El legado de Grotowski, en el Teatro Varasanta

El legado de Grotowski, en el Teatro Varasanta

Thomas Richards, discípulo del legendario artista, dirige 'The Living Room'.

notitle
01 de octubre 2015 , 04:04 p.m.

Cuenta la historia, o el mito, que la obsesión del director polaco Jerzy Grotowski por el teatro era tal, que solía pararse en la entrada de las salas para autorizar quién podía ingresar a sus obras y quién no.

Anécdotas aparte, Grotowski se convirtió en uno de los maestros más influyentes del teatro occidental en la segunda mitad del siglo XX gracias a técnicas como el teatro pobre y el art as vehicle (el arte como vehículo).

Uno de sus discípulos, el estadounidense Thomas Richards, director artístico del Workcenter of Jerzy Grotowski and Thomas Richards, está en Colombia, donde realizó talleres y conferencias en Pasto y en Bogotá. Hoy y mañana presentará en el Teatro Varansata 'The Living Room', una pieza que se podría calificar de legado de Grotowski.

¿Cómo empezó su relación con Grotowski?

Yo estudiaba en la Universidad de Yale y su actor principal en ese momento, Ryszard Cieslak, vino a dictar un taller, y eso me revolucionó la cabeza. Empezamos a trabajar intensamente a través del cuerpo y se abrió una nueva puerta para mí. Comencé a buscar becas para trabajar con Grotowski en Polonia, y cuando estaba en ese proceso me enteré de que el propio Grotowski vendría a Yale a enseñar y a buscar estudiantes para participar en su proyecto.

Grotowski sigue siendo uno de los directores más influyentes del teatro contemporáneo, ¿por qué cree que llegó a este nivel?

De alguna manera siento que es el padre del teatro moderno. Es difícil ir al teatro y no ver su influencia, de hecho revolucionó todas las relaciones fundamentales que existen en la escena, entre el creador y el texto, por ejemplo.

Además, transformó la relación entre el espectador y el espacio teatral, que ya no es más un proscenio; los espectadores eran incluidos en la dramaturgia de la pieza.

También cambió completamente el trabajo del actor, su concepto del teatro pobre era quitar todo lo que no es esencial, el maquillaje, los efectos de luces. Lo que es importante simplemente es la relación entre el actor y el espectador, y eso significa que el actor necesita poder encarnar las experiencias claves de la vida humana.

Hablemos sobre ‘The Living Room’, que es una obra sobre sensaciones...

Sí, es una obra que tiene una especie de impacto directo. La pieza está basada en antiguos cantos tradicionales, que funcionan gracias a sus cualidades vibratorias. El impacto de las canciones y las acciones abre una especie de penetración interna y genera una experiencia muy potente. Esto puede ser percibido directamente por el espectador, es algo que pasa más allá de nuestro pensamiento racional.

Thomas Richards trabajó bajo las órdenes de Jerzy Grotowski durante los últimos trece años de vida del director polaco. Ilaria Costanzo

Todo la obra se puede leer como un sueño, una búsqueda o una odisea. Entramos en una sala y en el comienzo los espectadores tienen la oportunidad de salir del anonimato, de ser ellos mismos, de compartir con nosotros, de hablar, de comer juntos. Y la actuación sucede cuando un hombre, por decirlo de alguna manera, despierta y empieza una búsqueda para encontrar su hogar.

Usted actúa en la obra, ¿cómo es la experiencia de estar en este tipo de producción, que no es teatro tradicional?

Es muy emocionante; fundamentalmente, esta es una nueva forma de arte, donde lo que importa es el impacto que la pieza tiene no en el público sino en el actor, y a través de ese impacto el público se ve involucrado en una experiencia que Grotowski llamó inducción.

Así que es una manera muy emocionante de actuar porque, de hecho, hace (aflorar) la pregunta de por qué actuamos, cuál es el sentido de actuar. En diferentes tradiciones antiguas, la actuación es utilizada como una herramienta de trabajar en uno mismo.

Ustedes han estado en Colombia cerca de un mes. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Simplemente asombrosa, no solo hemos actuado sino que trabajamos con actores tanto en Pasto como en Bogotá. Y no puedo alcanzar a decirle la calidad de trabajo que hemos podido alcanzar con los actores en cinco días, fue simplemente sobresaliente.

Por supuesto, en el principio hubo muchos malentendidos; el trabajo actoral que presentaban a menudo era cliché o estereotipos, tenían una especie de modelo o estilo que querían imitar de alguien más, y eso resultaba en algo muerto.

Pero cuando empezamos a hacerles preguntas reales relacionadas con sus búsquedas individuales como artistas y lo que cada uno quería lograr, y desarrollamos procesos a partir de esas ideas, cada uno logró trabajos muy creativos.

Funciones

Hoy y mañana, 8 p. m. Teatro Varasanta. Carrera 15 bis n.° 39-39, Bogotá.
Informes: 338-2045.
Boletas: 75.000 pesos.

YHONATAN LOAIZA GRISALES
En Twitter: @YhoLoaiza
Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.