Colombia entra a la legión de las misiones de seguridad de la ONU

Colombia entra a la legión de las misiones de seguridad de la ONU

De los nuevos 40.000 cascos azules de la ONU, 5.000 serán colombianos, gracias a la inminente paz.

notitle
28 de septiembre 2015 , 09:04 p. m.

La invitación a Colombia para participar directamente en las misiones de paz de las Naciones Unidas, organismo con el que se comprometió a enviar un contingente de hasta 5.000 personas en tres años, demuestra que la inminencia de un acuerdo de paz pone al país en el radar de la comunidad internacional como un Estado capaz de ayudar a las naciones a hacer tránsito desde la guerra hacia el posconflicto.

La razón es que la experiencia institucional ganada en las últimas décadas al enfrentar a la insurgencia más vieja del hemisferio le dan las credenciales suficientes para brindar el conocimiento de su Fuerza Pública en las regiones del mundo que están en conflicto y donde actúan las misiones de paz.

Esto quedó ratificado con la invitación que se le hizo al país a participar, ayer en Nueva York, en la Cumbre de Líderes sobre Operaciones para la Conservación de la Paz, la cual congregó a 54 naciones y a la ONU para analizar fórmulas que permitan potenciar los cuerpos de paz en todo el mundo.

Y es que esta invitación es un hecho significativo para Colombia, pues la comunidad internacional deja de verlo como un país que quiere salir de una guerra para tenerlo en cuenta como un Estado que tiene experiencia en el mantenimiento de la paz y con la capacidad suficiente de propagar sus conocimientos ante otras naciones que quieran hacer tránsito hacia una democracia sin guerra.

Por eso, el presidente Juan Manuel Santos, durante su participación en la cumbre, se comprometió con el contingente de hasta 5.000 hombres y explicó las etapas en las que se desarrollará gradualmente esa participación.

Santos aseguró que, en una primera fase, se enviarán 58 hombres y mujeres de la Policía, debidamente certificados por las Naciones Unidas, y a 12 oficiales de las Fuerzas Militares, quienes podrían hacer parte de las misiones que ya actúan en Haití y Guinea Bissáu. En el primer país ya hay presencia de uniformados nacionales.

La segunda fase, que sería un año después de que se cumpla esa primera etapa, estaría compuesta por 500 personas que entrarían a hacer parte de los cuerpos de paz como un contingente militar, lo que les da la capacidad de participar en misiones humanitarias y de seguridad en las regiones que sean requeridos.

Y para la tercera etapa, que se cumpliría al tercer año de comenzar a ejecutar este proceso, la meta de Colombia es contribuir con tres batallones de hasta 5.000 hombres que participen activamente, ya capacitados para ello, en las misiones de paz en todo el mundo.

Estos grupos estarían conformados por personal con experiencia en ingeniería, medicina y desarrollo de procesos sociales, entre otras áreas, y serían enviados a cumplir misiones de la ONU como una especie de reconocimiento, pues ganarían en dólares y tendrían la oportunidad de adquirir y brindar conocimiento en otras naciones.

Eso sí, todo esto será posible tras la firma del acuerdo final de paz y cuando el Congreso y la Corte Constitucional ratifiquen el acuerdo de cooperación que Colombia firmó para este propósito con Naciones Unidas en enero de este año. Por supuesto, estos dos requisitos avanzan tranquilamente.

“Colombia ha tenido una exitosa experiencia en la lucha contra el terrorismo, contra el narcotráfico, contra la insurgencia, contra la delincuencia transnacional, y estamos listos para compartirla con el mundo”, aseguró Santos.

En la cita en la que participó Santos ayer para tratar este tema se logró además el compromiso de las 54 naciones reunidas para potenciar hasta con 40.000 integrantes más las misiones de paz que lidera la ONU. A la fecha, hay 16 de ellas activas en las que participan cerca de 125.000 personas provenientes de más de 120 países.

“Las misiones de mantenimiento de paz enfrentan retos en materia estratégica, operacional y táctica. Y Colombia tiene experiencias valiosas para compartir en esos frentes”, señaló.

El trabajo diplomático para potenciar esta participación lo ha realizado la embajadora de Colombia ante la ONU, María Emma Mejía. La intención es que los uniformados nacionales colaboren en áreas como la protección a la ciudadanía, lucha contra el terrorismo y crimen organizado, atención de emergencias y desastres, desarrollo y protección de fronteras y ejercicio de la soberanía, entre otros.

Este grupo élite que se oficializó ayer en Nueva York es liderado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien no solo logró el compromiso de las naciones participantes para potenciar las misiones de paz, sino, además, para que se tomen medidas y se erradiquen los abusos que miembros de estas han cometido, especialmente en países africanos.

Claro que su fortalecimiento también es clave, pues cada vez son requeridas por más regiones en todo el planeta y no existe personal suficiente, ahora mismo, para que actúen. La razón es la conflictividad que va en aumento en varias partes del mundo.

“En esta cumbre más de 50 países están comprometiéndose por un total de más de 40.000 nuevos efectivos”, precisó Obama, quien añadió que “el abuso de los efectivos de paz debe llegar a su fin. La mayor parte de estas personas proporciona sus servicios con decencia y honor, pero hemos visto casos de efectivos que han cometido violaciones que atentan contra la condición humana”.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ratificó estas tesis y advirtió que los países presentes en esta cumbre tienen que potenciar sus compromisos con estos cuerpos de paz.

“La demanda de operaciones de paz nunca ha sido mayor”, precisó el secretario de la ONU, quien enfatizó:  “Vemos que la tareas se multiplican, tenemos que enfrentarnos a grupos criminales extremistas que no muestran ningún respeto por el Estado de derecho”.

Compromiso del país con el desarrollo

El coordinador de las Naciones Unidas para Colombia, Fabrizio Hochschild, le entregó este lunes al Gobierno colombiano, representado por la directora de Desarrollo Social del Departamento Nacional de Planeación, Alejandra Corchuelo, la bandera de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en una ceremonia llevada a cabo en la Cámara de Comercio de Bogotá.

Durante el evento, Hochschild manifestó que los ODS son “directrices para un mundo más seguro, más equitativo y más próspero, que nos llevarán –y a las futuras generaciones– a un mundo mejor”.

“Quiero reconocer el gran liderazgo del gobierno de Colombia para definir esta nueva agenda global. El nivel de incidencia fue importante y reconocido a nivel global”, añadió.

Por su parte, Corchuelo señaló que con los ODS no se entierran los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM),  sino que, por el contrario, se reafirman los compromisos nacionales por alcanzar metas que garanticen mejores condiciones de vida para la población.

Ofensiva por recursos para el posconflicto

Con una ofensiva internacional, Colombia comenzará a buscar recursos para invertir en proyectos relacionados con la conservación del medioambiente en un escenario de posconflicto.

Diferentes países, como Estados Unidos y los Gobiernos escandinavos, destinan recursos para financiar este tipo de proyectos, y Colombia quiere aprovechar eso para implementar parte de los acuerdos de La Habana.

Así quedó en evidencia ayer en Nueva York luego de las reuniones de alto nivel con sectores económicos internacionales que lideró el presidente Juan Manuel Santos junto con varios de sus funcionarios.

“El presidente del Banco Mundial (Jim Yong Kin) expresó su compromiso con el posconflicto”, confirmó el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, quien añadió que en seis meses estará listo un plan para este tema.

En la residencia de la embajadora ante las Naciones Unidas, María Emma Mejía, hubo otras reuniones con sectores económicos. Una de ellas fue con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en la que también se lograron compromisos para el cuidado de la biodiversidad. “El BID ha estado trabajando con el Gobierno, con Planeación Nacional, alrededor de la idea de construir un conjunto de fondos que sirvan para el posconflicto desde el ángulo de la conservación del medioambiente y la producción agrícola”, aseguró Luis Alberto Moreno, presidente del BID.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en su intervención ante las Naciones Unidas, destacó el papel que ha jugado Colombia con su proceso de paz.

“Desde Singapur, hasta Colombia y Senegal, lo que se demuestra es que los países tienen éxito cuando tienen una paz incluyente, y esto tiene que ver con mantener la paz dentro de sus fronteras y fuera de sus fronteras también”, afirmó Obama.

Este lunes en la noche, Santos participó de la Iniciativa Global Clinton en la sesión dedicada al ‘Cambio climático y resiliencia’, en donde reiteró que la firma de la paz servirá para potenciar el cuidado del medioambiente.

DANIEL VALERO
Enviado especial de EL TIEMPO
Nueva York

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.