'Cortés aceptó una coima y nos embarra la cara': César Pastrana

'Cortés aceptó una coima y nos embarra la cara': César Pastrana

El presidente de Santa Fe habló del escándalo de supuestos cobros a jugadores en el equipo.

notitle
03 de octubre 2015 , 04:25 p.m.

La clasificación de Santa Fe a los cuartos de final de la Copa Suramericana se eclipsó por el escándalo de denuncias de supuestos cobros indebidos a jugadores para llegar al primer equipo, así como a padres de familia para ingresar a sus hijos en las menores.

Édgar Cortés, ahora exdirectivo del equipo y quien fue el director de las inferiores, acusó a Roberto Diez, empleado del club; Eduardo Cañón, técnico de las menores, y al empresario Ricardo Pachón, de cometer esas prácticas indebidas y renunció al club alegando que el presidente de la entidad, César Pastrana, había influenciado a la comisión disciplinaria de Santa Fe para que no tomara cartas en el asunto.

Sin embargo, sobre el propio Cortés recae una acusación de recibir de Pachón 5 millones de pesos por haber votado a favor de la contratación del jugador ecuatoriano Édison Méndez. Cortés, el acusador acusado, aceptó que recibió el dinero, pero argumentó que fue en condición de regalo y que lo empleó en gastos de las divisiones menores. Pachón insistió en que no fue ninguna dádiva, sino el pago de una comisión a cambio del voto.

“En el 2014, cuando me entero de que el señor Cortés se equivocó e hizo ese negocio, recibir esa coima tan mínima y tan boba por dar el voto, me sentí traicionado por él. Le dije que eso no se hacía. Yo no permito esas prácticas y por eso en enero (de este año) pedí a la junta directiva que no fuera más en el cargo que tenía en las divisiones menores y se mostraron las pruebas en su contra. Nos embarra la cara que un directivo haga eso. Luego, él me preguntó que si lo iba a incluir en mi plancha electiva en la última asamblea y le dije que no. Eso fue lo que pasó”, le contó a EL TIEMPO el presidente Pastrana.

Cortés lo señala de influenciar y no darles trámite a sus acusaciones para que la comisión de disciplina de Santa Fe no castigara a Diez ni a Cañón...

Juro que nunca moví un dedo para eso. Si el material probatorio es suficiente y a esas personas se les demuestra que incurrieron en ese error, se tienen que ir de Santa Fe, y eso se sabrá en los próximos días. La comisión de disciplina (integrada por tres miembros, dos escogidos por la asamblea y uno por la junta directiva) primero dijo que no era competente para estudiar el caso, pero le insistimos en que sí lo era, pues Cañón está inscrito por nosotros como entrenador en la Federación y Diez también está inscrito como gerente o delegado del equipo profesional.

Pero hay un jugador que dice que tuvo que dar dinero para llegar a Santa Fe...

Hay muchos audios. Hay un señor hablando de las divisiones menores y otros diálogos donde unos, como Humberto Mendoza, dicen que no dieron dinero y otros, como John Valencia, dicen que sí. Pero en todos los casos no me mencionan a mí. Nadie me acusa a mí de nada. Quiero que eso quede muy claro.

¿Quién es Roberto Diez?

Roberto no es mi chofer, como ha dicho el señor Cortés. Roberto Diez trabaja con Agustín Julio en la gerencia deportiva. Él es un asesor deportivo. No es de mucha envergadura. Roberto ya estaba cuando yo llegué al equipo. A él lo trajo ‘Bolillo’ (Hernán Darío Gómez, el DT en el 2008) y creo que era trabajador de Hugo Prieto (expresidente de Santa Fe), pero no tiene poder de decisión de nada.

¿Cuáles jugadores han traído con Ricardo Pachón?

Trajimos a José Julián de la Cuesta a cero costo, a Wílder Medina (en su segunda etapa, a cero costo), a Édison Méndez y a Dairon Mosquera. A mí no me gusta negociar con empresarios porque los costos se suben. Yo por lo general trato de hablar directamente con el jugador.

Sabemos que Cortés le vendió a Santa Fe los lotes de su actual sede de Tenjo y que en parte de pago usted le dio un carro de su propiedad. ¿Cómo explica esos negocios entre directivos del equipo para el club?

Eran 10 fanegadas. La mitad era de él (Cortés) y el otro cincuenta, de otra persona. Cortés sugiere venderle al club el 50 por ciento, y la verdad es que en ese momento no había el dinero para pagar y él facilita la operación; y en aras de eso, viendo yo la oportunidad, como presidente, para pisar el negocio, decidí bajarme de mi carro y entregárselo a él como parte de pago. Todo eso fue avalado por la asamblea general y por la junta directiva. No fue un negocio irregular. Por el contrario, todo se manejó por arriba (de la mesa) y a un buen precio. Esas 5 fanegadas de él salieron como a 1.400 millones por todo. Hay que reconocer que el señor Cortés facilitó la negociación.

¿Qué carro era?

Un BMW 355i modelo 2008 o 2009. Estaba por el orden de los 60 millones. Además, se dieron unos plazos que fueron largos, pero finalmente se le pagó a Édgar todo el dinero y ahí está el lote a nombre de Santa Fe. Después, cuando hubo el espacio, se me dio el valor del carro: fue un préstamo que le hice como presidente a Santa Fe.

Cortés dice que compró para las divisiones menores un bus y una buseta...

Eso no tiene nada que ver con nosotros (actual junta directiva) y no conocemos del tema. Él alguna vez me comentó que iba a comprar unos buses para llevar a las divisiones menores, pero realmente no quedó aterrizado y por parte nuestra nunca se avaló porque no queríamos llevar esos muchachos hasta tan lejos (Tenjo). Eso tiene que quedar en el perímetro urbano y por eso alquilamos terrenos en Bogotá, en ese momento, los de la autopista Norte donde quedaba el antiguo Millonarios.

Cortés abrió la posibilidad de reclamar 500 millones de pesos de un contrato que, dijo, tenía con Santa Fe por fabricar la ropa deportiva durante 20 años (con la marca Santa Fe Sport Wear) y de otros 200 millones por arriendo de dos años de las canchas en Tenjo.

Yo no estaba en el club cuando se hicieron esas negociaciones. Él sí me comentó eso. Cuando llegué a Santa Fe no estábamos en Tenjo. El tema de los escenarios fue con los presidentes anteriores. Él les ayudaba prestándolos para que el equipo entrenara y no cobraba. En el caso mío, cuando llegué hice un convenio con Víctor López, dueño del club La Fortaleza, donde entrenábamos. A cambio, yo puse un patrocinio de su empresa, Asista, en la camiseta. Si Cortés tiene documentos firmados por el presidente de turno, pues, no sé... Eso es otro tema.

DEPORTES

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.