Medio siglo velando por la salud mental del Atlántico

Medio siglo velando por la salud mental del Atlántico

La sede siquiátrica del Hospital ESE Cari llega a su aniversario 50 con orgullo y misma vocación.

notitle
09 de octubre 2015 , 08:34 a.m.

Es cierta la urgencia de una planta eléctrica, de tanques elevados de agua, de un mecanismo de manejos de residuos, así como de baterías sanitarias que funcionen, entre muchas otras cosas; pero también lo son los 50 años de trabajo por la salud mental del departamento del Atlántico, que no se cumplen todos los días.

Es precisamente a esas bodas de oro las que llega este viernes la sede de psiquiatría y rehabilitación mental del Hospital Universitario Ese Cari, que hasta hace 8 años, desde que abrió sus puertas en 1965, fue reconocido como el Hospital Mental Departamental.

El coordinador científico del área de psiquiatría, el médico Pedro Gómez Méndez, explicó que los tiempos complicados que se viven en la actualidad obedecen a que hace más de 15 años que no se hace una inversión importante para mantener en mejor estado sus locaciones.

Además de eso, 50 de las 150 camas con las que cuenta permanecen ocupadas, religiosamente, por pacientes que definitivamente no se pueden reubicar.

A lo anterior hay que sumarle que cada mes llegan entre una y dos personas que no rotan tan fácilmente del hospital.
“Hay mucho por hacer para mantenerlo en mejores condiciones, pero aquí seguimos haciendo lo mejor por nuestros pacientes”, recalcó Gómez.

Para el especialista es de resaltar que, según una encuesta nacional, el Atlántico aparece como una región en la que el panorama de la salud mental es aparentemente más fácil que en otras.

Lo anterior, explica Gómez, puede que sea cierto o no y habrá que analizarlo mejor, pero da pautas para comenzar a trabajar por la salud mental del Departamento. Hoy en día, complementa, los barranquilleros han dejado un poco atrás los tabúes a la hora de admitir que padecen de una u otra patología mental.

“Existe algo de resistencia, pero cada vez más estamos en la capacidad de visitar al siquiatra si llega la recomendación de un médico general”, sostuvo.

Cabe resaltar, que la sede de Psiquiatría y Rehabilitación permanece con una ocupación diaria de más del 100 por ciento.

Y es que uno de los principales problemas que afecta la atención de más pacientes es que ahí continúan aquellos que nunca fueron retirados por la familia o los trajeron las autoridades; a los que no los conoce nadie y no ha sido posible reubicarlos.

Esta es una de las preocupaciones de Gómez Méndez, quien deplora que tampoco se pueda ofrecer la mejor comodidad.

“La sede está pasando por una etapa muy diferente hace 15 años y requiere de una gran inversión para que se ponga en unas condiciones dignas, porque es un hospital al que hace muchos años no se le invierte”, expresó el profesional.

El hospital cuenta con personal en su mayoría de enfermería, profesionales en las ramas de la psicología, psiquiatría, fisioterapia y maneja diversos programas para la rehabilitación de los pacientes por hospitalización especializada, consulta externa, rehabilitación sicosomática, neurociencias, trastornos del desarrollo, farmacodependencia, alcoholismo y programas especiales para la rehabilitación integral.

El siquiatra afirma que las enfermedades que más se atienden en la sede son, en su orden la farmacodependencia, la esquizofrenia y el trastorno bipolar, el cual se viene presentando con mayor incidencia en los jóvenes.

De acuerdo con su experiencia, la salud mental del Atlántico tiene cada vez más en contra problemáticas que se enmarcan en lo sicosocial, que comprende la dependencia, la deserción escolar, la violencia de pandillas y la violencia de género, que figuran como las más frecuentes.

Preocupación

A diferencias de como sucede en países desarrollados, es digno de alerta que los suicidios en el Atlántico se vienen presentando entre la población cuya edad oscila entre los 15 y 35 años.

Gómez Méndez considera que esto podría obedecer a que el joven atlanticense está vulnerable a quedar inmerso en la violencia de pandillas, ese espacio en el que también se consumen drogas y se tiene contacto con armas de todo tipo.
Sin embargo, el especialista aclaró que todo aquel sin duda tiene una patología mental como la depresión y en muchos de los casos la esquizofrenia.

“La tendencia es que en otros países más desarrollados los suicidios los cometen las personas que están en edad avanzada”, dijo.

La programación

Este viernes, a las 3 de la tarde en el Parque Cultural del Caribe, de la calle 36 con carrera 46, se rendirá homenaje a los trabajadores más antiguos, así como a jubilados y funcionarios fallecidos en el ejercicio de su profesión.
La Gobernación del Atlántico le hará un reconocimiento a Gilberto Arteta De la Hoz, uno de los decanos de la psiquiatría en Barranquilla, quien fue directivo de la institución.

ANDRÉS ARTUZ FERNÁNDEZ
Redactor de EL TIEMPO
BARRANQUILLA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.