Katy Perry dio un polifacético show en Bogotá

Katy Perry dio un polifacético show en Bogotá

La estadounidense se montó en un caballo simulado, un carro de mentiras y hasta se disfrazó de gata.

notitle
10 de octubre 2015 , 03:55 a.m.

Katy Perry llegó a Bogotá con su ‘Prismatic World Tour’ y cumplió el sueño de más de un fanático colombiano.

Pese a que no salió a escena a las 9 p. m., como se tenía previsto, la artista se reivindicó abriendo su show con un despliegue escenográfico lleno de color y humor que ya se conoce en sus videos.

Los fanáticos corearon a una voz la canción ‘Roar’ y ella movió su cuerpo junto a sus bailarines, consciente del efecto que su traje luminoso causaba.

Pero la euforia del público llegó cuando en la pantalla LED aparecieron tres pirámides. Todos sabían lo que significaba, Perry interpretaría la canción Dark Horse cuyo video es uno de lo más vistos en la plataforma YouTube.

Katy Perry no se ha ganado a su público siendo minimalista, por eso apareció de nuevo en el escenario vestida con brillantes y una peluca negra, montada sobre un caballo de color dorado y en medio de un ambiente que transportó a los asistentes al Antiguo Egipto. El tema musical sonó y de nuevo las voces compitieron por demostrar su fanatismo hacia la cantante pop.

De ser la imponente reina de un poderoso imperio, Perry pasó a ser una chica sensual al interpretar ‘I Kissed a girl’, canción que la catapultó a la fama hace algunos años.

El show se detuvo y la gente se entretuvo viendo a unos gatos en la pantalla, pero poco después el escenario recibió algunos bailarines que, disfrazados de felinos, acompañaron a su líder en la interpretación de otro de sus mayores éxitos, ‘Hot n cold’.

Tras un fugaz lapso, la artista salió con un vestido blanco y una capa cubierta de cristales, una peluca y el micrófono en la mano, esta vez no para cantar sino para saludar a sus anfitriones. Su nueva faceta: Katy Perry chistosa.

Comenzó intentando decir algunas palabras en español, logró decir leche, queso y señorita. También afirmó que quería tener un novio colombiano y hasta fingió estar agripada por el clima de Bogotá.

Con espontaneidad y frescura procedió a uno de los actos más esperados de la noche, elegir a uno de sus fanáticos para que subiera al escenario.

La afortunada fue una bumanguesa de 16 años llamada Mariana, aunque Perry le dijo “María, mañana y maraña…mañana es tomorrow”. Su fanática le enseñó algunas frases y términos en español, entre otros, bandeja paisa a lo que su ídolo respondió “pizza” en vez de paisa agitando las manos y brincando.

La chica bajó del escenario pero la emoción siguió subiendo. Katy Perry pasó de hacer reír a conmover. Tomó su guitarra, afianzó un gesto acorde a la canción que venía y desplegó su capacidad vocal interpretando ‘The one that got away’ y otras más.

Finalizado este acto se envolvió en la bandera de Colombia y le agradeció al público haberla esperado, no sin agregar que “se sentía conmovida porque su gira por Sudamérica terminaba precisamente este viernes, en Bogotá”.

El concierto pareció llegar a su fin, pero la Katy de escenografías cargadas apareció de nuevo con un traje neón y un carro muy femenino. Cantó, bailó y cerró su espectáculo a las 11:30 p. m. con el tema ‘Firework’.

Tras el repertorio lleno de fantasía y humor, los que no tenían carro protagonizaron una procesión por la Autopista Norte hacia el sur en busca de un medio de transporte que, en algunos casos, no lograron obtener sino hasta las 2 a. m.

NEREO ORTEGA
Cultura y entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.