Las personas mayores de Colombia son las más pobres de América Latina

Las personas mayores de Colombia son las más pobres de América Latina

En el país hay 5,2 millones de adultos mayores, dice estudio. En 2050 serían 14,1 millones.

notitle
28 de septiembre 2015 , 07:48 p. m.

El estudio ‘Misión Colombia envejece’ revela que en Colombia la relación entre la tasa de pobreza en el total nacional y la que corresponde a los mayores de 65 años, aparte de representar más del doble de diferencia (19,51 por ciento tasa nacional y 44 por ciento la de las personas mayores de 65 años), es la más alta de todos los países de América Latina investigados. (Vea el gráfico: Los mayores de 60 años serán casi el triple en 2050)

Lo anterior, también con base en datos recopilados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde).

Con las cifras, presentadas por Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, y Soraya Montoya, directora de la Fundación Saldarriaga Concha, los autores hacen un completo análisis de cómo ha venido envejeciendo el país, su evolución en los últimos años, las causas de este proceso, las perspectivas de los próximos 35 años y las posibles consecuencias para los distintos ámbitos en el caso de que no se emprendan acciones encaminadas a enfrentar la problemática que plantea el hecho de que en Colombia sigan creciendo las expectativas de vida de sus habitantes.

Por ese motivo, el trabajo también incluye recomendaciones que ayuden a contrarrestar la situación en todos sus aspectos.

Prueba de ese incremento poblacional es que en la actualidad se dice que en el país hay 5,2 millones de personas mayores de 60 años (10,8 por ciento de la población) pero, de acuerdo con las proyecciones, se estima que para el 2050 ese número llegue a 14,1 millones, es decir, que ese grupo equivaldría al 23 por ciento de los habitantes.

Así mismo, el estudio señala que mientras que la tasa de fecundidad ha disminuido, la expectativa de vida de los colombianos creció, al pasar de 50,6 años en el año 1955 a 74 en el 2015.

También se halló que mientras la población total del país tiende a duplicarse para el periodo entre 1985 y 2050, la que está entre los 60 y 70 años se multiplicará por seis y los de 80 años o más lo harán por 17 veces”, dijo Villar.

Lo anterior significa, de acuerdo con la investigación, que a partir del 2020 empezaría el fin de una sociedad juvenil, lo que supondría que el llamado bono demográfico que tenía el país durante décadas le dará paso a lo que el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (Celade) define como el impuesto demográfico.

Para pensiones y salud

‘Misión Colombia envejece’ advierte, además, que el envejecimiento en Colombia no se da de manera homogénea, sino que tiene una mayor incidencia en las zonas urbanas y más aún en las grandes ciudades.

“Todos estos cambios tendrán implicaciones económicas y sociales que se relacionan tanto con temas pensionales y de apoyo económico para la vejez, como con los servicios de salud y las necesidades de cuidado, si no se toman las medidas adecuadas para atender a esta población”, explicaron los autores del estudio.

En materia de pensiones preocupa el hecho de que solo una de cada cuatro personas mayores recibe una pensión en el país y si se mira ese indicador en las mujeres apenas una de siete cuenta con ella.

Y en esa misma línea se observa que un aporte nada positivo por parte de la población mayor a la informalidad pues, al no tener una pensión ni otro tipo de ayuda, se ven obligados a trabajar en lo que puedan.

Así, la investigación también revela que un porcentaje importante de este grupo poblacional no recibe ingresos, al tiempo que los colombianos en general no se preparan debidamente para afrontar la vejez.

Rumbos en tema pensional

Dentro del estudio ‘Misión Colombia envejece’ también se aborda la preocupación que existe en el país en materia de pensiones y con base en su análisis plantean varios aspectos para tener en cuenta.

*En Colombia, el sistema laboral y el pensional requieren de una reforma urgente que tenga en cuenta la evolución de la esperanza de vida, igualdad en las condiciones de acceso por sexo, aumento en el número de semanas cotizadas, entre otros.

*Para nivelar la desventaja de las mujeres en el sistema se sugiere una medida complementaria al ajuste de edades de jubilación: un bono pensional que compense a las mujeres por su papel de madres.

*Considerar la ampliación de cobertura y el incremento de los montos que se entregan por persona a través del programa Colombia Mayor. Para lograrlo se recomienda aumentar del 0,14 por ciento del PIB que actualmente se destina al programa a niveles cercanos con los estándares de A. Latina, es decir, al 0,4 por ciento del PIB.

*Para potenciar los Beneficios Económicos Periódicos (Beps), una alternativa puede ser extender con subsidios los incentivos al ahorro voluntario para los de menores ingresos.

El reto: llegar sanos a la tercera edad

Teniendo en cuenta que la mayoría de los colombianos están llegando a la tercera edad con problemas de salud, durante la presentación del estudio ‘Misión Colombia envejece’, la Fundación Saldarriaga Concha y Fedesarrollo recomendaron hacer un ajuste al modelo de atención en salud, orientado “hacia una real promoción y prevención”.

La investigación evidencia que la expectativa de vida de los colombianos va en aumento debido a una mejoría general de las condiciones de vida de la población.

Pero de los 14 millones de personas mayores de 60 años que se estima habrá en el país en el 2050, al menos el 32 por ciento sufrirá alguna enfermedad crónica, como hipertensión arterial, diabetes, artritis o depresión.

Promover la conciencia de la responsabilidad en la propia salud es, entonces, la principal recomendación del estudio.
Si no se toman las medidas adecuadas, el país enfrentará un incremento del 47 por ciento del gasto per cápita en salud”, afirmó Soraya Montoya, directora de la Fundación Saldarriaga Concha.

Además de poner en marcha programas de educación en autocuidado para edades tempranas, la investigación sugiere “promover el ejercicio físico, comer sanamente, manejar el estrés y mantener una vida social activa”.

Leonardo Villar, director de Fedesarrollo y líder investigador, propuso que la figura del médico de familia haga un seguimiento a las patologías que se repiten cada generación.

“Las enfermedades en la vejez no son aisladas, por lo que el médico de familia podría diagnosticar a tiempo una persona con problemas cardiacos, si su madre murió de un infarto, o podrá trabajar para prevenirlos en los nietos”, dice.

El 72 por ciento de personas de la tercera edad no hacen ejercicio.

Según el estudio, entre esta población existe la creencia de que la salud no depende de los hábitos o el estilo de vida, sino que es algo fortuito que no se puede controlar, por lo que no se cuidan.

“Es indispensable fomentar entre toda la población la responsabilidad por la propia salud a lo largo de la vida y su impacto en la vejez”, apunta Montoya.

No hay quien cuide a personas mayores: OIT

La Organización Mundial del Trabajo (OIT), en su más reciente estudio, señala que en Colombia, por cada 100 personas de 65 años y más, no hay ningún trabajador formal que se dedique en tiempo completo al cuidado a largo plazo de esta población vulnerable, mientras que en un país como Noruega esa cifra es de 17,1 empleados.

En América Latina también se rajan en este asunto Argentina, Brasil y Chile con el mismo indicador colombiano, mientras que México sí aparece al menos con un 1,8 de trabajadores. La investigación también pone de ejemplo a Colombia, al lado de Brasil y China, al afirmar que en estos países las instituciones para el cuidado de la población mayor están más concentradas en las zonas urbanas que en las rurales.

En términos globales, señala que más de la mitad de la población mundial de 65 años o más, unos 300 millones de personas están excluidas de los cuidados de larga duración (CLD).

Esa exclusión, dice, se debe a la falta de cobertura social para financiar el cuidado de los ancianos y a la carencia de personal especializado.

El informe titulado ‘La protección de los CLD para las personas mayores: un análisis de los déficits de cobertura en 46 países’ abarca 80 por ciento de la población mundial de 65 o más años de edad.

Faltan 13,6 millones de profesionales en este sector a escala mundial”, sostuvo el documento.

El estudio afirma que en América Latina los países con mayor déficit en la cobertura de los cuidados de larga duración son Brasil, Argentina, Colombia y México, al tiempo que advierte que “la falta de atención hacia las necesidades de CDL pone de manifiesto la discriminación por razones de género y edad”.

El estudio propone garantizar la protección universal de los CLD, financiar a través de los regímenes nacionales de seguridad social o de los impuestos e incrementar la fuerza laboral del los CLD.

ECONOMÍA Y VIDA DE HOY

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.