'El clan', la película argentina del momento

'El clan', la película argentina del momento

Recibió el León de Plata en Venecia al mejor director. Retrata lo peor de la condición humana.

notitle
10 de octubre 2015 , 05:01 p.m.

La película argentina ‘El clan’, dirigida y escrita por Pablo Trapero (Carancho) arranca con una escena desconcertante. En un tranquilo y acogedor salón familiar argentino de los años 80, hay un joven llamado Alejandro ‘Álex’ Puccio (Peter Lanzani) viendo televisión sobre el sofá, y su novia Mónica (Stefanía Koessl) está en la cocina cuando, violentamente, irrumpe la policía. Apuntan al sorprendido Álex y encuentran en una escondida habitación de la casa lo que andaban buscando: una mujer secuestrada por la familia Puccio, clan liderado por el oscuro patriarca Arquímides (un excelente Guillermo Francella).

En la vida real, en la Argentina de los años 80, esta familia fue fuente de noticias de la crónica roja gracias a una historia con componentes casi inverosímiles. Durante años, ‘El clan’ Puccio secuestró, pidió rescate y luego asesinó a vecinos del acomodado barrio de San Isidro en un macabro plan basado, en muchas ocasiones, en el mismo modus operandi. Funcionaba así: Álex, el hijo rugbista y seleccionado del equipo Los Pumas, una figura del deporte en Argentina, era el encargado de generar confianzas entre algunos compañeros, chicos de buena condición y familias adineradas. Luego, Arquímedes, el padre –más otros secuaces– daban el zarpazo, y a punta de pistolas y caras cubiertas, secuestraban, en encerronas de autos, a su propio hijo (para luego soltarlo, claro) y al chico con dinero de turno.

El director Pablo Trapero ha señalado que esta historia, que se estrena el jueves en Colombia, le “voló la cabeza” a los 14 años. “Imaginate, siendo un chico veía los titulares: ‘Una familia de San Isidro secuestra a sus conocidos en su propia casa. ¡Qué tremendo!’”, dice Trapero en el Hotel Hilton de Toronto. Después, dice, cuando comenzó a estudiar cine en los años 90, en Buenos Aires, la idea de hacer una cinta sobre los Puccio creció aún más fuerte.

El director de Mundo grúa, la espectacular El bonaerense, Carancho y Elefante blanco, entre otras, siempre tuvo un pie puesto en este relato policial digno del novelista con la imaginación más afiebrada.

En el 2012 Trapero anunció que haría la película. Venía investigando el caso de manera personal desde 2007, según cuenta el trasandino, que se acaba de unir al club de los realizadores que llevan más de un millón de espectadores al cine en Argentina, como Damián Szifron y sus Relatos salvajes o Juan José Campanella y El secreto de sus ojos y Metegol. Trapero es obsesivo con las indagaciones para sus filmaciones, pero por primera vez trabajó con un material basado en hechos reales. Ganador del León de Plata al Mejor Director del Festival de Venecia, Trapero nunca había trabajado en una producción que fuera de época, ambientada en el pasado. Su línea se había instalado siempre en la Argentina contemporánea, en un presente cómodo y continuo. Por eso, ha explicado, buscó alejarse de su zona cómoda e internarse en un episodio oscuro de la historia criminal argentina. Un contexto dramático que le sirve al realizador para hacer comentarios sociales y políticos sobre su país, como la impunidad social y una cierta ausencia de reacción y justicia para evitar el secuestro, muerte y desaparición de personas.

Recrear la historia fue una tarea titánica: “En los medios de la época no había más que consignación de las fechas y los datos duros. No me servían para ver cómo los Puccio se movían en su casa, cómo hablaban entre ellos. Así que fuimos (él y su equipo) de alguna manera periodistas y detectives privados. Hablamos con amigos, vecinos, fuimos al club de rugby. Además, desde 2007 yo había empezado mi propia investigación personal”.

El efecto Francella

Manejar al actor y comediante Guillermo Francella fue quizás el desafío más potente para Trapero a la hora de construir este mundo de crimen y fuerzas humanas en contradicción. La marca de fábrica del actor de Corazón de León es la comedia televisiva y el humor masivo. Y también su inolvidable papel en El secreto de sus ojos. Aquí juega al rol de un sicópata que manipula a sus hijos y los convence de ayudarlo en los secuestros. El reto fue encontrar el tono perfecto entre el personaje de una película y la persona real detrás de esta historia.

“Yo tenía la duda de si Guillermo iba a aceptar, porque es duro para un actor hacer de un personaje odiable, pero su compromiso fue enorme”, cuenta el realizador.

Trapero fue distinguido hace unos meses como Caballero de las Artes en Francia (sin contar su presencia como presidente del Jurado de Una Cierta Mirada en Cannes 2014) y ahora con el León de Oro en sus manos, se ha transformado en un director que está entrando a las grandes ligas.

“La película se vendió a Francia, Estados Unidos, Italia, ha sido una cosa enorme”. Él sabe que después de triunfar en Venecia y pasar por Toronto, tiene muchas posibilidades de terminar nominado en los premios Oscar de los próximos meses.

En las grandes ligas

‘El clan’, que acaba de ganar el León de Plata al Mejor Director en el Festival de Venecia, marca un ascenso en la carrera de Pablo Trapero porque demuestra con esta producción de corte clásico un espíritu más masivo que su cine previo, pero sin perder las cualidades de su rúbrica como director. Trapero ha dicho que antes de su Elefante blanco no se había sentido seguro para encarar una exigente producción como lo fue ‘El clan’: un rodaje que fue más costoso por tratarse de una acuciosa recreación de época.

Y el resultado es que ‘El clan’ es el mejor título de su carrera. Están, como pasa en su cine, las anotaciones sociales, una cámara deslumbrante, una libertad visual sobresaliente y un uso del lenguaje cinematográfico, con un montaje soberbio, que se salta las ataduras del cine más televisivo y ‘cuadrado’. Pero hay también un mayor acercamiento a los planos tradicionales, a la comprensión de lectura clásica y un relato tradicional.

ERNESTO GARRATT VIÑES
El Mercurio (Chile)
Toronto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.