La riqueza innegociable

La riqueza innegociable

'Colombia, magia salvaje' levanta la pregunta sobre el desarrollo en este territorio único.

notitle
07 de octubre 2015 , 04:51 p.m.

'Colombia, magia salvaje' es el largometraje promovido y financiado por el Grupo Éxito. Esta obra cinematográfica de alta tecnología es una contribución a la identidad colombiana y una llamada a la responsabilidad sobre nuestra riqueza natural no negociable.

En 90 minutos, el director Mike Slee y el fotógrafo Richard Kirby logran que los personajes en acción, animales salvajes, peces y mariposas, nos hagan caer en la cuenta de que estamos en el territorio de mayor concentración de ecosistemas en el mundo.

El impacto inmediato que consiguen es una revelación maravillosa: ¡esta es Colombia! Totalidad de vida de la que somos parte. Territorio que contiene la mitad de los páramos del planeta. Fortuna de micromundos en selvas, ríos y océanos; en valles y llanuras separadas por inmensas cadenas de montaña que explican la diversidad cultural que la película despliega en música.

El papa Francisco, en la encíclica Laudato Si’, dice que los pueblos con las mayores riquezas biológicas son responsables de su cuidado para las generaciones presentes y futuras. Nosotros somos los más ricos del mundo en ecosistemas después de Brasil, que nos supera simplemente porque tienen un territorio siete veces más extenso que el nuestro.

'Colombia, magia salvaje' llama a esta responsabilidad. Muchos de los animales que 'actúan' en la película están en extinción por la destrucción de sus entornos de microorganismos, gusanos, insectos, fauna y flora. En la voz de Julio Sánchez Cristo, la película deja caer las cifras de las pocas decenas que quedan de cocodrilos del Orinoco, titís cabeciblancos, osos de anteojos, cóndores, jaguares, monos caqueteños, ranas amarillas y muchos otros. Fue por eso por lo que los empresarios entregaron al Patrimonio Fílmico 150 horas de grabación de paisajes y fauna en desaparición, como legado para los colombianos del futuro, “testimonio de lo que fue, de lo que existió”, en palabras de seria preocupación de Martín Nova, vicepresidente de Éxito.

La película, sin hacer drama, deja ver y sentir la violencia contra los ecosistemas por la tala y quema de bosques y, sobre todo, por la minería criminal de retroexcavadoras y la artesanal de mercurio y cianuro, que crecen ante la ausencia de alternativas rurales; y muestra los daños graves de la gran explotación minera legal cuando afecta, sin considerar todos los costos, no pocos de ellos impagables, la verdadera riqueza de Colombia. Por eso la Fundación Ecoplanet y la productora británica Off The Fence, en la orientación de la película, despiertan la conciencia de todo espectador honesto: ¡no hay derecho para destruir esta maravilla! En otros lugares de la Tierra podrá haber minería que muela montañas, aquí no. Y si se acepta una minería restringida, tiene que estar rigurosamente subordinada al cuidado del valor de una riqueza natural insustituible y frágil, que ni ética ni económicamente puede fácilmente negociarse. Para dar un ejemplo, una explotación minera a cielo abierto puede vulnerar gravemente a varios kilómetros de distancia el ecosistema de cualquiera de las 179 especies de colibríes, 14 de las cuales solo existen en Colombia; y ninguna empresa del mundo puede fabricar una de estas aves extraordinarias.

El largometraje levanta la pregunta sobre el desarrollo en este territorio único, cuya riqueza natural exuberante y frágil, amenazada, debe pasar a ser protegida y expandida en una producción ampliamente sostenible de alimentos, medicinas, ecoservicios, turismo y cultura, que eleve la vida querida por todos los colombianos, incluidos los animales y las plantas.

Los jóvenes captan inmediatamente el mensaje y salen con la determinación de acrecentar esta magia salvaje en una Colombia más responsable, más clara sobre su destino, más unida y libre, como esperamos pronto de las violencias y de la guerra.

Francisco de Roux

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.