¿Qué hacer para enfrentar el problema de las riñas? / Opinión

¿Qué hacer para enfrentar el problema de las riñas? / Opinión

Fortalecimiento de las comisarías de familia y concertación de problemas, entre soluciones.

05 de octubre 2015 , 09:07 p.m.

Más que un tema de intolerancia entre ciudadanos, el aumento de las riñas en Bogotá pone de manifiesto la baja capacidad de algunos bogotanos para resolver conflictos de manera dialogada, la desconfianza en las autoridades para mediar y resolverlos, y la falta de instrumentos para controlar esa conflictividad.

En el primer caso, la mayoría de los ciudadanos que recurren a los golpes aprendieron esa práctica desde sus hogares, donde la violencia hacia mujeres, niños, niñas, adolescentes y personas de la tercera edad es la forma predominante de relacionarse, relegando a segundo plano el afecto y el respeto que debe predominar en ese espacio de socialización.

En el segundo caso, muchos de los conflictos que terminan en riñas podrían ser resueltos con la ayuda de las instituciones del Estado, como comisarías de familia, inspecciones de policía, unidades de mediación y conciliación y juzgados, pero no hay suficientes en la ciudad, los horarios de funcionamiento no son los más adecuados, la atención no es la mejor, y cuando se logra poner la denuncia los trámites posteriores son dispendiosos, hay demora y en algunos casos no hay respuesta posterior, lo que lleva a que los ciudadanos sientan que no tienen un Estado que regula y soluciona estos conflictos y, por tanto, no se cree en las instituciones, y les queda como una única alternativa la justicia por mano propia.

En el tercer caso, cuando hay riesgo de riñas o ya se presentan, especialmente la Policía tiene muy pocos instrumentos para prevenir estos hechos y proteger a los ciudadanos involucrados; lo máximo que puede hacer es separarlos y, en algunos casos, se llevan unos pocos a la UPJ ya que no hay espacio suficiente porque esta Unidad está siendo utilizada como cárcel y no para cumplir las funciones para lo que fue creada en materia de prevención y protección a través de la retención, como lo establece la sentencia 720 de la Corte Constitucional.

¿Qué hacer para enfrentar el problema de las riñas? Hay que desarrollar acciones que pasan, a mediano y largo plazos, por el crecimiento y fortalecimiento de las comisarías de familia, de las unidades de mediación y conciliación, de los centros de convivencia, de las inspecciones de policía y de las casas de justicia; adecuar sus horarios y ubicaciones a las necesidades de los ciudadanos, y promover la cultura ciudadana del afecto, de la resolución pacífica de los conflictos y el reconocimiento de las diferencias, programas y proyectos que hoy están relegados a un segundo plano.

De manera inmediata, hay que desarrollar acciones permanentes y conjuntas entre Policía, inspectores de policía y comisarías de familia en los sitios, días y horas donde se concentran los problemas de conflictividad; hay que recuperar la UPJ como instrumento preventivo y de formación, como en la actualidad lo viene haciendo Barranquilla (disminuyeron las riñas en un 48 % y las lesiones personales en un 37 %), que sanciona a quiénes participan en riñas y se les forma en los mecanismos alternativos de resolución de conflictos. Hay que construir más UPJ en Bogotá.

HUGO ACERO
Experto en seguridad 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.