Aplomo

Aplomo

Para mí el mejor es Pardo. Su búsqueda del poder no suena a desquite ni a castigo.

notitle
08 de octubre 2015 , 06:01 p.m.

Bogotá tenía humor. Era clasista, envidiosa, sombría, pero sabía reírse incluso de sí misma. Era malpensada, apartada, retraída (“Bogotá no es punto de tránsito para ninguna parte”, escribió, en 1882, el viajero argentino Miguel Cané), pero sabía burlarse de sus famosos “viceversas”: de sus obras demoledoras; de su incapacidad, mejor dicho, para construir una calle sin antes haber destruido otras dos. Hoy no: hoy solo se victimiza, se queja. Y lo digo porque prefiero a Rafael Pardo, porque entre los tres buenos candidatos a la alcaldía que están disputándose estos sondeos a la medida, que el de mañana dirá lo contrario al de ayer, yo prefiero a Pardo, pero en medio de semejante griterío, que por todas partes ve espantos y señales del fin, se ha vuelto una proeza explicar por qué: “¡solo Peñalosa puede recuperar esto!: ¡mamerto!”, “¡solo López cree en el pueblo!: ¡neoliberal!”.

Es cierto que los tres candidatos pueden acusarse hasta el fin, sin temor a equivocarse, de estar mal rodeados. Es posible pensar –en contravía del fatalismo y lejos del regodeo en el hastío de tantos bogotanos– que en caso de llegar a la alcaldía ninguno de los otros dos convertiría esta meseta en un despeñadero. Es claro que el siguiente alcalde no solo tendrá que capotear las cuentas de cobro de sus malas compañías, sino que, una vez a cargo de esta burocracia de tiempos peores, tendrá que reconocerle a la ciudadanía que no podrá solucionarlo todo. Y es evidente que, gane quien gane, esto de hacer columnas –de poner los hechos en las propias palabras– seguirá siendo el mismo trabajo: habrá que exaltar, denunciar, tildar, en fin. Pero por lo pronto para mí el mejor es Pardo.

Agradezco que lo suyo no sea el carisma, que enceguece, sino el humor: esa forma de verse en el espejo, de resignarse a la verdad, de revelar la farsa sin perder, del todo, la vergüenza. Confío en su paso efectivo por el PNR, por la consejería de paz, por el Congreso. Sospecho que su paciencia de historiador puede servirle a este presente: no sobra un alcalde que no quiera inventarse Bogotá. Pienso que su empeño en quedarse en el solitario centro del espectro político, en donde nadie es llamado ecuánime ni responsable, sino apocado, tiene que ver con la convicción de que las sociedades no se refundan ni se rescatan de las garras de ningún villano, sino que se corrigen. Me gusta que su problema no sea con la izquierda, que es una crítica implacable que poco oye razones –pero muchas veces tiene la razón–, sino con la ineptitud.

Creo que luego de esta alcaldía sorda, adánica, que no debería repetirse ni menospreciarse, su aplomo es un gran alivio. Su búsqueda del poder no suena a desquite ni a castigo. Su respaldo a las negociaciones con las Farc es verosímil. Y según la aplicación de La Silla Vacía, que lo conecta a uno con su candidato, su propuesta es la que a mí más me suena.

Y ya. No es más. Mientras vuelven los gritos de rigor, “¡‘carrusel’ de la contratación!”, voto por que cada quien vote en paz por quien quiera, pero también por que hagamos un pacto para elegir a un Concejo digno e incansable que de verdad represente nuestro anhelo de apoyar y vigilar –y de no sabotear al mes– a un alcalde que tendrá que sacarnos del trancón y de la paranoia. Qué tal votar por Diego Cancino o por Donka Atanasova o por Mariana Ríos o por Daniel Bejarano o por Fernando Rojas. Qué tal enviar a esa guerra, que una conjura de corruptos y mediocres ha estado ganando por “doble u”, a un grupo de concejales serios que se jueguen la juventud para que Bogotá redescubra el humor que tantas veces la ha salvado de la mezquindad, y vuelva, de paso, a ser un amor correspondido. Basta querer. Basta querer a esta ciudad.


Ricardo Silva Romero

www.ricardosilvaromero.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.