'Hay que cerrar las brechas que existen entre los niños y las niñas'

'Hay que cerrar las brechas que existen entre los niños y las niñas'

La Fundación Plan hizo este llamado con motivo del Día de la Niña, que se celebra este domingo.

notitle
08 de octubre 2015 , 08:43 p. m.

Quienes aceptan el reto que les plantean jóvenes como Angie Paola Díaz, de 17 años, de deponer enemistades y superar formas preconcebidas de ver la vida, son aptos para el golombiao.

Angie, estudiante de trabajo social y una líder nata del municipio de Soacha (Cundinamarca), sonríe al explicar las normas de esta forma muy particular de jugar fútbol: “Cada equipo debe tener mínimo dos mujeres; durante los partidos son más importantes los actos de solidaridad con los rivales y de no agresión, que los goles que, idealmente, deben marcar ellas. No hay límite de edad y no importa en dónde vivan los jugadores; no hay árbitros, sino acuerdos de juego… A la larga lo importante es integrarse, divertirse y aprender sobre paz y convivencia”, dice Angie.

Esta joven, que desarrolla trabajo comunitario con la Fundación Plan y es voluntaria de Unicef desde hace cuatro años, compartió esta experiencia con otras jóvenes que vinieron a Bogotá desde Atlántico, Bolívar, Sucre, Nariño, Chocó, Cauca, Valle del Cauca y Cundinamarca, para participar en un conversatorio sobre paz, junto con representantes de Plan, Alianza por la Niñez, Bienestar Familiar, ONU Mujeres y Unicef, entre otros.

“Tanto el golombiao, como los conciertos de música rap que organizamos con jóvenes de Soacha, han servido para borrar las fronteras invisibles entre los barrios, que son una constante fuente de peligro para todos”, cuenta Angie.

En eso coincide Leonela Hurtado, de 14 años, y quien vino desde Tumaco (Nariño) para formar parte de este evento, que es uno de los actos conmemorativos del Día Internacional de la Niña, que se celebra este domingo.

Leonela no solo lidera actividades en su colegio, como el golombiao, para favorecer el clima escolar, también trabaja con otras mujeres jóvenes de su barrio, el 11 de Noviembre, por la comunidad: “Vivimos en sectores que son inseguros, por muchas razones; nos organizamos y nos apoyamos para crear rutas seguras, que nos permitan movernos con tranquilidad”, dice Leonela, quien está vinculada a proyectos sociales con la Fundación Plan en Colombia.

Su directora, Gabriela Bucher, destaca el papel que estas jóvenes líderes desempeñan en la eliminación de las brechas de género en sus comunidades, y que atentan contra el desarrollo de las mujeres y entorpecen el crecimiento social y económico de la sociedad, en Colombia y en el mundo.

Para Bucher ya es todo un logro que la búsqueda de la igualdad de géneros quedara reflejada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) avalados por las Naciones Unidas en septiembre, y que son una continuación de los esfuerzos planteados en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que se cumplen este año.

“Es un logro que la igualdad de género para niñas y mujeres –dice Bucher- aparezca enunciada y como un tema transversal a los 17 ODS; es más, queda claro que la clave para cumplirlos es que los países y el mundo asuman la tarea pendiente de disminuir las brechas entre niños y niñas”.

Sin brechas en el posconflicto

La posibilidad de que el país firme un acuerdo de paz con las Farc representa, según Bucher, una oportunidad de oro para avanzar en materia de igualdad de géneros. “Las niñas pueden ser líderes de la unión de fuerzas que se necesita para transformar la sociedad, y eso solo se logra cambiando los roles de género tradicionales, que se exacerban con la violencia armada”, explica la directora de Plan.

Blanca Luz Manyoma, de 23 años, es un vivo ejemplo de eso. A pesar de su juventud, hace siete meses fue elegida gobernadora de su comunidad embera, de la que hacen parte 102 indígenas desplazados hace cuatro años del Alto Baudó. Hoy están asentados en un sector de Quibdó (Chocó), y afectados por carencias de toda clase.

En su comunidad han mandado tradicionalmente los hombres, pero esta vez, teniendo en cuenta las cualidades de liderazgo de Blanca, y el respeto ganado, decidieron darle un voto de confianza. “Ellos han ido cambiando su mentalidad. Me eligieron para velar porque se cumplan los acuerdos y las normas y ayudar a evitar y resolver conflictos; también tengo que buscarle solución definitiva a nuestra falta de territorio, que es una de nuestras preocupaciones más grandes, además de la discriminación que sufrimos como indígenas”, explica Blanca.

Gabriela Bucher señala que es con líderes como estas jóvenes, que creen en ellas mismas, que se tienen confianza y que se plantean retos grandes, como se cerrarán definitivamente las brechas de género: “Es así como se transformará la sociedad”, dice.

REDACCIÓN VIDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.