Erosión de la cuenca del río Magdalena alcanza el 78 %

Erosión de la cuenca del río Magdalena alcanza el 78 %

Tala de árboles y falta de atención de esta arteria fluvial causan una progresiva desertificación.

notitle
04 de octubre 2015 , 10:17 p.m.

Los niveles de residuos y lodo del río Magdalena, el más extenso del país, están llegando a niveles preocupantes y sus consecuencias ambientales son letales: deslizamientos, inundaciones, sequías, desertificación, pérdida de biodiversidad y aumento del calentamiento global. La pregunta que se hacen hoy los investigadores es: ¿cuánta responsabilidad tiene en ello la mano del hombre?

Tal inquietud abriga a científicos del Departamento de Geología de la Universidad EAFIT, quienes llevan cerca de diez años investigando las causas de la erosión en el principal afluente colombiano. Determinar cuánta parte se debe a la acción humana es clave para mostrarle al país y a las entidades encargadas de la regulación y vigilancia ambiental, cómo se está alterando el paisaje, cuáles son sus impactos y qué medidas se deben tomar para evitar mayores deterioros.

A través de la ejecución de dos proyectos, apoyados por Colciencias, Ideam, Cormagdalena, Universidad de Colorado, de Estados Unidos, y fondos NASA para la estimación de la erosión continental, el grupo de investigación de la EAFIT ha tratado de resolver dos preguntas más: ¿cuál es la magnitud de la erosión en el río Magdalena? y ¿cuáles fueron las implicaciones de esta erosión en las inundaciones durante el desastre invernal del periodo 2010-2011? (Lea: Partículas invisibles para extraer petróleo)

La quema indiscriminada acelera el proceso de desertificación en el Magdalena. Foto: Archivo EL TIEMPO.

Uno de los primeros hallazgos de las investigaciones es alarmante: el área de la cuenca del Magdalena con valores críticos de erosión es del 78 por ciento. Eso quiere decir que tres cuartas partes de la cuenca andina más grande del continente están en un estado que algunos científicos llaman de desertificación.

Esa situación indica que buena parte de la región andina central de Colombia ha perdido los suelos y su capacidad productiva y ha generado mayor vulnerabilidad en poblaciones localizadas en esta área, haciéndolas más propensas a inundaciones y derrumbes, lo que podría desencadenar graves afectaciones a la vida y a las propiedades de las comunidades allí asentadas.

Hay quienes se preguntan si los desastres invernales ocurridos durante el periodo de lluvias 2010-2011 se le pueden achacar al cambio climático. “¿No será más bien que la falta de control ambiental y las actividades económicas como minería y deforestación, principalmente, son las causas de la crisis ambiental en el Magdalena?”, se pregunta Juan Darío Restrepo Ángel, investigador del Departamento de Geología de EAFIT.

La respuesta está en los procesos de deforestación que ha sufrido la cuenca del Magdalena en los últimos 30 años. Un análisis realizado al respecto indica que entre las décadas del  70 y 90 se taló o cortó aproximadamente el 43 % del área de bosques, para transformarlos en zonas de agricultura y ganadería. Para ese periodo, la tasa de deforestación anual fue del 2,1 por ciento, el valor registrado más alto entre las cuencas tropicales en el mundo.

De acuerdo con el estudio global de cuencas fluviales del Instituto Mundial de los Recursos, la cobertura de bosques en la cuenca del Magdalena era del 90 % antes de los asentamientos humanos y según datos del Instituto Humboldt, hoy esa cobertura no supera el 10 %.

Ese fenómeno de deforestación y la afectación humana de ciénagas y humedales han ocasionado una gran sedimentación a lo largo del río Magdalena, lo que ocasionó las grandes inundaciones en el periodo 2010-2011 en la región del bajo Magdalena, particularmente en las áreas adyacentes de la Depresión Momposina y la Mojana, afectando a miles de personas.

Los resultados de las investigaciones de los científicos de EAFIT conducen a determinar que en Colombia no hay políticas contra la erosión y el manejo ambiental de los suelos y es urgente que se desarrollen proyectos de investigación ambiental que permitan poner en práctica soluciones de largo plazo, que aborden las causas de las inundaciones de los ríos colombianos y no simplemente los síntomas.

JUAN DARÍO RESTREPO ÁNGEL
Biólogo marino. Doctor en Oceanografía. Profesor titular del Departamento de Geología y coordinador de la Maestría en Ciencias de la Tierra en la Universidad Eafit. Grupo de investigación en Geología Ambiental.
jdrestre@eafit.edu.co

(Versión periodística del texto 'Los sedimentos del río Magdalena: reflejo de la crisis ambiental', de Juan Darío Restrepo Ángel. Universidad Eafit).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.