Colombiano ve 'otra luz' en justicia de Estados Unidos

Colombiano ve 'otra luz' en justicia de Estados Unidos

notitle
09 de octubre 2015 , 10:26 p.m.

Nueva York (Efe). Luego de evaluar nueva evidencia presentada en varias audiencias, un juez estatal ordenó esta semana un nuevo juicio para un colombiano que cumplió 25 años de cárcel tras haber, supuestamente, participado en el asesinato, en 1990, de un turista de Utah en el metro de Nueva York.

Johnny Hincapié, de 42 años, irrumpió en llanto y su familia aplaudió al escuchar la decisión del juez Eduardo Padró, de la Corte Suprema de Nueva York, de que la evidencia presentada al tribunal garantizaban un nuevo juicio, algo que Hincapié y sus familiares estaban esperando hace un cuarto de siglo.

“Me siento maravilloso, maravilloso. Me siento libre”, dijo Hincapié al diario estadounidense The New York Times al salir de la audiencia donde lo esperaban sus seres queridos y decenas de personas que seguían el proceso.

“Es triste que me tocó esperar 25 años para que se conociera la verdad. Es triste que tengan a un hombre inocente en la cárcel por mucho tiempo debido a una falsa confesión que nunca debió haber existido, pero gracias a Dios ahora puedo empezar de nuevo y dejar todo atrás”, agregó Hincapié al medio estadounidense.

El colombiano es una de las seis personas presas por el asesinato de Brian Watkins, un turista de Utah (EE. UU.), apuñalado en 1990 en una estación de metro cuando defendía a su familia de al menos cinco asaltantes.

Durante las audiencias, tres testigos aseguraron que Hincapié no estaba en el lugar cuando Watkins fue asesinado, señala The New York Times. Su abogado, Ronald Kuby, dijo al juez que cinco de los implicados en el asesinato ya están en libertad y destacó el comportamiento ejemplar de su cliente en la cárcel, donde obtuvo una maestría en teología y ha ayudado a otros reos.

Minutos después de finalizarse la audiencia todo se tornó confuso cuando, al juez ordenar la liberación de Hincapié, se supo que podría ser enviado a una cárcel federal para ser deportado.

Hincapié no es ciudadano estadounidense, solo residente legal, y desde que fue condenado por el crimen hay una orden de deportación pendiente en su contra. El juez decidió entonces, por petición del abogado de la defensa, enviarle a la cárcel municipal de Riker’s Island, donde pagó una fianza de un dólar y quedó libre al día siguiente, lo que detendría su deportación.

Ahora, Hincapié tendría que esperar al 9 de noviembre donde se conocerá si la Fiscalía de Manhattan impulsará un segundo juicio como ordenó el juez Padró. Su familia considera que el asunto judicial debería llegar a su fin si se toman en cuenta los años de la condena que ya cumplió así como los testimonios que indican que él no hizo parte de la muerte de Watkins. 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.