Juan Carlos Osorio es el técnico 'lindo y querido' por México

Juan Carlos Osorio es el técnico 'lindo y querido' por México

Llega al cargo más importante que haya tenido un técnico colombiano en el exterior. Perfil.

notitle
10 de octubre 2015 , 04:01 p.m.

La historia de Juan Carlos Osorio como entrenador se partió en dos este sábado. El risaraldense llegó a un acuerdo para convertirse en el nuevo técnico de México, una de las selecciones más prestigiosas del continente. Con eso, pasa a ser el colombiano con el cargo más importante en el exterior en toda la historia, sin contar clubes. (Lea aquí: Ya hay acuerdo para la llegada de Osorio a la selección de México)

A los 54 años, otra vez por fuera del país, como cuando hace 30 dejó atrás a su familia para ir a probar suerte a Estados Unidos, Osorio asume el reto de dirigir a una de las selecciones más difíciles de manejar, por todo el entorno que rodea al fútbol mexicano, con un poder económico enorme, con asistencia casi perfecta a los mundiales (ha ido a 15 ediciones de 20), pero que no ha podido reflejarlo en actuaciones destacadas, más allá de una Copa Confederaciones ganada en 1999.

Nacido en Santa Rosa de Cabal, Osorio se fue a vivir a Pereira con su familia cuando tenía 12 años. Y su padre, Hernán, hincha de Nacional, le pegó el virus del fútbol. Sin embargo, el pequeño Juan Carlos, que ya había intentado ser portero a los 9 años, en su tierra natal, no siguió los colores de su padre, sino que se volvió hincha de Millonarios.

A su llegada a Pereira, se dedicó de lleno al fútbol y llegó al primer equipo del Deportivo Pereira, en 1981. En ese equipo, conoció a alguien que, con los años, quedaría en la historia del club como el futbolista con más partidos en el mismo, Pompilio Páez. Se convirtió en su mejor amigo y, con el tiempo, en su fiel escudero, que lo ha acompañado en casi todas sus aventuras como director técnico.

Pero para que volvieran a compartir en un equipo pasaron muchos años, aunque el contacto siempre existió, por carta o por teléfono. Cansado de no tener oportunidad, Osorio se fue a Estados Unidos en 1985 a estudiar inglés. Aunque su abuelo le patrocinó el viaje, Osorio tuvo que trabajar para sobrevivir. Así, fue obrero (ayudó a construir carreteras), trabajó en una cafetería y luego, finalmente, se vinculó al fútbol, después de estudiar Ciencias del Ejercicio y Rendimiento Humano en la Universidad de Connecticut. Título en mano, comenzó el segundo capítulo de su historia en el fútbol. Obtuvo, en su paso por Europa, la licencia de técnico de la Federación Holandesa y terminó un posgrado en Ciencia del Fútbol de la Universidad de Liverpool.

El ‘recreacionista’

Osorio está acostumbrado a los retos. Y a imponer su estilo de trabajo. “No vengo a revolucionar el fútbol colombiano”, le dijo a EL TIEMPO poco después de llegar a Millonarios, su primer equipo en el país, en el 2006. Pero los primeros jugadores que trabajaron con él recuerdan cómo hacía práctica de fútbol todos los días, y no solo los jueves, como se acostumbraba (y aún se acostumbra) en muchos equipos. Y todos los trabajos, incluso los físicos, eran con balón.

“Jugar en una semana 90 minutos no sirve. Lo mismo que un atleta de fondo siempre trabaja en distancia, el futbolista necesita mejorar su parte anaeróbica, su explosión y su reacción”, explicaba Osorio en el 2006.

Juan Carlos Osorio y sus acostumbrados apuntos. (Archivo ETCE)

También comenzaron a hacerse famosas sus libretas y sus apuntes en dos colores, el rojo para marcar los defectos y el azul, para señalar las virtudes. “Mi padre me enseñó que es mejor un lápiz corto que una memoria larga”, dijo en el 2013, después de su tercer título con Nacional. Pero las libretas no son solo para su trabajo como técnico, sino para apuntar consejos que después les transmite a sus hijos, Juan Sebastián, de 15 años, y Sergio, de 13.

Osorio “importó” elementos y métodos de trabajo que aprendió en cinco años de trabajo con el Manchester City, de Inglaterra, a donde llegó en el 2001, recomendado por Kevin Keegan, legendario jugador inglés de los años 70 y 80. Y eso le valió críticas muy fuertes, incluso de gente del fútbol local, como Luis Augusto García, también extécnico de Millonarios, y en ese entonces vinculado al equipo como accionista.

“Él es un animador, un recreacionista, un estúpido, pero director técnico nunca, porque jamás ha dirigido un equipo de fútbol”, llegó a decir el ‘Chiqui’ de él, cuando la relación con Osorio se rompió. Y la vinculación con Millos también: en el 2007, el DT regresó a EE. UU., para dirigir primero al Chicago Fire y luego, al New York Red Bulls. Comenzaba a forjarse la historia de uno de los técnicos colombianos más ganadores de los últimos tiempos en el fútbol local.

Los títulos

A su regreso de la MLS, donde fue campeón de la Conferencia Este con Red Bulls y luego perdió la final, Osorio regresó al país, muy cerca de su casa, a Manizales, donde le dio un nuevo título al Once Caldas. Y luego, logró un histórico tricampeonato con Atlético Nacional, donde recibió muchas críticas al comienzo, para luego despedirse con los elogios de una hinchada que poco a poco entendió su idea y que celebró, además, una Superliga y dos copas Colombia.

Juan Carlos Osorio celebra uno de los títulos que ganó con Nacional. (Archivo EL TIEMPO)

Esos antecedentes lo llevaron a uno de los grandes del continente, São Paulo, de Brasil, que apenas lo tuvo en sus filas 3 meses. Ahí lo llamó México, para cumplirle, por fin, el sueño de ser seleccionador nacional, algo que había aplazado en dos ocasiones. En el 2011 tenía todo arreglado con Honduras, pero no quiso dejar inconcluso el torneo con Once Caldas. Y en el 2014 sonó para Costa Rica.

“Hay técnicos con una capacidad probada y sobrada. La madurez del extécnico del São Paulo nos llama la atención, no solo en la parte futbolística, de estudio y preparación, sino también el deseo, la ilusión y el compromiso”, señaló Guillermo Cantú, secretario general de la Federación Mexicana de Fútbol. Osorio será presentado el miércoles y se sentará en el banco del estadio Azteca el 7 de noviembre para enfrentar a El Salvador y buscar un cupo para Rusia 2018, el mayor reto de su carrera.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes
@josasc

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.