Mujeres ganan 12 por ciento menos que hombres en cargos iguales

Mujeres ganan 12 por ciento menos que hombres en cargos iguales

Encuesta de equidad de género revela los obstáculos para ellas en el ámbito laboral.

notitle
09 de octubre 2015 , 08:28 p.m.

En Colombia, las mujeres devengan 12 por ciento menos que sus pares, así ocupen el mismo cargo. Solo 41 por ciento de la fuerza laboral de planta es integrada por ellas, y en cargos de alta dirección apenas ocupan 34 por ciento.

En la medida en que aumenta el nivel del cargo disminuye el número de personal femenino, según reveló el Ránking de Equidad de Género Corporativo realizado en Colombia, el cual ofrece por primera vez una mirada a los aspectos que influyen en la equidad de género en las empresas.

Para el desarrollo de este informe, realizado entre la firma Aequales y el Cesa, se recolectó información por medio de encuestas virtuales diligenciadas por las gerencias de recursos humanos de 40 empresas, a las que les evaluaron cuatro áreas: estructura organizacional, cultura organizacional, gestión de talento y gestión de objetivos.

Entre los principales hallazgos se encontró que 52 por ciento de las compañías cuentan con políticas orientadas a alcanzar la equidad de género.

Sin embargo, los resultados que arrojó el análisis de la estructura organizacional de estas firmas dan cuenta de que las condiciones laborales de ellas, como ya lo han dichos varias organizaciones y expertos en el tema, son menos favorables que las de los hombres.

Datos que son corroborados por ONU Mujeres en Colombia, que sostiene que las colombianas trabajan 10,8 horas más que los hombres, pero en promedio ganan 20 por ciento menos que ellos cuando desempeñan la misma actividad.

Además, la presencia femenina en los altos cargos directivos no sobrepasa el 20 por ciento, mientras que en las gerencias se eleva a un 40 por ciento, para llegar a una relativa paridad en los niveles medios profesionales, y dominar con un 60 por ciento los cargos de apoyo y de base.

Pero la precariedad salarial y la discriminación por cuestiones de género se dilata si, además de mujer, esta es madre.
Las progenitoras reciben 9,4 por ciento menos salario que sus homólogos sin hijos, según el estudio Salarios de las Mujeres en el Mundo de Hoy (2012), realizado por Ximena Peña, profesora asistente de la Universidad de los Andes.

Esta cifra llega al 17,4 por ciento menos cuando estas tienen dos o más hijos.

Según María Adelaida Perdomo, cofundadora de Aequales, la gran conclusión de este estudio es que, aunque algunas compañías están generando cambios en su cultura organizacional, no hay equidad de género corporativa en Colombia, y de esto se puede deducir que pasará mucho tiempo para implementarla, pues explica que son cambios culturales que para lograrlos se requiere de muchos procesos, pero sobre todo de voluntad. (Lea: 'Hay que cerrar las brechas que existen entre los niños y las niñas')

Para Isabel Londoño, directora ejecutiva de Mujeres por Colombia,  el pensamiento corporativo de las empresas colombianas se quedó estancado en los años 60. “Sus prácticas culturales lo confirman, porque son consecuentes con su misoginia y sexismo”, indica.

Ahora, estos datos también confirman que, en efecto, las normas que se expiden en Colombia se quedan en el papel, pues en esta Nación existen dos marcos normativos, que, según ONU Mujeres, son pioneros en América Latina: la Ley 1413 de 2010 y la Ley 1496 de 2011, las cuales, entre otras cosas, se crearon para garantizar la igualdad salarial y de retribución laboral entre hombres y mujeres, pero es evidente que en la práctica estas premisas no se cumplen. (Además: El 87 % de colombianos quisiera trabajar afuera del país, dice sondeo)

Esta situación no es exclusiva de este territorio, pues las estadísticas a nivel mundial alertan que la paridad salarial entre hombres y mujeres está muy lejos de convertirse en realidad, como lo muestran los datos recabados por ONU Mujeres en 2013, que indican que, en la mayoría de Estados del planeta, ellas perciben entre un 70 y 90 por ciento menos de salario en relación con sus compañeros masculinos por desempeñar la misma labor.

Pero las adversidades de ellas no se reducen solo al tema salarial y de cargos que desempeñan, pues, según un estudio sobre la percepción de la mujer profesional en el entorno laboral colombiano, realizado por el Great Place To Work Colombia, las mujeres sienten que han perdido aspectos importantes de su tiempo libre con respecto a los hombres, es decir que no hay un equilibrio entre su vida personal y el trabajo.

Falta empoderamiento

Para Hugo Ñopo, especialista en Educación del Banco Interamericano de Desarrollo, hay que ver esta problemática desde varios ángulos. Uno de estos es la responsabilidad que tienen ellas en esta situación. “El género femenino se especializa en programas que no desarrollan destrezas cuantitativas (ciencias exactas), las cuales tienen mejor remuneración en el campo laboral”, sostiene.

Para Londoño, la “tragedia” en el país es que las mujeres se educaron, pero no logran que esa formación se vuelva desarrollo. “La educación de la mujer es una herramienta de lucha contra la violencia, el embarazo precoz, la pobreza y la falta de oportunidades, pero deben insertarse en los campos más dinámicos y mejor remunerados de la sociedad, como lo son los sectores de energía, petróleo, gas, infraestructura, transportes, logística, manufactura, y desarrollar allí sus proyectos de vida y su liderazgo; es un camino por andar lleno de oportunidades”.

Un techo de cristal para la mujer

El mundo de la ciencia no escapa a esta inequidad. Así lo confirma un sondeo aplicado a 1.000 ciudadanos en España, por encargo de la Fundación L’Oréal. Este reveló que el 63 % de los españoles cree que las mujeres no sirven para ser científicas de alto nivel. La encuesta muestra que ese porcentaje es todavía más alto si se tiene en cuenta el resto de países analizados –Francia, Alemania, Italia y Reino Unido–, donde alcanza el 67 %. Muchos de los encuestados opinan que a las mujeres les faltan interés por la ciencia, perseverancia, espíritu racional, sentido práctico y espíritu analítico, entre otros factores.

En Colombia, según Ángela Camacho Beltrán, física de la Universidad Nacional y una de las científicas más importantes del país, hay mucho rezago en el papel de las mujeres en la ciencia, y para ellas existe un techo de cristal, “que significa que llegamos a un punto en el que, pese a lo que hagamos o sepamos, no podemos avanzar”.

Y recuerda su primer día de clase de física en la universidad. “Ese día, uno de los profesores se percató de cuántas mujeres había en el salón. Éramos cinco; entonces dijo: “Las que vienen a conseguir novio”.

Acciones orientadas al equilibrio y la igualdad

Entre los objetivos del Ranking de Equidad de Género Corporativo estaba dar a conocer las empresas más equitativas en Colombia y compartir sus buenas prácticas en el ámbito empresarial.

Dentro de su análisis encontró que estas prácticas se resumen en cinco acciones: uso de un lenguaje inclusivo, cuota de género para cargos de dirección, programas de mentoría para apoyar el desarrollo profesional de hombres y mujeres, campañas y/o charlas orientadas a erradicar estereotipos ligados al género y programas enfocados en fortalecer el liderazgo de sus colaboradores.

Ahora, para lograr que los empleados tengan un equilibrio entre su vida personal y laboral, las compañías les apuestan a la implementación de horarios flexibles, trabajo a distancia, gestión de turnos laborales y a políticas de descanso pre y posnatal adicional para madre y padre.

Del análisis realizado por la firma de consultoría Aequales se determinaron las diez empresas más equitativas en temas de género en Colombia. De la décima a la primera, estas fueron: Emgesa, Kreab, Codensa, Old Mutual, Manpower, HP, Compañía Nacional de Chocolates, Citibank, Johnson & Johnson y 3M.

En Johnson & Johnson, por ejemplo, el 52 por ciento de los colaboradores son mujeres, y los cargos directivos son ocupados en un 42 por ciento por ellas. María Elisa Martínez, vicepresidente de Recursos Humanos para Latinoamérica de esta organización, explica que entre las estrategias que implementan allí se destacan la Universidad Virtual de la Diversidad e Inclusión y los módulos virtuales de diversidad e inclusión, a los cuales tienen acceso todos los nuevos colaboradores en su proceso de inducción.

“También ofrecemos iniciativas de desarrollo dirigidas a fortalecer el liderazgo femenino y de desarrollo gerencial enfocado en la investigación y desarrollo. Así mismo, estamos implementando un programa dirigido a los líderes de nuestra organización, llamado ‘Taller de liderazgo inclusivo’, el cual consiste en generar conciencia en los líderes acerca de lo que significa la diversidad y la inclusión y cómo impactan estas a los empleados”, informa Martínez.

En Codensa y Emgesa, las tácticas que buscan la equidad se orientan hacia el ámbito salarial, en el que cuentan con una política de compensación entre hombres y mujeres; el equilibrio entre la vida familiar y laboral, en el que se ofrecen beneficios para quienes son padres, como el teletrabajo, entre otros.

Además, realizan actividades enfocadas en la mujer como cursos para las esposas de los empleados, capacitación de jefes en la perspectiva de género en cargos altamente masculinizados.

TATIANA LIZARAZO CORREA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.