Merkel recibe críticas en Alemania por su generosa política migratoria

Merkel recibe críticas en Alemania por su generosa política migratoria

La popularidad de la canciller alemana se encuentra en su nivel más bajo desde el 2013.

notitle
28 de septiembre 2015 , 11:14 a. m.

La política de apertura a los refugiados le está pasando factura a la canciller alemana Angela Merkel, con una popularidad a la baja y cada vez más críticas dentro de su propio partido.

Con un 64 por ciento de alemanes deseosos de que Merkel "desempeñe en el futuro un papel importante", el porcentaje haría palidecer de envidia a muchos dirigentes occidentales. Sin embargo, el dato es cinco puntos inferior al de la encuesta precedente de junio, según el semanario Der Spiegel, publicado este lunes. (Lea además: Alemania se debate entre apoyo o rechazo a refugiados)

En el último barómetro político de la cadena pública Segunda Televisión Alemana (ZDF), la canciller se encuentra en su nivel más bajo de popularidad desde el inicio de su tercer mandato, en 2013, y se sitúa en cuarto lugar entre los políticos alemanes.

A esta pérdida de popularidad se añaden las críticas de su propio partido contra la idea, defendida por la canciller, de no limitar la acogida de refugiados en Alemania, donde este año se esperan entre 800.000 y un millón de demandantes de asilo.

En un primer momento fueron los bávaros de la Unión Social Cristiana (CSU), más derechista, los que expresaron sus reservas ante la política migratoria de la canciller, que le ha valido el sobrenombre de 'mamá Merkel' entre los refugiados sirios que huyen de la guerra civil en su país. (Lea también: 'En Alemania me ayudan, no hay guerra y no estoy solo')

Pero ahora empiezan a multiplicarse las críticas entre los mandos de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), el partido que mantiene en el poder a Merkel desde hace una década.

"La vida no se ha vuelto más fácil con las posiciones tomadas por la canciller", dijo este fin de semana Erika Steinbach, portavoz del grupo parlamentario CDU-CSU para los derechos humanos.

En un documento interno de la CDU citado por el diario Handelsblatt, varios diputados destacan como un peligro la negativa de Angela Merkel de restringir la llegada de refugiados a Alemania. "La invitación a todos los refugiados de este mundo para que vengan a Alemania puede sobrecargar nuestro país y nuestra sociedad", apuntan estos diputados, que advierten de los "límites" a la capacidad de acogida de refugiados.

Incluso el presidente de la República, Joachim Gauck, dijo que Alemania no puede acoger a todo el mundo. "Tenemos un gran corazón, pero nuestras capacidades son limitadas", declaró el presidente. (Además: Merkel: 'La llegada masiva de refugiados 'cambiará' a Alemania')

Así pues, la prensa y los expertos se preguntan ya si todo esto no podría amenazar a medio plazo el poder de la canciller, que desde su primera elección en 2005 ha sabido capear todas las tormentas políticas. "¿Puede ser que
Merkel, en el zenit de su poder, haya programado su propia caída, su pérdida del poder?", se pregunta el semanario Die Zeit.

Un discurso en vías de reajuste

Precisamente, en el círculo de Merkel el discurso parece estar ajustándose. Tras insistir en el deber moral de acoger a víctimas de la guerra, se está incidiendo cada vez más en el deber de integración de los refugiados y en la expulsión de los inmigrantes económicos. 

"No es la Alemania liberal la que debe cambiar, sino algunos inmigrantes (...) Necesitamos una especie de contrato de integración, como el que existe por ejemplo en Canadá, porque quien tiene derechos también tiene deberes", destacó este lunes en una entrevista al Bild Julia Klöckner, una vicepresidenta de la CDU y cercana a la canciller. (Lea también: Orban rechaza "imperialismo moral" de Merkel en Europa)

Klöckner mencionó en ese sentido la posibilidad de "reducir las ayudas si no se respeta el contrato" de integración.

En las columnas del diario Rheinische Post, el diputado Günter Krings pronosticaba un endurecimiento del discurso de la canciller. "Al mensaje de la misericordia se añade el mensaje de que no podemos acoger a todos los refugiados que llegan a Europa, y eso lo sabe también Angela Merkel", dice el diputado. "En las próximas semanas se darán esos dos mensajes (...) y ahí ella no necesita nuestra ayuda", añade.

Berlín (AFP)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.