La Macarena y el Bosque Izquierdo, dos barrios azotados por ladrones

La Macarena y el Bosque Izquierdo, dos barrios azotados por ladrones

Denuncian que motos con parrillero asaltan a los residentes en el centro de Bogotá.

notitle
08 de octubre 2015 , 08:59 p.m.

Salir a pasear a su mascota le costó a Diego* una puñalada muy cerca del riñón. Él solo trataba de explicar que apenas tenía 20.000 pesos en el bolsillo.

Dos hombres lo atracaron el jueves primero de octubre a la vuelta de su casa, en el barrio Bosque Izquierdo. Hasta esta semana no le dieron salida del hospital, contó un administrador de la zona, quien además denunció que, el pasado lunes, funcionarios del Acueducto eran amenazados con cuchillo por dos habitantes de calle porque estos habían recogido algo de basura cerca de sus cambuches. (Lea la carta de una ciudadana que se despide de La Macarena por la inseguridad)

A pesar de las protestas ciudadanas, las reuniones a las que se convocó a la Policía y la inauguración, el 16 de septiembre, a las 3 p. m., de una estación de policía en la zona que reúne 54 cuadrantes, 6 de los cuales asisten la seguridad de los barrios Bosque Izquierdo y La Macarena, la inseguridad sigue colmando la paciencia de los residentes, quienes dicen que las bandas que atacan la zona provienen de barrios como La Perseverancia.

Según varios administradores de edificios de estos dos barrios, ya se radicó un derecho de petición en la Secretaría de Gobierno. “Allá expusimos problemas muy complicados como la falta de iluminación y el de la Policía, que para nosotros es un tema muy sensible”, explicó Sandra*, una de las administradoras.

Agregó que hace tan solo diez días una mujer, a cargo de las obras de adecuación de uno de los edificios de la zona, salió del recinto, se subió a su carro y, luego de ser espiada por dos sujetos que se movilizaban en una moto roja, fue víctima de un intento de atraco.

“Ella estaba esperando a que le dieran vía para salir cuando subió una moto. El parrillero se le metió por el vidrio, lucharon, ella forcejeó y logró escaparse”. Cuando la víctima logró arrancar en su carro, el agresor le hizo un gesto de amenaza con su mano. “Le dijo que la iba a matar. Ahora ella tiene miedo de venir. Obvio, se siente amenazada”, contó Sandra.

La comunidad insiste en que ha pasado informes a la Policía de la zona diciendo que requisen a las motos porque es con este medio de transporte a través del cual se comenten muchas de las agresiones. “Hemos dado hasta placas de los vehículos. Los atracadores se movilizan en motos negras, rojas y blancas. También se denunció la presencia de un vehículo Volkswagen que ronda en el sector, pero vemos que no pasa nada. Nunca nos han informado cuántas bandas han cogido o los resultados de las investigaciones”.

El Fondo de Vigilancia tampoco ha podido cumplirle a la comunidad con la instalación de cámaras; escasamente hay dos.

Ni los taxis se salvan de la delincuencia. Hace algunos días, a las 8:30 de la noche, dos delincuentes llamaron un taxi dando la dirección de una casa en la carrera 3.ª con calle 26B. “Abordaron el carro y atracaron al conductor. Este logró avisar y evitó que le robaran el taxi, aunque se le llevaron el producido, la tableta y la placa del taxi”, dijeron líderes, quienes, ante la falta de confianza, prefieren ocultar sus identidades.

Ataques a líderes

Los residentes se sienten abandonados y muchos presienten la necesidad de trastearse. Los pocos líderes que se han puesto en la tarea de denunciar los hechos se han vuelto blanco de los delincuentes.

La directora de la asociación Habitando el Territorio, Luz Helena Sánchez, quien ha puesto en conocimiento de las autoridades varios de los hechos de inseguridad, fue víctima de dos sujetos en julio pasado, cuando se dirigía a su casa a eso de las 6:50 p. m., en la carrera 5a. con calle 30.

Ella, de 70 años, y quien se encontraba en compañía de un argentino, fue golpeada en su rostro. “Los tipos le dijeron a su acompañante: ‘no se meta, esto no es contra usted’ ”.

Luego la golpearon con un palo en su rostro en repetidas ocasiones. “El tipo me agredía, intentaba golpearme el rostro hasta que rompió el palo en mi cuerpo. Quedé muy adolorida”.

Aunque la mujer llamó a los policías de la zona, los sujetos lograron huir sin que hasta el momento se tengan pistas claras del motivo de la agresión.

‘La gente denuncia solo en los medios’

Según información del teniente coronel Óscar Velasco, comandante de la estación de policía de Santa Fe, es preocupante que los residentes prefieran poner las denuncias en los medios de comunicación y no en la estación de policía. “Los convoco a que se realice una reunión. Nosotros ya hemos realizado cuatro encuentros con gente interesada”.

Agregó que la estación de policía de La Macarena ya está en funcionamiento y que desde allí operan 54 cuadrantes, de los cuales seis se encargan de la seguridad de los barrios Bosque Izquierdo y La Macarena. Respecto a capturas, no hubo ningún tipo de información, solo que se están movilizando efectivos en la parte alta de los barrios de la zona.

* Nombres cambiados

CAROL MALAVER
Redactora de EL TIEMPO
Escríbanos a carmal@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.