La de Siria es una guerra que no entusiasma a los rusos

La de Siria es una guerra que no entusiasma a los rusos

La incursión rusa no les despierta la misma emoción que sí tuvo la adhesión de Crimea.

notitle
04 de octubre 2015 , 04:24 p.m.

No se veía mucho entusiasmo patriótico entre los rusos que observaban las imágenes de sus aviones que bombardeaban Siria estos días, sino más bien un miedo a quedar enredados en un inextricable conflicto sin visos de solución.

La actual desconfianza de los rusos de a pie frente al conflicto sirio está en las antípodas de los sentimientos que mostraron frente a la guerra en Ucrania. En efecto, la mayoría de los rusos se sintieron henchidos de orgullo nacional cuando su líder, Vladimir Putin, tomó el control de Crimea, una región que para muchos pertenece a Rusia por derecho propio.

Siria, en cambio, despierta más recelos porque reflota dolorosos recuerdos, como la extensa guerra de la Unión Soviética en Afganistán y las batallas del Kremlin contra los islamistas en su propia región del Cáucaso.

"Nadie se olvida de lo que pasó acá, en este misma estación. El que diga que no tuvo miedo es un loco", dijo Natalia, una jubilada de 52 años, frente a la estación de subte moscovita de Lubyanka, uno de los dos sitios del doble ataque suicida de 2010, donde murieron 39 personas.

Para muchos rusos, enviar aviones militares a Siria tiene sentido. Al igual que otros pueblos del mundo, temen que Estado Islámico (EI) se extienda, y observan que los intentos de Occidente por diezmar al grupo han sido infructuosos.

También le conceden al presidente Putin el beneficio de la duda. "Putin sabe lo que hace, y hace lo que hay que hacer", dice Vladimir, un jubilado de Moscú.

El mes pasado, el Centro de Sondeos Levada hizo una encuesta sobre la opinión de los rusos respecto de Siria, y el 39% de los entrevistados dijo que aprobaba la postura del Kremlin hasta cierto punto, mientras que el 33% dijo no estar interesado en el tema. Sin embargo, incluso quienes apoyan el operativo militar basan su aprobación en el supuesto de que será breve, puntual y acotada, a diferencia del embrollo ruso en Afganistán, que se arrastró durante diez años.

Valery Yuriev fue comandante de una unidad de reconocimiento en Afganistán entre 1983 y 1985.

"Fue un error enviar a la infantería a Afganistán. Resultó en pérdidas de soldados y oficiales rusos, indignó a los ciudadanos soviéticos y perjudicó nuestra economía", dice Yuriev. "En Rusia tal vez haya algunas bajas, pero no masivas".

Al menos por ahora, los militares rusos tienen capacidad técnica paran realizar operativos simultáneos en Siria y Ucrania sin verse exigidos. Mientras que las fuerzas destinadas a Ucrania son mayormente de tierra, las desplegadas en Siria son unidades aéreas y navales.

Las operaciones en Siria apenas harán mella en el presupuesto total de defensa y de seguridad nacional de Rusia, que desde que Putin ocupa el poder ascendió hasta alrededor de un 30 por ciento del total del gasto público.

Pero los soldados no tienen la menor gana de ser destinados a Siria, según Sergei Krivenko, activista de los derechos humanos que lucha por los derechos de los soldados.

"A los militares nunca los entusiasma la guerra, por el riesgo que implica para sus vidas y su salud", dice Krivenko. "Algunos incluso se niegan a ir", aseguró.

GDA / LA NACIÓN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.