Las respuestas de Petro a los resultados de 'Bogotá, cómo vamos'

Las respuestas de Petro a los resultados de 'Bogotá, cómo vamos'

Alcalde dice que balance demuestra una 'estrategia de miedo' en la ciudad. Su imagen cayó 17 puntos.

notitle
30 de septiembre 2015 , 08:31 p.m.

Una dura cuenta de cobro acaban de pasarles los bogotanos al alcalde Gustavo Petro y su gobierno: el 73 por ciento cree que las cosas en la ciudad van por mal camino (el más bajo desde 2008); la satisfacción con la ciudad como un lugar para vivir cayó del 48 al 44 por ciento, mientras que el nivel de orgullo (50 %), aunque mejoró levemente, está lejos de los indicadores de años anteriores, que llegaron, incluso, al 73 %.

El alcalde comentó desde su cuenta en Twitter: “Encuesta ‘Bogotá, cómo vamos’ muestra cómo se ha construido una estrategia de miedo en la ciudad, mientras baja el delito”, y adjuntó una imagen que compara la reducción en la victimización (cayó casi la mitad desde el 2009) frente al aumento de la percepción de inseguridad (pasó del 24 % al 59 % entre el 2009 y el 2015). Atribuyó esa situación a los medios de comunicación. (Lea: Bogotanos se sienten inseguros en la ciudad, pero pocos irán a votar)

Por otro lado, celebró la coincidencia entre las prioridades de su gobierno y las de los ciudadanos: la salud, la educación y la superación de la pobreza.

En materia de movilidad, Petro asegura que cumplió con la tarea: “Lo que pide la ciudadanía es arreglar las vías existentes, hacer el metro e implementar y fortalecer el SITP. Cumplimos”. (Vea un gráfico con los resultados más destacados de la encuesta)

No obstante, así como el pesimismo anda apoderado de la ciudad, con el alcalde pasa lo mismo. Solo el 32 por ciento tiene una imagen favorable de su gestión. El año pasado era de 49. Cae 17 puntos entre el 2014 y el 2015. El peor registro lo ha tenido Samuel Moreno, en el 2010, que fue de 28 por ciento, y de 11 puntos, en el 2011.

Pero más preocupante resulta el nivel de confianza que los ciudadanos tienen de Petro: 18 por ciento, cuando hace un año era de 33 por ciento y de 24 cuando empezó su gestión. Es el punto más bajo de su administración. Igual sucede con la gestión del mandatario, que disminuyó 16 puntos y cierra con un lánguido 19 por ciento.

Cuando se les pregunta a los ciudadanos el porqué de estas calificaciones, la primera razón que esgrimen es la falta de liderazgo (32 %), la debilidad en la toma de decisiones (17) y porque no ha cumplido con su plan de gobierno (12). Y si se indaga por los temas en los que ha estado trabajando Petro, la respuesta es: ninguno (pasa del 20 al 35 por ciento); educación, vivienda, movilidad y salud pública. (Lea: Solo el 18 % confía en Petro, según encuesta 'Bogotá, Cómo Vamos')

Las cifras fueron publicadas en la más reciente encuesta de percepción ciudadana que elabora cada año el programa ‘Bogotá, cómo vamos’ (BCV) que promueven la Universidad Javeriana, Fundación Corona, Cámara de Comercio de Bogotá y EL TIEMPO.

Medición por estratos

Contrario a lo que percibe el burgomaestre, al cruzar la información por grupos sociales, el 18 por ciento de quienes están en estratos 1 y 2 “confía” y “confía mucho” en él; los medios (3 y 4) también son el 18 por ciento, y los altos (5 y 6), el 20. Todos, sin embargo, guarismos muy bajos. Apenas el 32 por ciento del estrato 1 y 2 tiene una imagen favorable del Alcalde; los medios 33 por ciento y los estratos altos un 28 por ciento.

La encuesta fue hecha por Cifras y Conceptos entre más de 1.700 personas. Y a las claras deja ver que la ciudad raja al gobierno de la Bogotá Humana. ¿Por qué? No solo por las razones que esgrime la gente, sino por lo que ha sido una constante en esta administración: la sensación de que los problemas más apremiantes no encuentran solución oportuna –menos del 50 por ciento percibe que se le garantiza el derecho a la salud– o porque los temas que más aprisionan a la gente no ceden –movilidad y seguridad– o porque existe fatiga por un modelo de gestión que le apuntó más a la ideología que a la ejecución.

Claro que hay cosas para destacar, como la baja de cuatro puntos en la victimización y un incremento en la denuncia ciudadana. Sin embargo, la seguridad no se reduce a estos dos ítems. El atraco callejero, el asalto en el transporte público, la extorsión o fenómenos como el pandillismo y el microtráfico siguen gravitando en el imaginario de la gente. De ahí que 6 de cada 10 ciudadanos diga que se siente inseguro en la ciudad (ver nota siguiente página).
De la gente que se siente insegura en la ciudad, 59 por ciento, solo el 13 confía en el alcalde. Y de ese 59, el 82 por ciento considera baja la probabilidad de que un delito sea sancionado. (Además: Así está la percepción ciudadana, según 'Bogotá, cómo vamos')

Y están también los temas intangibles, los que no tienen nada que ver con infraestructura o programas sociales, pero que la gente concibe como fenómenos producto de la falta de autoridad.

La ausencia de cultura ciudadana, los colados del transporte público, la invasión de andenes, las obras demoradas o inconclusas, reflejan falta de mano dura por parte de las autoridades a cargo y se traducen en un caos generalizado, lo cual impacta negativamente la gestión del gobierno.

De ahí que un buen porcentaje de ciudadanos piense que no vale la pena reclamar, ni quejarse, ni pedir justicia, porque esta simplemente no llegará. (Lea: Los bogotanos siguen sin sentirse orgullosos de su ciudad)

Quien realmente saca la cara por el gobierno es la Secretaría de Educación, que pese a los embates de la politiquería y el sindicalismo ortodoxo, ha conseguido una mejora en la calidad de la educación pública y ha estrechado la brecha entre colegios oficiales y privados.

Finalmente, no deja de llamar la atención que sectores como el occidente de la ciudad o el suroccidente sean las zonas en donde con mayor dureza se califica la gestión de Petro y su equipo.

Salud y educación, los mejores frentes

Dos de las banderas más importantes de esta administración son las que además salen mejor calificadas y han tenido la mayor recuperación con respecto al histórico de las encuestas: la salud y la educación. La satisfacción con las aulas llegó al 73 por ciento en colegios privados y al 63 por ciento en los públicos, mientras que en el 2014 la calificación fue del 76 por ciento y el 62 por ciento, respectivamente. Hay que recordar que el margen de error es del 2,7 por ciento, lo que indica que la satisfacción se ha mantenido estable.

Por otro lado, los resultados demuestran que la asistencia a centros educativos públicos de niños y jóvenes, entre 5 y 17 años, ha disminuido: pasó del 68 por ciento en el 2013 al 57 por ciento en el 2015. Por el contrario, en los privados pasó de 27 por ciento a 41 por ciento. (Lea: Uno a uno, los nueve pilares para mejorar la movilidad en Bogotá)

Según Mónica Villegas, “esto no necesariamente significa que haya menos escolaridad. De hecho, el porcentaje que no asiste al colegio era de 5 por ciento en el 2013 y hoy está en el 3 por ciento. Se ha dicho es que tal vez la ciudad ya no tiene tantos niños como antes”.

También salió bien librada la salud: el 91 por ciento de los encuestados dice estar afiliado a alguna entidad de seguridad social. La satisfacción en este ámbito llegó en el 2015 al 49 por ciento, lo que significa una mejoría de 3 puntos con respecto al 2012, cuando inició la Bogotá Humana. La mejor calificación se obtuvo en el 2008, durante el gobierno de Antanas Mockus: llegó al 63 por ciento de satisfacción.

No obstante, la calidad sigue siendo un desafío, pues en promedio pasan 17 días desde el momento en que se pide una cita y el momento del servicio.

Además, cayó siete puntos el porcentaje de personas que sienten que en Bogotá se les garantiza el derecho a la salud: pasó de 50 por ciento en el 2014 al 43 por ciento este año.

Prioridades ciudadanas

Uno de los aciertos de la Bogotá Humana consiste en sus prioridades de gobierno, pues coinciden con las de los ciudadanos encuestados por ‘Bogotá, cómo vamos’.

Justamente, consideran que la salud y la educación deben ser los dos temas en los que la Aministración debe enfocar más esfuerzos.

A esto le siguen el empleo, la pobreza y la vulnerabilidad. Este último es además uno de los ejes del Plan de Desarrollo de Gustavo Petro, en el que ha puesto un especial esfuerzo.

Y, aunque la movilidad y la seguridad son las que más quejas generan entre algunos y los que más atención mediática reciben, solo ocupan el quinto y sexto lugar dentro de la lista de prioridades ciudadanas.

Ficha Técnica: 17.° Encuesta de percepción ‘Bogotá, cómo vamos’. Hecha por: Cifras y Conceptos. Técnica: entrevista cara a cara. Población: 1.712 encuestados. Margen de error: 2,7 %. Nivel de confiabilidad: 95 %. Fecha de la muestra: 8 de julio a 23 de agosto del 2015.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.