Voces equilibradas

Voces equilibradas

El apretón de mano del Presidente y Timochenko, trae a unos grata emoción y a otros grandes temores.

28 de septiembre 2015 , 06:44 p. m.

Entre el excesivo optimismo del Gobierno por los acuerdos que se van logrando en La Habana, en relación con avances hacia la paz, y el pesimismo de la oposición, que señala graves vacíos y peligros en lo aceptado ante propuestas de las Farc, confortan voces equilibradas como las del editorial de EL TIEMPO ‘Entre esperanza y realismo’ (27-9-15).

El apretón de mano del Presidente y el máximo dirigente de unas fuerzas armadas rebeldes que han causado, por tantos años, destrucción y muerte, algo realizado cuando aún “falta un trecho con más de una cuesta”, trae a unos grata emoción, pero a otros grandes temores.

Precisa ubicarse en los términos de su editorial de “esperanza” y de continuar avanzando hacia prudentes acercamientos, sin concesiones que minen un sólido piso para la paz, y aceptar las advertencias de la oposición, que son elementos no calificables de “histéricos irracionales”, sino dignos de serena consideración para evitar pasos en falso, luego deplorables. Qué bien abrir las puertas de su prestigioso diario a variadas y aun opuestas opiniones, para con indefectible amor patrio ir definiendo prudentemente lo mejor para Colombia.

Libardo Ramírez Gómez, Obispo
Vicario Tribunal Ecco. Nal.

* * * *

Señor Director:

Yo creo que la paz negociada es el camino correcto. Uno no quiere ver más muertes del lado que sea, porque todos son hijos de Colombia. Tampoco quiere ver más secuestros, destrucción del país, mala imagen, desplazados, miseria, etc. Pero también hay que pensar en las víctimas. La responsabilidad de repararlas es grande. Es ahí donde arranca la paz, porque en este país, con tantos años de guerra, hay mucho resentimiento y odio. Es una nación de millones de desplazados, que perdieron bienes y familias. Esa fractura social es grave. ¿Cómo curar esas heridas? Esa es una tarea inaplazable en la que no pueden fallar el Estado y las Farc.

Lucila González M.

Educar en política

Señor Director:

Muy buena la idea de involucrar a los niños en el tema político, pues es la única forma de que se formen y entiendan la importancia de que ejercer una buena política pública puede llevarnos al país que soñamos todos los colombianos: con educación, salud, paz, sin distingo de razas y religiones, respeto a las autoridades y amor por nuestro país.

No es fácil hablarles a las personas de un candidato en este tiempo electoral, pues los adultos cada vez son más reacios a saber de alguien y sus propuestas, ya que lo primero que miran es a qué partido pertenece y conforme a como le esté yendo al Presidente o al Alcalde de turno juzgan a los demás, no con buenas palabras, sino con desprecio y altanería, o simplemente declarándose apolíticos. La ignorancia de estos hace que olviden que el voto en blanco es mejor que su posición absurda, la cual transmiten a las nuevas generaciones.

Adriana Arciniegas Galindo
Bogotá

_____________________________________________________

Escriba su opinión a: opinion@eltiempo.com - @OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.