Premio Nobel de Paz, un tributo al coraje de la sociedad tunecina

Premio Nobel de Paz, un tributo al coraje de la sociedad tunecina

Cuarteto galardonado logró diálogo entre islamistas y opositores, y sacaron al país de la parálisis.

notitle
09 de octubre 2015 , 07:41 p.m.

El Cuarteto para el Diálogo Nacional tunecino recibió el premio Nobel de Paz “por su contribución a la construcción de una democracia pluralista” en Túnez, cuna y única esperanza de la llamada Primavera Árabe del 2011.

“El Cuarteto se formó a mediados del 2013, en un momento en el que el proceso de democratización peligraba por los asesinatos políticos y los disturbios sociales”, destacó en Oslo la presidenta del Comité Nobel noruego, Kaci Kullmann Five.

“El premio pretende alentar al pueblo tunecino que, a pesar de los grandes retos, estableció las bases de una fraternidad nacional que, según espera el comité, servirá de ejemplo para otros países”, añadió.

El grupo, compuesto por la presidenta de la Patronal tunecina, Wided Bouchamaoui; el secretario general de la Unión General de Trabajadores, Houcine Abbassi; el presidente de la Liga de Derechos Humanos, Abdessattar Ben Moussa, y el presidente de la Asociación Nacional de la Abogacía, Fadhel Mahmoud, lanzó “un proceso político alternativo, pacífico, en un momento en el que el país estaba al borde de la guerra civil”, de acuerdo con el comité.

El Cuarteto organizó un largo “diálogo” entre los islamistas y sus opositores, obligándolos a sacar al país de la parálisis institucional en la que estaba sumido tras la caída del régimen autoritario de Zine El Abidin Ben Alí, en el 2011.

Una nueva Constitución fue adoptada en el 2014, y un ejecutivo de tecnócratas sucedió al gobierno dirigido por los islamistas de Ennahda, vencedores de los primeros comicios democráticos del país, para buscar una salida a la crisis política.

El ejemplo tunecino “muestra que movimientos políticos islamistas y laicos pueden trabajar juntos para lograr resultados significativos”, dijo Kullmann Five.

Túnez logró su transición política mientras que, a su alrededor, la Primavera Árabe se transformó en caos en Libia, Yemen y Siria, y la represión regresaba a Egipto.

En diciembre, las primeras elecciones presidenciales democráticas de Túnez dieron la victoria a Beji Caid Essebsi, un antiguo responsable de los regímenes de Habib Bourguiba y de Zine El Abidin Ben Alí, que prometió pasar la “página” del autoritarismo.

La presidenta de la patronal tunecina, Wided Bouchamaoui, una de las fundadoras del Cuarteto, calificó el galardón de impulso que hace crecer a Túnez y dijo que pertenece a todos aquellos que confiaron en la revolución, el trabajo de la instituciones y la sociedad civil. “Gracias a la confianza del pueblo tunecino y a la cooperación de los partidos políticos el Cuarteto ha recibido este prestigioso premio”, que por primera vez recae en Túnez, destacó. 

AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.