El drama de la salud

El drama de la salud

Solo cuando sucede una muerte evitable nos ocupamos de un tema que reclama soluciones de fondo.

03 de octubre 2015 , 08:17 p.m.

A propósito del editorial del 1-10-2015, sobre las urgencias y la persistencia del peregrinar de pacientes en estado crítico, buscando atención médica oportuna, de clínica en clínica y de hospital en hospital, el sobrecupo en estos servicios se debe a la falta de oportunidad en las citas médicas de la consulta externa, lo que hace que el enfermo empeore y lo que era una atención programada se convierta en una urgencia. Esta situación refleja la falta de un verdadero modelo de atención en salud, organizado y dirigido desde la Secretaría Distrital, con redes integradas e integrales de servicios, que incluyan tanto las IPS públicas como las privadas, como lo establece la ley estatutaria de salud. Solo cuando sucede una muerte evitable nos ocupamos de un tema que desde hace rato reclama soluciones de fondo de las autoridades sanitarias nacionales y locales. Falta rectoría en el sistema de salud.

Herman Redondo G., M. D.
Ginecólogo y obstetra

* * * *

Señor Director:

La salud debería ser la más importante empresa del Estado. Se trata nada menos que de la vida de la gente. Pero el sistema en Colombia no sale de cuidados intensivos. Es lo de siempre: falta de atención oportuna y hasta de humanidad; los pasillos, llenos de gente en urgencias, que se queja de todo. Y médicos y enfermeras que no dan abasto. ¿Y qué hacer? Nadie da una respuesta. Así como se trabaja con tanta pasión por la paz, deben hacerlo para solucionar el drama de la salud.

Ángel María Aguilar

Les gusta la guerra

Señor Director:

¿Por qué al senador Álvaro Uribe y al señor Procurador les gusta tanto la guerra? No aceptan que estamos ad portas de terminar con ese fatídico enfrentamiento entre hermanos. Jamás se había avanzado tanto en procura de la anhelada paz. ¡Por Dios!, este acuerdo no es para castigar, es para terminar una guerra que nos ha dejado dolor y desolación. Quienes están negociando en La Habana nos van a entregar el mejor regalo que hayamos podido recibir en la historia de Colombia: la paz.

Édgar Orlando Fernández R.

La respuesta del Niño

Señor Director:

El destructor fenómeno del Niño, que puede ser del tío o la tía, es una respuesta a los ataques contra la naturaleza, donde primero está el dios dólar y después, la salud del mundo. Así de fácil. Los más grandes, amasando dinero e irrespetando la naturaleza. Tenemos sequía, incendios, ausencia de cultivos. Vendrá hasta hambruna; y, en paralelo, inundaciones, desesperanza e incertidumbre hacia el futuro. No se dan cuenta de que la naturaleza las cobra. Hay que sembrar árboles y cuidar los existentes; proteger aguas y ríos. Y ser menos egoístas. Esto es un préstamo que debemos conservar.

Juan Manuel Díaz Azuero
Guaymaral

________________________________________________________

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com, @OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.