligencia.

Una difícil transición

La transición política no es sencilla en Túnez, pero actualmente tiene un gobierno de unidad nacional y se celebran regularmente elecciones libres.

El país, con 10,8 millones de habitantes, tiene en la industria turística su principal fuente de ingresos; pero la ola de violencia golpeó duramente a esta industria y actualmente Túnez se encuentra lejos de los ingresos que tenía antes de 2010, con más de siete millones de visitantes anuales. El gobierno tiene un déficit de 6,7% y la deuda alcanzó el 50,9% del PBI en 2014

Tanto el desempleo como el terrorismo carcomen la transición política en Túnez. El país lidera la lista de naciones "exportadoras" de jihadistas, seguido de Arabia Saudita. En junio pasado, con la muerte de 37 personas, un ataque contra turistas en dos hoteles del balneario de Susa se convirtió en el atentado más grave en suelo tunecino

Cronología del país donde la "primavera árabe" nació

17/12/2010

Suicidio a lo bonzo

En un país con abismales diferencias económicas, el joven vendedor ambulante Mohammed Bouazizi se suicidó a lo bonzo luego que la policía le confiscara su puesto callejero

14/1/2011

Caída de Ben Ali

La muerte de Bouazizi desencadenó una ola de protestas por las malas condiciones de vida de la población; el autocrático presidente Zine El Abidine Ben Ali, que gobernaba desde 1987, lanzó una feroz represión que dejó 66 muertos. Finalmente renunció el 14 de enero

27/2/2011

Cae el líder de transición

Un gobierno de transición liderado por Mohammed Ghannouchi y formado por aliados de Ben Ali duró poco más de un mes.

13/12/2011

Asume Marzouki

Tras las primeras elecciones libres, en diciembre asume el líder opositor Moncef Marzouki.

GDA / LA NACIÓN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.