Vestidos de futbolistas, militares capturan a dos extorsionistas

Vestidos de futbolistas, militares capturan a dos extorsionistas

Un partido de fútbol fue el escenario para un operativo del Gaula del Ejército en Caquetá.

notitle
08 de octubre 2015 , 11:34 a.m.

En septiembre pasado, una pareja ocupó un lote de propiedad de un comerciante de Florencia, Caquetá. Armaron una estructura a manera de casa y de la noche a la mañana se apoderaron del terreno ubicado en el sector conocido como la Troncal del Hacha, cerca de la mencionada ciudad. Cuando la víctima quiso sacarlos, le pidieron tres millones de pesos para desalojar el predio.

Tras las amenazas, que con los días se volvieron más frecuentes, el dueño del lote dio aviso al Gaula de la Sexta División del Ejército quienes, con autorización del afectado, interceptaron su teléfono celular para identificar las llamadas de los extorsionistas.

En una de las últimas comunicaciones, la víctima fue asesorada para que acordara un encuentro con los delincuentes para hacer el pago del dinero exigido. Los extorsionistas le dijeron que el lugar sería una cancha de fútbol del mismo sector.

Uno de los investigadores señaló que la pareja escogió este lugar por ser un sitio de acceso público y porque la presencia militar es advertida desde cualquier punto, por lo que en caso de notar movimiento de uniformados los haría desistir de la cita.

De allí que el operativo simuló un partido de fútbol para capturar en flagrancia a los extorsionistas. El encuentro entre la víctima y la pareja estaba pactado para las 4:30 p.m., pero un grupo de soldados llegó una hora y media antes al lugar concertado como parte de los preparativos del montaje del Gaula.

El mayor Geovanny Otaya, comandante del Gaula de la mencionada División, explicó que la idea era no levantar sospecha entre la pareja de extorsionistas por los soldados se dedicaron a jugar fútbol.

Pese al inclemente sol, los uniformados se dedicaron al balompié mientras estaban atentos a la llegada de los extorsionistas, quienes arribaron al sitio en una moto azul. Una vez recibieron el paquete con el dinero, los futbolistas dejaron de lado el balón y rodearon a la pareja antes de que escapara.

A tres cuadras de la cancha de fútbol, y escondidos en una camioneta con vidrios polarizados, estaba otro grupo de militares que también hacía parte del operativo y que tras la llegada de los extorsionistas llegaron al lugar para completar la captura.

El hombre fue identificado como Libardo Falla Polo, a quien le figuraba una sentencia por homicidio, la mujer se llama Adriana Arandio. Ambos fueron enviados a la cárcel de Florencia y enfrentarán un juicio por extorsión.

JUSTICIA

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.